FÚTBOL URUGUAYO

Darío Ubriaco: "El error del árbitro lamentablemente se juzga de mala manera"

El exárbitro y exfutbolista reconoció que "cuando el árbitro se equivoca se empiezan a tejer otras cosas que no tienen que ver con el fútbol y entonces no está permitido ni aceptado". 

Darío Ubriaco en la charla de VAR. Foto: Gerardo Pérez
Darío Ubriaco. Foto: Gerardo Pérez

Darío Ubriaco, exárbitro y exfutbolista uruguayo, comenzó la charla en el programa Punto de Partida que se emite en la señal de DIRECTV Sports recordando su etapa como zaguero profesional, primero en Central Español, donde contó lo que significaba tener como compañeros a grandes jugadores que marcaron una época en el fútbol uruguayo, como Obdulio Trasante y Eduardo Pereyra.

Dario Ubriaco reconoció que "como futbolista, en formativas sobre todo, era molesto. Le comentaba el partido a los jueces, les decía 'eso no es falta', 'tenés que sacar tarjeta', 'se tiró', todas las cosas que le molestan a los árbitros, que después me molestaron a mi, las hacía". Incluso confiesa que esto le costó en más de una oportunidad haber sido expulsado por colmar la paciencia de los jueces: "Me echaron mucho, siempre por hablar, pegar pegaba poco, cuando pegaba me iba solo, era un jugador muy grande y no pasaba desapercibido si pegaba".

Con 18 años dio su primer salto al exterior para jugar en el Adria de la Serie C de Italia, sobre esto considera que "no me adapté, la pasé mal, sufrí bastante y cuando pude me volví. La decisión (de irse a Italia) no fue la mejor, yo no estaba maduro, pasé fiestas allá solo, mi cumpleaños solo, no tengo vergüenza en decirlo, lloraba bastante porque no estaba cómodo ni tranquilo. No me arrepiento pero si tuviera que volver en el tiempo hubiera esperado un poquito más para irme".

De su paso por Italia, varias son las anécdotas que surgen cuando se menciona el nombre de Julio y Paolo Montero, es que cuando Ubriaco llegó a Europa estuvo un tiempo viviendo con ellos.

Una de ellas ocurrió al finalizar un partido de Atalanta, donde terminó preso junto a "El Mudo" Montero Castillo por defender a Paolo: "Habíamos ido a verlo, Atalanta estaba comprometido en el descenso, no se daba el resultado y en Italia son bravos. Los hinchas vieron a Julio y vinieron a nosotros, no tuvimos otra alternativa que defendernos, no pensamos en nada, terminamos mal".

Además de jugar en Italia, Dario Ubriaco jugó en el Dundee United de Escocia —donde fue compañero del también uruguayo Juan Ferreri—, y en el Orlando Pirates de Sudáfrica.

Consultado por el periodista Rodrigo Vázquez, sobre que es más fácil, si jugar al fútbol o arbitrar, Ubriaco entiende que "es más fácil y más divertido jugar, el árbitro en el partido tiene otra función, el jugador se puede equivocar, está dentro de las posibilidades y está aceptado, cuando el árbitro se equivoca se empiezan a tejer otras cosas que no tienen que ver con el fútbol y entonces no está permitido ni aceptado, el error del árbitro lamentablemente se juzga de mala manera y no es lo mismo que el error de un jugador".

Ubriaco recordó varias anécdotas vividas en copas internacionales. Una de ellas fue en  2012, en la semifinal de la Copa Libertadores entre Universidad de Chile y Boca Juniors donde casi suspenden el partido porque la terna arbitral uruguaya no llegaba al Estadio Nacional de Santiago de Chile: "Un asistente chileno quedó en irnos a buscar al hotel y llegó veinte minutos tarde, estábamos yendo al estadio y nos quedamos metidos en un túnel, no avanzábamos, estuvimos 45' dentro del túnel sin poder movernos, llegamos al estadio una hora antes, muy justo, sumado a eso no nos dejaban pasar, estábamos de traje, con los bolsos y los carabineros, que en Chile son muy estrictos, no tenían orden de dejar pasar por ahí, justo pasó un dirigente y nos hizo la gestión, sino seguramente se hubiera suspendido el partido".

El actual director del Departamento de Arbitraje de la AUF no escondió las anécdotas clásicas y recordó una que lo ayudó a llevar el partido adelante y controlarlo de otra manera; fue en un clásico de verano en 2015 con Gonzalo Porras y Juan Manuel Olivera como protagonistas: "En una jugada dividida en mitad de cancha fueron los dos y me pasó que no vi bien, después me mostró Porras que Olivera lo había raspado, Gonzalo con mucha cancha y mucho código me dijo 'Darío no voy a hacer escándalo, pero mira cómo me dejó, dejame pegarle una', a la otra jugada a los quince minutos fue y le pegó una a Juan Manuel, cuando Olivera iba a reaccionar le dije 'mira que le debías una', son cosas que pasan y fue algo que me sirvió para controlar el juego". 

Consultado sobre su peor error arbitral reconoció dos, "en un clásico le cobré penal a 'Pichón' Núñez, iba 2 a 0 el partido ya, le pegó en la cara la pelota, puso las manos adelante de la cara y yo vi mano, cobré penal, cuando la vi en mi casa me quería morir. Después no le sancioné un penal a Juan Manuel Olivera en partido de Peñarol contra El Tanque Sisley, me quedé siguiendo la pelota, error mío, tenía que seguir la jugada, lo estaban agarrando y haciendo penal, yo cobre mano de ataque que fue lo que vi".

En el final del programa no dudó al contestar sobre quién es el mejor árbitro del fútbol uruguayo en la actualidad: "Para mi y para la comisión de árbitros el mejor es Christian Ferreyra, incluso se envió como número uno en la lista a FIFA el año pasado. Ferreyra tiene una regularidad que lo posiciona en ese lugar porque más allá de algún fallo y errores, como todos, mantiene un nivel sin grandes problemas ni decisiones equivocadas y a la larga el árbitro que se destaca es ese".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados