PEÑAROL

Deja la vida por los colores

Jesús Bianchi viaja junto a Peñarol desde los 5 años y esta noche será un aurinegro más en Oruro

Escala. Jesús Bianchi en Santa Cruz y rumbo a Oruro.
Escala. Jesús Bianchi en Santa Cruz y rumbo a Oruro. Foto: Enrique Arrillaga

Bandera atada a la mochila. Termo, mate y una valija llena de ilusiones. Así arrancó el periplo de Jesús Bianchi rumbo a Oruro para ver a Peñarol.

Tiene 38 años y desde los cinco que viaja al exterior cada vez que puede a ver al club de sus amores. “Arranqué con mi padre que siempre estuvo vinculado al club de alguna forma u otra y fue como un estilo de vida. No paré más. Me casé, tuve hijos y cada vez que puedo y el tiempo me lo permite, viajo”, le Jesús a Ovación.

Las escasas conexiones que hay entre Uruguay y Bolivia hicieron que un viaje no tan largo en distancias, se vuelva casi que eterno: salió el lunes de Montevideo y regresará el viernes.

Pero todo sea por ver a Peñarol en el exterior y volver a casa con la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores asegurada.

Y si de viajar se trata, Jesús tiene muchos kilómetros recorridos siguiendo al carbonero, pero hay partidos que le quedaron grabados a fuego en la memoria.

“En la década del 90 me acuerdo que fuimos a jugar contra Olimpia de Paraguay al Defensores del Chaco y perdimos 6-0. El técnico de Peñarol era Menotti. Cuando nos íbamos del estadio, era imposible salir. Nos querían matar los hinchas de Olimpia. Recuerdo que estábamos en una camionetita de la Policía, de esas Subaru chicas mi viejo, el “Flaco” Menotti, Poncini, algunos dirigentes de Peñarol y yo. Los tipos nos movían la camioneta de un lado al otro y casi la dan vuelta. Después nos terminamos yendo, por suerte”, recordó.

Bianchi es de los que opta por viajar para recorrer y también por conocer otros lugares y culturas, pero también le gustan los viajes tranquilos. “Si Peñarol juega en Argentina y Brasil, difícilmente vaya. Te diría que ni voy porque es a los lugares donde van más hinchas y siempre se puede terminar generando algún problema o con los rivales o también con la Policía”, contó.

En 2011, el aurinegro hizo una Copa Libertadores memorable y Jesús siguió al equipo todo lo que pudo. Fue uno de los miles que dijeron presente en el Pacaembú de San Pablo en la segunda final y el gol de Peñarol fue uno de los que más gritó en su vida: “Siempre los grito de la misma manera, con mucho fervor y alegría, pero ese, a pesar de que lo hizo Durval en contra, fue uno de los que más grité y recuerdo porque en ese momento sentía que íbamos a ser campeones de América. Santos se quedó un poco después de ese gol y yo veía que Peñarol iba siempre para adelante. Pero bueno, no se pudo dar. De todas maneras es otro de los recuerdos imborrables con Peñarol en el exterior”, expresó.

Este año viajó con Peñarol al exterior aunque solamente a Ecuador, pero no pudo ver el partido contra Liga de Quito: “Llegué al hotel y me empecé a sentir muy mal. Volaba de fiebre. No estaba nada bien y me tuve que quedar. No pude ir al estadio a ver el partido. Fue increíble”, recordó.

Esta noche, Jesús Bianchi formará parte de un puñado de hinchas aurinegros que estará alentando al equipo de Diego López frente a San José en el Estadio Jesús Bermúdez de Oruro: “Ya conozco varias ciudades con altura, pero no tantas ni tan altas como a 3.800 metros. Ya dije que si Peñarol hace un gol, me quedaré sin oxígeno y aire, pero lo voy a gritar con alma y vida”.

Una selfie con el goleador tricolor.

Mientras Jesús Bianchi esperaba en sala de embarque por el vuelo de Aerolíneas Argentinas para emprender el viaje a Bolivia, se cruzó con los jugadores de Nacional que estaban a punto de subirse al avión para ir a Belo Horizonte.

El fanático de Peñarol llevaba colgada la bandera aurinegra en su mochila y paró a Gonzalo Bergessio en los pasillos de Carrasco: “Le dije que quería sacarme una foto con él porque me gusta mucho como juega. Después le dije si se animaba a agarrar conmigo la bandera. Me respondió ‘si agarro la bandera de Peñarol no puedo jugar más en Nacional’ y quedó por ahí, pero fue una linda anécdota”, contó Jesús, quien después colgó la foto en sus redes sociales y las respuestas no demoraron en llegar: “¡Pa! No sabés lo que fue. Me dijeron de todo. Los amigos que son hinchas de Nacional y también los de Peñarol (risas)”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)