FÚTBOL

Uno debe, el otro paga

La realidad de Cristiano Ronaldo y Neymar. 

La prensa se rinde ante Cristiano que se robó todas las portadas. Foto: EFE
La prensa se rinde ante Cristiano que se robó todas las portadas. Foto: EFE

Para eso me contrataron, para intentar ayudar, hacer mi trabajo y obviamente estoy muy feliz”, afirmó Cristiano Ronaldo tras sus dos goles de cabeza y otro de penal al Atlético de Madrid, que le dieron a Juventus el pasaje a los cuartos de final de la Champions League europea.

El mismo día, Neymar fue noticia porque la UEFA le abrió un expediente por sus insultos al árbitro del partido PSG-Manchester United, que marcó el final del camino parisino en esta edición de la Champions.

Los titulares de la prensa unieron así ayer a dos superestrellas del fútbol que no suelen ser comparadas. El parangón era común entre CR7 y Lionel Messi, como derivación de la rivalidad Real Madrid-Barcelona. Pero el portugués y el brasileño tienen varias cosas en común.

La primera es que ambos representan el centro de dos proyectos ambiciosos. Los dos fueron objeto de fuertes inversiones por parte de sus respectivos equipos buscando conquistar la Champions, el máximo anhelo de los clubes europeos.

PSG y Juventus arrasan en las ligas francesa e italiana, que se les han quedado chicas, por lo cual la mira está puesta en la “Orejona”.

La Juve no gana el trofeo continental desde 1996 y suma cinco derrotas consecutivas en la final (1997, 1998, 2003, 2015 y 2017). Para revertirlo, hizo una apuesta con Cristiano, trayéndolo de Madrid por 100 millones de euros, más un salario de 30 millones por año.

PSG, con el respaldo incesante de la chequera catarí, quiere meterse en la elite europea y entregó 222 millones a Barcelona por Neymar y le aseguró a él 40 millones anuales.

El martes, el portugués pagó una cuota grande de su pase con los tres goles al Atlético. El brasileño, en cambio, estuvo ausente por lesión del duelo con Manchester United, así como faltó el año pasado en el cruce con Real Madrid.

La influencia de Ronaldo se extiende además al oscuro presente de su exequipo: sin sus goles, Real Madrid ya no tiene posibilidades en ninguna competencia. Su salida dejó un vacío imposible de llenar.

Los dos cracks también se parecen en su obsesión por ser el número uno del mundo, pero se diferencian, y mucho, en los procedimientos elegidos para alcanzarlo.

Cristiano Ronaldo es adicto a los entrenamientos y también se ejercita en sus ratos libres, en el gimnasio o la piscina de su casa. Y lo completa con una dieta estricta y diez horas de descanso diarias. Eso le permite rendir a los 34 años como si tuviera diez años menos.

Neymar fue a Barcelona y luego a PSG con la idea de levantar muchos trofeos y así ser considerado el mejor. Pero no vive para eso. Con frecuencia está de fiesta con los amigos. Y él decide si acude a los entrenamientos o si se va al Carnaval carioca, en vez de pensar en el fútbol las 24 horas. “Es el primer jugador que desde que tiene 25 años aspira a convertirse en el mejor futbolista del planeta conduciendo su vida como si fuera un adolescente en perpetuas vacaciones de verano”, comentó una vez El País de Madrid.

Neymar sigue en deuda con la enorme inversión del PSG.

Neymar no será intervenido quirúrgicamente
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)