PEÑAROL

Los deberes que tienen que hacer en Los Aromos

La eficacia le dio al aurinegro de Mauricio Larriera la victoria ante Boston River,, pero está obligado a mejorar mucho

Festejo de gol de Peñarol en la victoria sobre Boston River
Festejo de gol de Peñarol en la victoria sobre Boston River. Foto: Leonardo Mainé.

Es casi una regla vieja del fútbol: hay que ir partido a partido. En ese recorrido no queda otra que ganar para alimentar la ilusión, para crecer en lo colectivo y para tener un empuje anímico que ayude a generar una onda positiva. Ese primer paso el Peñarol de Mauricio Larriera lo supo dar frente a Boston River. Sufriendo, sí, pero se llevó los tres puntos.

Y, en cierta medida, es suficiente para el momento que vive, para el nuevo trabajo que está liderando el entrenador y hasta para lo que le provoca en la tabla de posiciones del Torneo Clausura. Que, dicho sea de paso, parece ser la carta más importante -por no decir la única- que tiene el carbonero en la búsqueda de entrar en la definición del Campeonato Uruguayo 2020.

Lo que no implica que a la hora de proyectar lo que puede pasar con un equipo que tiene dificultades para armar las jugadas, que deja en solitario a su mejor jugador y que pierde pelotas insólitas en el mediocampo, no afronte un espinoso camino en las próximas fechas.

Para ir pasando por arriba de los obstáculos y no depender de las falencias que pueda exhibir su rival de turno en definición de las acciones, rubro que le terminó jugando en contra al conjunto Sastre de Juan Tejera, Larriera y sus muchachos tienen muchos deberes para hacer en Los Aromos.

En algunos casos las situaciones podrán mejorarse por simples cambios de nombres, pero en otros parece ser claro que el equipo precisa aceitarse y aprender a sacar rédito de las mejores armas que cuenta en sus filas.

Para empezar, parece incomprensible que los mediocampistas no sean capaces de entregar una respuesta inmediata a los laterales si estos están perdiendo de forma reiteen el uno contra uno frente a jugadores hábiles y veloces.

En la primera mitad Peñarol se vio absolutamente superado por el mejor juego de Boston River que utilizó con acierto las bandas. El defensa puede perder frente al rival, lo que no puede ocurrir que se lo deje seguir perdiendo.

Otra tarea de absoluta urgencia es ganar en dinámica en la franja central. Y, además, levantar el nivel de entrega de la pelota. Las equivocaciones de Walter Gargano fueron repetidas y su velocidad ya no es la misma, lo que terminó desacomodando a Jesús Trindade, quien repuntó mucho en el segundo tiempo.

Facundo Torres quedó muy relegado y retrasado. Su única buena aparición en la primera mitad fue cuando estuvo más cerca del área grande y consiguió meter un pase filtrado para Joaquín Piqueres.

Si Torres no genera, como no está Terans por el desgarro, Larriera tendrá que encontrar una solución para que en el medio se fabrique un mejor juego y para que la pelota le llegue a los hombres de arriba.

Agustín Álvarez Martínez y Matías Britos se mueven, pican, pero sin asistencia terminan siendo poco productivos.

Peñarol ganó. Eso es lo significativo. Pero le falta un montón para llegar al nivel que haga pensar que es posible ser campeón.

detalles

Situaciones a tener en cuenta

Mejor marca
Colaboración a los laterales para que no les hagan el 2-1 o dejen de perder los duelos individuales frente a jugadores hábiles y veloces. Giovanni y Piquerez tuvieron problemas de contención.

La zaga
Los desbordes que hizo Boston River también terminaron complicando a los zagueros. De hecho, la dupla de Kagelmacher-Abascal se vio alterada por la gran tarea de Ruben Bentancourt. Señal de alerta.

Más dinámica
El equipo de Mauricio Larriera necesita incrementar su generación de juego en la mitad del terreno. Contra Boston River se perdieron muchos balones por la presión del rival o por malas entregas.

Respaldo
Facundo Torres es un jugador desnivelante, pero dejarlo en solitario de forma sostenida termina siendo un problema de solución más simple para los rivales. Ya van dos partidos en los que fue controlado.

Un repunte
Kevin Dawson está otra vez en gran nivel y eso es muy importante para empezar a reconstruir el equipo. El arquero está teniendo más de una muy buena atajada por partido y eso es clave.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados