CAMPEONATO URUGUAYO

David y Goliat, Peñarol y Plaza: ¿es otra historia?

Las formas de asumir el rol del más fuerte y el más débil salen a la cancha.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El trofeo del Uruguayo busca nuevo dueño: Peñarol o Plaza. Foto: Fernando Ponzetto.

No hace falta analizar mucho para convenir qué —y cuánto— se van a jugar hoy Peñarol y Plaza; la propia categorización del partido en el marco de la definición del Campeonato Uruguayo lo señala en forma más que clara: una final para los aurinegros y una semifinal para los "patas blancas".

La diferencia entre una y otra instancia, lógico, es trascendente, muy importante; pero, quizá, tanto o más puede serlo la forma cómo asume y maneja cada uno de los dos cuadros el tenor de la gran "parada" que se jugará al salir a la cancha.

Desde ese punto de vista, entonces, el partido es casi —y tal vez antes que nada— un test sicológico, o anímico, para ambos. Basta con ver las declaraciones surgidas de uno y otro lado en el curso de la semana y, puntualmente, lo que dijo "Polilla" Da Silva cuando afirmó que "el favorito el Plaza", y a lo que expresó Carlos Manta —gerente deportivo de la institución coloniense— a raíz de las manifestaciones del técnico aurinegro, apuntando que "si Da Silva dice que nosotros somos favoritos", el partido de hoy "en principio" va a ser distinto al otro en el que los "patas blancas" le ganaron a Peñarol en su propio estadio "Campeón del Siglo" el 29 de mayo pasado.

Es que, para enfrentamientos como el de esta tarde, todo sirve, todo vale a los efectos de tratar de lograr un buen resultado; pero, seguro que tanto Da Silva como Manta dijeron cada uno lo suyo para hacer como el boxeador que finge estar "groggy" para luego sorprender a su adversario.

En ese aspecto, quizá, sacarse la responsabilidad de arriba, o mandarse la parte y transferirle ese peso al rival, es un recurso; aunque, como los protagonistas lo saben, la verdad está después en la cancha. Ahí es donde se verá si Plaza es David y Peñarol es Goliat, como parece en lo previo por la tradición, la gloria y el poder convocante que tiene cada uno de ellos en el contexto de la historia del fútbol uruguayo.

Ahí es donde entra a tallar el poder de la mente: si Plaza es capaz de asumir su papel de equipo presumiblemente menos poderoso y darlo vuelta como lo hizo de visitante hace dos semanas, y si Peñarol es lo suficientemente más fuerte como para revertir lo que pasó en el último enfrentamiento con su rival de esta tarde.

Eso, además, en el marco de lo que indica la normativa reglamentaria: Plaza debe ganar hoy sí o sí, mientras que si Peñarol no gana, tiene otras instancias para tratar de salir campeón uruguayo; porque, en la realidad, en la práctica, ¿hasta qué punto uno y otro saldrá a jugar de acuerdo a esos parámetros? ¿El cuadro grande lo hará tranquilo por no tener la imperiosa necesidad de ganar? ¿El equipo chico llegará presionado a jugarse al todo o nada?

Esto último parece difícil, aunque la integración indica que, jugando con dos puntas en lugar de uno, como hace dos semanas, Peñarol quiere liquidar el pleito hoy, sin más trámite; y Plaza, manteniendo la misma alineación, se siente firme para volver a pegar el batacazo.

Por eso David; y por eso Goliat. Es el tipo de duelos que atrae, pues la historia bíblica hace dudar si aquel que en apariencia es el más fuerte, gana. No balde, ni bien llegó a Philadelphia, la selección celeste fue y se sacó fotos ante de la estatua de "Rocky". Final o semi. David o Goliat. Plaza o Peñarol. Con eso alcanza.

Puede ser final o semifinal.

Peñarol (local) y Plaza Colonia (visitante) empezarán dirimir esta tarde el Campeonato Uruguayo.

Para los aurinegros (ganadores de la Tabla Anual) puede ser una final porque si logran vencer a los colonienses, se quedarán con la Copa. En caso contrario, si vence Plaza, habrá dos finales en régimen de ida y vuelta y a mejor de dos.

Tras esos encuentros, se quedará con el título el equipo que consiga más puntos o en caso de empate, el que tenga mejor diferencia de gol.

Solo se llevará la definición a penales en caso de dos empates o que cada erquipo gane uno de los partidos. No hay diferencia de goles, sino que se tendrán en cuenta los puntos ganados en esos dos cotejos.

Peñarol, por haber ganado la Anual, definirá en su escenario del Campeón del Silglo, mientras que Plaza jugará el primer partido en el Suppici.

Claro, siempre y cuando esta tarde no triunfe el aurinegro. Cabe recordar que si hay igualdad, habrá alargue y después definición en tanda de penales.

ATENTOS A...

Maximiliano Olivera.

El lateral aurinegro fue de los más regulares del año. Empezó a jugar en la segunda fecha del Clausura, en Rivera, frente a El Tanque Sisley, y logró mantenerse en el equipo titular con buenas actuaciones. Pieza clave.

Kevin Dawson.

El arquero de Plaza Colonia ha sido uno de los pilares del equipo a lo largo de toda la temporada. Fue clave en la primera parte del año, cuando el equipo no anduvo en el Apertura, y figura en el Clausura, cuando se ganó.

CLAVES.

1 - Peñarol.

Para Peñarol parece básico que Forlán y y Valverde, más los dos laterales, armen el circuito ofensivo que al equipo le ha faltado; pero, además, que entre Novick y Nández, más los zagueros centrales, desactiven la bomba que son Dibble, MIlesi, Rivero y Waller.

2 - Plaza.

Para Plaza parece elemental que todo el equipo funcione como siempre: del medio hacia atrás, en forma compacta; y del medio para adelante, con la profunda dinámica que imponen las salidas de Villoldo, los pases de Furia y Milesi, y las llegadas y los arranques del trío letal: Dibble, Rivero y Waller.

DATOS DE LA PREVIA.

Hacete amigo del juez.

Christian Ferreyra dirigió el único partido que perdió Plaza; y, hace ya un tiempo, Peñarol no lo quería...

Van 25.000 entradas.

Hasta ayer, se llevaban vendidas 25.000 entradas. Las boletería del Centenario se abren a las 10.00 hs.

Cuatro lesionados.

Hernán Novick, Diogo, “Maxi” Rodríguez y el argentino Luque, lesionados, no integran el plantel.

Entrenó y viajó.

El plantel de Plaza entrenó ayer por la tarde, merendó, y viajó a Montevideo donde quedó concentrado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)