COPA AMÉRICA CENTENARIO

Al debutar van a contar hasta diez

Una historia pareja, con tres triunfos de cada uno y otros tantos empates; aunque hay una ventaja celeste...

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Palito" Pereira festeja un gol en Uruguay-México. Foto: Archivo El País.

Van 14 minutos de partido en La Plata. Diego Forlán mete un pelotazo al área desde la derecha, el "Tata" González pifia, el arquero Michel no puede contener el balón y llega "Palito" Pereira para, en el área chica, empujar el balón a la red. Uruguay 1-0 sobre México y será definitivo.

Ahí está, ese es el último antecedente entre "la Celeste" y el "Tri" y es, precisamente, por Copa América. Fue el 12 de julio de 2011, hace ya casi cinco años, en el cierre del Grupo "C". El equipo uruguayo necesitaba los tres puntos para clasificar y los consiguió. De allí en más no paró de ganar hasta levantar la 15.

Cinco.

El de mañana será el décimo cotejo entre Uruguay y México en la historia y los antecedentes no pueden ser más parejos: tres victorias para cada uno y tres empates. Desde 1995 (cuando el "Tri" comenzó a participar de la Copa América) hasta ahora se han enfrentado en cinco ocasiones por el torneo continental, con dos triunfos mexicanos, uno uruguayo y dos empates.

"La Celeste" tiene como ventaja que se quedó con los últimos dos duelos: el 1-0 ya referido y otro 1-0, el conseguido en la última fecha del grupo en la Copa del Mundo Sudáfrica 2010 con centro de Edinson Cavani y gol de Luis Suarez.

Siguen.

Siete futbolistas celestes que disputaron aquel encuentro en La Plata todavía integran la selección en esta Copa América: Fernando Muslera, Maximiliano Pereira, Álvaro Pereira, Egidio Arévalo Ríos, Luis Suárez (estos cinco además jugaron el partido del Mundial), Álvaro González y Nicolás Lodeiro. Alguno más (Martín Silva, Victorino, Cavani y Abel Hernández, por ejemplo) integraron entonces y ahora el plantel.

Uruguay pasó por el infierno y quiso ir a un oasis en medio del desierto.

Una maravilla. Esa es la definición del University of Phoenix Stadium en el que entrenó Uruguay ayer y en el que debutará mañana ante México. Es, literalmente, un oasis en el desierto. La ciudad arde. Una hora de calor está azotando el oeste de Estados Unidos y Phoenix parece sufrirla más que ningún otro lugar. Los termómetros suben hasta los 46 grados centígrados y se esperan 47 para hoy. Es un calor diferente, seco, por lo que se transpira poco y nada, pero también es traicionero, porque uno no siente sed, pero igualmente se está deshidratando.

Los jugadores lo sufrieron el jueves a la tarde y por eso la delegación pidió entrenar en el ambiente controlado del estadio. Se cruza la puerta de ingreso a este domo moderno y la temperatura baja hasta los 23 grados gracias al aire acondicionado, por lo que da gusto estar allí.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)