Defensor

Defensor se pone el traje de los grandes

“No me confío en el momento de Peñarol. Es un león dormido y puede despertar”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Desafío. Juan Tejera dejó el uniforme de “bombero” para pelear con los los violetas “por todo”. Y no le pesa, al contrario. Foto Gerardo Pérez

Y ... los muchachos tienen hambre….". La frase de Juan Tejera pinta de cuerpo entero a este Defensor que camina con pasos firmes en la doble competencia. Viene de golear a Universitario de Perú (3-0) por la Sudamericana y de vencer en el Apertura a Racing (2-0) en el debut.

Delante, tiene un nuevo y gran desafío: recibir en su casa del Franzini a Peñarol, un Peñarol que llega malherido tras el empate frente a El Tanque Sisley del pasado fin de semana. Pero para el entrenador violeta, sigue siendo un partido de los pesados.

"Yo no me confío por ese partido de Peñarol. Tiene un gran plantel, tiene a Forlán, a Zalayeta, cuenta con muy buenos jugadores. Hay que afrontarlo como siempre, con todo, dando lo mejor, pero tomando precauciones", admite el día después de esa gran victoria internacional ante uno de los grandes del fútbol peruano. Y para Defensor, se ha transformado en una sana costumbre. El violeta se pone el traje de los grandes, y le queda perfecto.

"La motivación para este partido se da sola. Todos sabemos cómo son este tipo de encuentros, y así hay que asumirlos", dice Tejera, un "bombero" acostumbrado a apagar incendios y a rescatar equipos del descenso, ahora en una tarea diferente, la de pelear por todo con Defensor.

"Hemos sido un equipo equilibrado, balanceado, sólido en todas las líneas. Es la idea de cualquier entrenador cuando arma un equipo. Pero bueno, partidos son partidos y hay que jugarlos. Se nos viene un lindo desafío, muy motivante, jugar ante un grande en nuestra cancha, siempre lo es. Pero yo no me confío, no me guío por lo que hizo Peñarol el otro día. Es un león dormido y se puede despertar", agrega el estratega de los violetas.

Defensor está fuerte. No recibió goles en su cancha y anotó tres ante el Bolívar y Universitario.

"Venimos bien. Hemos sabido sacar adelante esos partidos, fueron cambiantes, como el último ante los peruanos. Tuvieron sus chances, en algunas incidencias tuvimos suerte, pero cuando generamos nuestras chances pudimos convertir. Ahí está el secreto. Tratar de convertir cuando llegamos, y que no nos conviertan en nuestro arco", dice, como si fuese sencilla la tarea.

"Estamos bien. Llegamos bien. ¿Quién no quiere jugar miércoles, domingo y miércoles. Es lo que todo jugador quiere, y por suerte, nosotros lo estamos logrando con la doble competencia. No elegimos. Jugamos a dos puntas", agrega Tejera, el entrenador que sueña en grande. Y tiene con qué.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)