FÚTBOL

Una decisión estudiada

Agustín Viana resolvió terminar su periplo futbolístico y va por un nuevo título: el universitario.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Hogar. El apoyo de su familia fue clave siempre. Hoy va a poder disfrutar a pleno de ella. Foto: Marcelo Bonjour

No fue porque un día se levantó sin ganas de juntar la ropa y guardarla en el bolso, ni porque lo mandaron hacer un ejercicio y se dio cuenta que no lo hacía con ganas. Agustín Viana decidió dejar el fútbol a los 32 años porque quiso.

"Fue una cuestión que sabía hace mucho, el fútbol iba a terminar algún día y me fui preparando. Me costó tomarla pero ahora le doy prioridad a otras cosas", cuenta el jugador que vistió ocho camisetas en sus 15 años de carrera.

¿Pero que es prepararse para dejar? Viana afirma que no desea tener "más tiempo " sino "más energía" para algunos aspectos que lo llenan como la familia. Por el fútbol, se perdió el nacimiento de su primera hija, ya que se encontraba jugando en Rumania. "Ni que hablar que me hubiera gustado vivir ese momento pero era mi trabajo, siempre hay que hacer esfuerzos", dice.

Viana tuvo algo a su favor: nunca dejó de estudiar y ahora afronta la recta final de la carrera de Administrador de Empresas. "Esperemos que en un año esté recibido. Me va bien como estudiante ya que soy muy aplicado como en el fútbol. Trato de disfrutar el estudio a mi manera pero creo que para mí es más duro que ir a entrenar todos los días", dice entre risas.

Viana procesa y piensa, como le es habitual, cada una de sus respuestas. "Creo que sería injusto destacar una sola etapa en mi carrera pero sería la de Nacional", declara. Estuvo en 2006/07 en el tricolor y conquistó un Campeonato Uruguayo.

"Pude jugar y salir campeón en Nacional que era mi sueño de niño pero en todos los clubes disfrute muchísimo", analiza.

Es difícil responder qué le dejó el fútbol. Maneja varias respuestas pero una es la que más lo convence: los amigos.

"Al fin y al cabo destaco las relaciones porque es lo que te queda del fútbol", dice y lo ejemplifica. En Grecia el idioma y un problema de salud de su hija hicieron que su pasaje no fuese tan disfrutable. "En actividad y entrenando todo el día con el grupo capaz no lo sentí tanto como le pasó a mi pareja", cuenta.

Además de los amigos, Viana conserva un montón de anécdotas. "Mi hijo tiene seis años y a veces se pone a mirar mis videos y se copa", revela. En Youtube tiene un aliado como respaldo para las charlas con su hijo: "cuando le cuento que jugué con Suárez, Godín y otros de la selección desconfía", cuenta.

La misma sorpresa que tuvo su hijo también la vivió él. Thierry Henry, Alexandre Pato y Sergio Agüero, entre otros, son algunas figuras con las que compartió cancha.

Viana se muestra conforme con su carrera, pero hay algo de lo que se lamenta: coleccionar camisetas. "Empecé tarde. Yo fui hincha y sé lo lindo que es que te regalen y regalaba. Tengo una colección pero no es grande", cuenta. Alessandro Nesta fue una de las más valiosas, pero terminó en manos de uno de sus hermanos.

Viana le puso punto final a su carrera y no lo ve como algo negativo. Ahora va por el título universitario y que pasen los años para que su hijo disfrute las camisetas que decidió guardar como recuerdo de sus 15 años en cancha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)