en el franzini

Defensor de la victoria

El violeta superó el trauma de la goleada y sumó tres puntos de oro ante un siempre difícil Tacuarembó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Peleado. La pelota en los pies del “Nico” Olivera, el violeta que tuvo una mala tarde.

Los hinchas de siempre, dejaron un surco en la platea del Franzini. Caminaron de un lado a otro y para descansar de ese trajinar, por momentos se pararon frente al tejido, con el rostro ‘cuadriculado’, agarrando con fuerza el alambre para dar su voz de aliento a los jugadores.

Ahí estaba el “Chalana” Carrau, Daniel Acevedo, y esa legión de hinchas que nunca fallan, que están en las buenas y en las malas, siempre apoyando a los violetas.

En la cancha, Defensor hacía lo que podía ante un Tacuarembó que llegó a Montevideo decidido a pararse firme, a hacerse respetar, a no pasar vergüenza. Y lo logró.

Encontró a un violeta malherido aún por la goleada sufrida ante Juventud, pero con la frente en alto, como si hubiese superado el trauma de los cinco goles en siete días.

Le fue difícil plasmar su juego. Porque “Nico” Olivera anduvo mal, porque no tuvo “chispa” ni fútbol en la mitad de la cancha, y no pesó en ofensiva.

“Regaló” el primer tiempo y un penal. Porque Olivera prácticamente se lo entregó en las manos a Deniz, que adivinó el palo y lo contuvo sin problemas, sin dar rebote siquiera.

Defensor propuso, es cierto, pero sin fuerza.

Le faltó profundidad, esa que tuvo en el complemento cuando ingresó “Nacho” Risso, precisamente, el hombre que logró quebrar la resistencia visitante a los 58 minutos de partido, cuando el cero se adueñaba del Franzini y los nervios hacían caminar cada vez más a los hinchas de la platea. Pero fue el goleador eterno quien anotó después de un remate fuerte y cruzado de Bentacourt. Risso alcanzó a desviar la pelota dentro del área chica, desacomodó al fondo tacuaremboense y sorprendió a Deniz.

Gol y tranquilidad. Porque de ahí en más, con Bentacourt como bastión de la ofensiva, el dueño de casa pudo aumentar. Pero no lo hizo.

Tacuarembó fue avaro. Cuando quiso reaccionar, no lo consiguió. Era demasiado tarde ante un violeta mucho más experiente y ducho, más decidido a defender con uñas y dientes ese gol de diferencia.

No fue fácil claro, porque la visita, aún sin llegar mucho, se jugó la ropa en las dos últimas pelotas. Ya en los descuentos, se fue arriba en un tiro de esquina con el arquero Deniz en el área violeta yendo a buscar el cabezazo salvador. Y casi lo logra, porque por dos veces el gol rondó el arco defensorista, pero Campaña estuvo atento y lo evitó. Fue otro Defensor. Aguantó la victoria.

Scotti: el regreso acomodó el fondo violeta

Andrés Scotti fue uno de los regresos que tuvo en su oncena el violeta y, quiérase o no, Defensor pudo mantener su arco en cero después de haber cosechado una dolorosa derrota (5-0) ante Juventud de Las Piedras. Scotti ordenó y acomodó el fondo.

A. Díaz no pudo dejar su huella en el arco

Aldo Díaz, a los 40 años, sigue siendo “El Mensajero del gol”, una de las armas en la ofensiva de Tacuarembó. Pero ayer no pudo dejar su huella en el arco rival. No le llegó la pelota, pero también fue controlado por la zaga de Defensor que lo marcó firme.

DEFENSOR 1-0 TACUAREMBÓ

Estadio: Luis Franzini.

Árbitro: Andrés Cunha. Asistentes: Eduardo Aguirre y César Sebastiani.

Defensor: M. Campaña, E. Zeballos, R. Arias, A. Scotti, R. Herrera, M. Arambarri, M. Cardacio, F. Rodriguez, N. Olivera, M. Alonso (52' I. Risso) y R. Bentancourt (76' A. Luna). DT: M. Larriera.

Tacuarembó: J. Deniz, E.González, Ó. Castro, F. Carvalho, Á. Duarte, J. De los Santos, S. Assis, E. Ferreira, N. Fagúndez, N. Silva y A. Díaz. DT: J. Castelli.

Gol: 58' I. Risso (D).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados