EN EL FRANZINI

Ganó una vida

Con dos goles de cabeza de Carlos Benavídez y uno de penal de Matías Cabrera, Defensor Sporting le ganó 3-1 a Monagas de Venezuela por la Copa Libertadores y sigue en la pelea

Carlos Benavídez festeja el gol de Defensor. Foto: Gerardo Pérez
VEA EL VIDEO: Defensor quedó con cuatro puntos en el Grupo A de la Copa

Defensor Sporting tenía que ganar su primera “final” frente a Monagas para seguir con vida en la Copa Libertadores y lo hizo. Obvio que no le fue fácil, porque los venezolanos, que llegaban sin haber sumado puntos ni haber convertido un gol, no son ningunos tontos. Así lo demostraron ayer en el Franzini. Tienen dos buenos delanteros, Luis González y Cadiz, que mide 1.91 y varios volantes rápidos y de buen pie.

Por algo la primera jugada fue para la visita y a Defensor Sporting, que salió dispuesto a presionar y a buscar una victoria que era imprescindible, le costó acomodarse en el partido.

El primer tiempo fue intenso y entretenido, con los dos equipos buscando el arco contrario. Defensor Sporting fue protagonista durante buena parte del primer tiempo, sobre todo cuando Cabrera manejaba la pelota y se encontraba con Cardacio y Facundo Castro. Tuvo varias chances, pero le costaba concretarlas.

Los visitantes, por su parte, inquietaban de contragolpe. Es más, si el primer tiempo terminó sin goles fue por dos excelentes tapadas del arquero Guillermo Reyes.

Monagas había caído frente a Gremio en Brasil por 4 a 0, es cierto. Pero había aguantado su arco en cero hasta los 50’ cuando Jael abrió el camino a la goleada. Y ayer, pasó algo parecido, porque el primer gol violeta, un cabezazo de Carlos Benavídez, que hizo enloquecer al Franzini, llegó a los 57’.

Pero la alegría duró poco porque Vogliotti, que había ingresado en la visita, empató el partido poco después. Pero los violetas habían salido al complemento decididos y sólo un minuto después del empate, Benavidez volvió a anotar con otro cabezazo.

Los venezolanos, que hasta ese momento habían dado pelea y habían colaborado para que en el Franzini se jugara un buen partido, atípico para la Copa Libertadores, sintieron el impacto del segundo gol.

Los dueños de casa lo aprovecharon y Matías Cabrera anotó el tercero de penal. Baroja llegó a tocarla, pero el balón igual terminó en la red.

Un capítulo aparte para el botija Emiliano Gómez. Con sólo 16 años entró por segunda vez a jugar un partido en Primera División. Eduardo Acevedo, que no tiene en cuenta la edad, ya lo había mandado a la cancha contra Liverpool, cuando el partido estaba 0 a 0 y complicado. Y volvió a hacerlo ayer, con el partido también igualado sin goles. Y por la Copa.  Fue el primer cambio violeta a los 56’. Y un minuto más tarde, Benavídez abrió el marcador.

El juvenil se mandó un par de jugadas espectaculares, en una de ellas sólo lo pudieron detenerlo cometiéndole penal. Los hinchas se pusieron de pie, querían que lo tirara él. Así fue pero se lo atajó Baroja. Una lástima. Igual se fue muy aplaudido del Franzini.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º