FÚTBOL URUGUAYO

Todo lo que debe saber sobre ascensos y descensos

Los clubes que nunca bajaron, los que lo hicieron más veces y los que menos. Y las curiosidades... 

Rampla-Central
Un partido de Segunda División de los tiempos en que ingresaba público: Central Español-Rampla Juniors. Las ilusiones de ascenso siempre están presentes.

E l fútbol profesional uruguayo nació en 1932 sin ascensos ni descensos: solo la élite de 10 clubes y el resto aislado en el vasto y esforzado mundo del amateurismo. Después comenzó a disputarse un repechaje entre el último de Primera y el campeón de Intermedia, hasta que en 1942 la creación de la “B” estableció el régimen de ascensos y descensos.

Como de a poco fue tomando forma una sábana blanca que alguien bautizó una vez “el fantasma del descenso”, hubo nuevos inventos, como la tabla del descenso, los repechajes con más participantes o los promedios.

En el presente son tres descensos (y otros tantos ascensos). Ya está definido el de Cerro, pero la incertidumbre continuará para otros equipos hasta que termine el Torneo Clausura.

El repaso de las casi nueve décadas del sistema revela algunas curiosidades. La más conocida es que los dos grandes son los únicos que estuvieron desde 1932 y nunca bajaron. Los acompaña en ese privilegio Boston River, que desde su llegada a Primera en 2016 no se fue más hasta ahora, aunque antes de eso había registrado descensos y hasta dejó de competir durante mucho tiempo cuando estaba en las categorías menores.

La contracara son dos clubes que apenas estuvieron un año en la “A”: Colón (1965) y Villa Teresa (2015-2016). Paysandú FC permaneció un año y medio (el Campeonato Uruguayo especial de 2005, que no tuvo descensos, y el torneo 2005-2006).

Montevideo City Torque
bajó una sola vez, tras su primer año en la élite (2018) y regresó enseguida, por lo cual cumple ahora su segundo campeonato en Primera.

Deportivo Maldonado también bajó en una única ocasión. Subió en 1998, descendió en 2004 y se reintegró en 2019.

Cerro Largo debutó en Primera en 2008-2009 y bajó un año después. Volvió a subir en 2010-2011, descendió en 2013-2014 y regresó en 2018.

Plaza Colonia apareció en la divisional superior en 2002. Bajó en 2005, no jugó la primera parte del torneo de Segunda al año siguiente pero se reintegró luego. Volvió a subir en 2015, bajó dos años más tarde y ascendió en 2018.

Entre los equipos de mayor trayectoria en la “A”, los que pasaron menos veces por el trago amargo de bajar fueron Defensor (1949 y 1964) y Danubio (1959 y 1969). En todos los casos regresaron al año siguiente.

El violeta es el que han prolongado más tiempo su presencia en la categoría superior, exceptuando por supuesto a Peñarol y Nacional: hace 55 años que está en la “A”. Como participa desde 1932, es el tercero en cuanto a torneos disputados.

Tras subir en 1946, Cerro logró mantenerse 51 años, hasta que descendió en 1997. Volvió a bajar en 2005-2006. En ambos casos, solo estuvo un año en Segunda. Este año sufre el tercer descenso de su historia.

Pero su caso, como los de Defensor y Danubio, sugieren que hay clubes que más allá de un par de malas campañas que los llevan a caer son demasiado grandes como para permanecer mucho tiempo en esa situación.

Rentistas
y Fénix son los mayores “ascensores”, porque atravesaron seis descensos y lograron siete ascensos cada uno. Los albivioletas bajaron en 1958, 1967, 1976, 1981, 1986 y 2005-2006 y subieron en 1956, 1959, 1973, 1977, 1985, 2000 y 2008-2009). Además, en 1990 siguieron hasta la “C”, pero volvieron a la “B” una temporada más tarde.

Los “bichos colorados”, por su parte, llegaron a Primera en 1971, 1988, 1996, 2003, 2010-2011, 2012-2013 y 2019, y se vieron relegados en 1980, 1992, 2001, 2006-2007, 2012 y 2016.

River Plate, otro que arrancó en 1932, tiene seis descensos: 1942, 1955, 1977, 1983, 1990 y 2003. Ascendió en 1943, 1967, 1978, 1984, 1991 y 2003. Salvo una vez, siempre volvió la temporada siguiente.

Liverpool
fue el primer club de Intermedia que ganó un repechaje, frente a Racing en 1938. Luego tuvo una larga permanencia hasta que bajó en 1963. Volvió a hacerlo en 1979, 2000 y 2013-2014. Sus ascensos fueron en 1966, 1980, 2002 y 2014-2015.

Wanderers, fundador del profesionalismo, descendió en 1952, 1961, 1966 y 1998. Y regresó en 1953, 1962, 1972 y 2000.

Progreso
subió en 1979, 2001, 2006, 2011-2012 y 2017. Bajó en 1995, 2002, 2007-2008 y 2012-2013. En 2010-2011 no pudo participar en el certamen de Segunda por sus deudas. Volvió jugar luego de un año y ya entonces consiguió el ascenso a Primera.

curiosidades

Una bolilla, dos atajos y muchas deudas

Las ocho décadas largas con algún tipo de mecanismo para el recambio de los clubes entre las diversas categorías de la Asociación Uruguaya de Fútbol dejaron numerosas controversias y episodios curiosos.
Por ejemplo, como Wanderers y Bella Vista no pudieron resolverlo en tres partidos de desempate (y no se estilaba definir por penales), para conocer el descenso de 1951 la fórmula fue recurrir al sorteo.
El bolillero determinó la derrota de Bella Vista, que inició así un largo período en la “B” e incluso en Intermedia hasta su ascenso en 1968.
Al cabo del Uruguayo de ese mismo año 68 debió bajar Danubio, pero como terminó finalista del posterior Torneo de Copa, quedó en Primera para el Uruguayo 1969, cuyo formato pasó de 10 a 11 participantes. Sin embargo, el albinegro solo logró retrasar un año su descenso.
En 1978, Huracán Buceo también descendió, pero a comienzos de 1979 la Segunda División realizó una especie de torneo preparación, que ganaron los playeros. Entonces se sumaron a la “A” del 79 sin llegar a jugar el campeonato de la “B” propiamente dicho..
Sud América descendió anticipadamente en 1996 al no poder continuar la competencia debido a sus deudas. La misma razón de pesos mandó a la Segunda División a Villa Española en la temporada 2008-2009 (jugó el Apertura y ya no pudo hacerlo en el Clausura), mientras que El Tanque ni siquiera pudo iniciar la temporada 2018.


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error