EN JARDINES

Danubio vive y lucha para evitar el descenso

Los franjeados maniataron a Nacional y le ganaron merecidamente como local a los tricolores. 

El momento. Javier Méndez ya metió la pelota en el arco de Sergio Rochet y sale desesperado a gritar el gol del triunfo mientras Nacional lo sufre. FOTO: Leo Mainé.
El momento. Javier Méndez ya metió la pelota en el arco de Sergio Rochet y sale desesperado a gritar el gol del triunfo mientras Nacional lo sufre. FOTO: Leo Mainé.

Danubio la sigue teniendo muy complicada. Sería una hazaña que logre mantener la categoría esta temporada. Pero ayer mostró otra versión, la que le había faltado en varios partidos durante el año.

Le ganó a Nacional merecidamente siendo un equipo aguerrido, con ganas de quedarse en Primera, con orden táctico y con amor propio. Volvió a ser el Danubio que ya le había amargado la tarde a los tricolores en el Intermedio, cuando también lo había vencido justificadamente.

El técnico Leo Ramos apostó al 4-1-4-1 para poblar la mitad de la cancha y generar superioridad frente a los volantes tricolores, que se vieron superados. Matías Fritzler, que fue el tapón, junto a Pablo Siles y Javier Méndez le ganaron la pulseada a Emiliano Martínez, Gabriel Neves y Felipe Carballo y se notó en el juego.

Danubio vs. Nacional
Armando Méndez escapa ante la marca pegajosa de Siles. Foto: Leonardo Mainé

Nacional empezó ganando después de un gol de Thiago Vecino que se generó de un rebote que dio Salvador Ichazo (llamativamente inseguro) ante un tiro libre de Brian Ocampo en el minuto 23.

El floridense volvió a ser el mejor de un equipo que no funcionó y al que le costó generar. Por ello, los defensas y los volantes buscaron reiteradamente entregarle la pelota al número “7” para buscar desequilibrar en el mano a mano, como a los 34’, cuando desbordó y le sirvió el gol a Vecino, pero el centrodelantero, que jugó ante la suspensión de Gonzalo Bergessio, cabeceó afuera cuando tenía a Carballo entrando por el medio.

En el minuto 40 Siles quedó de frente al arco sobre el punto penal, sacó un fuerte remate con el que se lució Sergio Rochet, pero en el rebote el juvenil Nicolás Siri anotó el gol del empate. Lenta reacción de la defensa de Nacional, que no tuvo una buena tarde.

El primer gol de Danubio. FOTO: Leo Mainé.
El primer gol de Danubio. FOTO: Leo Mainé.

El segundo tiempo fue todo de Danubio, que generó varias situaciones claras de gol como para ponerse en ventaja antes de cuando lo hizo.

El entrenador de Nacional Jorge Giordano demoró las variantes cuando su equipo precisaba mayor contención en la mitad de la cancha y una mayor creación para buscar el triunfo. Tampoco intentó un cambio en el sistema táctico, pese a la superioridad del rival. Y, por si fuera poco, las variantes no le funcionaron porque Ignacio Lores entró bajo y Santiago Ramírez no gravitó. El ingreso de Mathías Laborda fue para evitar una expulsión de Renzo Orihuela, que mereció ver la doble amarilla antes y el DT, inteligente, lo sacó.

Ese, y un penal no cobrado de Ichazo a Vecino, fueron los errores más graves del árbitro Yimmy Álvarez, que cortó permanentemente el juego.

Ya en tiempo de adición llegó la recompensa para Danubio. El “Puma” Rodríguez se metió en el área tricolor, remató, le venció las manos a Rochet y Méndez marcó el 2-1.

Danubio y el festejo de sus jugadores tras el triunfo. FOTO: Leo Mainé.
Danubio y el festejo de sus jugadores tras el triunfo. FOTO: Leo Mainé.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error