EN JARDINES

Danubio y Fénix siguen cediendo puntos en el Torneo Clausura

Santiago Mederos puso en ventaja a la franja ante un albivioleta que pese a jugar con 10 por la expulsión de Adrián Argachá llegó al 1-1 a través de Coelho.

Sergio Felipe y Matias Rigoleto en el partido entre Danubio y Fénix en Jardines.
Sergio Felipe y Matias Rigoleto en el partido entre Danubio y Fénix en Jardines. Foto: Darwin Borrelli

Danubio y Fénix no se sacaron diferencias (empate 1-1) en Jardines del Hipódromo este miércoles por la sexta fecha del Torneo Clausura, pese a que el equipo de Capurro jugó la mayor parte del segundo tiempo con un jugador menos.

Ambos necesitaban los puntos por una campaña irregular en el presente torneo. Incluso porque los dos venían de perder en la quinta fecha, el franjeado 1-0 ante Nacional y el albivioleta 2-1 con Boston River.

Fue un partido parejo durante todo el encuentro. En el primer tiempo cada uno tuvo una chance clara, aunque en ambos casos pecaron la falta de precisión en el tiro. A los 17' Carlos Grossmüller recibió un regalo, una pelota mal despejada que le cayó a los pies y su remate de primera apenas se fue afuera. A los 35' un córner ejecutado por Brian Lugo tuvo el cabezazo de Andrés Schetino que se fue apenas al lado del vertical.

Grossmüller de todas formas era el más claro en el equipo dirigido por Mauricio Larriera, que también tenía al chico Maximiliano Rodríguez llegando con peligro con varios recursos: tiro de afuera, enganches y mano a manos. Del otro lado Fénix era mejor ofendiendo. Tuvo más movilidad y encontró un sector vulnerable en Danubio: el carril derecho de su defensa. Cada vez que Lugo se recostó contra su izquierda él o Ignacio Pereira utilizaron centros complicados. A Maxi Pérez le faltó cerrar.

Maximiliano Rodríguez en Danubio.
Maximiliano Rodríguez fue el que más generó en Danubio en la primera parte. Foto: Darwin Borrelli

Varias llegadas a las áreas, pocos tiros al arco y ninguna emoción, cero goles durante el primer tiempo. Pero eso cambió rotundamente en el complemento, cuando de pique un árbitro asistente levantaba la bandera para invalidar un gol de Grossmüller a los 46' y dos minutos después el juez central, Daniel Rodríguez, marcaba falta de Roberto Fernández al chocar con Federico Cristóforo, anulando el gol del "Indio".

Varias emociones rápidas, las cuales continuarían. Adrián Argachá fue expulsado a los 53' al recibir la segunda amarilla en apenas cinco minutos (a los 48' la primera), en ambos casos por faltas. Por ello Fénix tuvo que jugar durante 41 minutos con un jugador de más (se jugó hasta los 94').

Enseguida Danubio llegó a su gol. El saque de la falta fue con toque al costado y remate del joven Santiago Mederos, de 21 años (16 enero 1998), que con su zurdazo metió la pelota contra el vertical e hizo ineficaz el intento de Darío Denis.

Juan Ramón Carrasco
Juan Ramón Carrasco vio desde la tribuna el partido por la suspensión. Foto: Darwin Borrelli

Era un golpe duro para Fénix, que en cuestión de dos minutos debía jugar con un jugador menos y encima remontar el gol en contra. Pero los de Capurro, firmes a la idea de Juan Ramón Carrasco (que está suspendido, por lo que en cancha dirigió el ayudante técnico Omar Garate), no dejaron de atacar. Ni siquiera dejaron de mantener los tres atacantes del juego. 

A los 64' el zaguero carioca Leonardo Coelho se vistió de delantero por un minuto. La quitó en el fondo y se fue al ataque. Pese a que la jugada diluyó el peligro por un momento, se quedó arriba y tuvo su recompensa. Una gran jugada entre Breno De Souza y Emiliano Mozzone dejó la pelota en los pies de Coelho, que definió como goleador con un derechazo contra el palo.

Breno de Souza y Leonardo Coelho festejando el gol de Fénix
Breno de Souza y Leonardo Coelho festejando el gol del segundo para Fénix. Foto: Darwin Borrelli

Fénix dejó de desbordar por su izquierda, pero igualmente continuó generando peligro pese a jugar con uno menos. Tuvo chances en los pies de Rigoleto y Lugo, pero sobre todo cerca de la hora por medio de Ignacio Pereira. El "11" de Fénix contó con dos chances de cara al arco a los 84 y 85 minutos, pero la primera se la tapó Federico Cristóforo y la segunda Sergio Felipe tirándose al piso con esfuerzo. 

También en la hora Darío Denis se visitó de protagonista. Briam Acosta había generado una buena jugada por derecha al escaparse de dos defensores en velocidad, pero cuando el volante definió cruzado el golero le impidió el agónico gol al estirar su pierna derecha. 

El empate no le sirvió a ninguno de los dos por motivo de la necesidad de sumar puntos para conseguir un lugar en una copa internacional. Pero Fénix pudo rescatar un punto de un partido que en un momento lo tuvo cuesta abajo, con el 1-0 en contra y con un jugador menos. Danubio, en el sexto partido que dirige Mauricio Larriera (asumió en lugar de Marcelo Méndez antes del inicio del Clausura) apenas suma una victoria y, con este, su segunda igualdad.

En la séptima fecha ambos juegan el próximo sábado a las 16:00. Fénix será local en el Capurro contra Plaza Colonia, mientras que Danubio visitará a Progreso en el Paladino.

CAMPAÑA

Los salva el Apertura; en el Clausura no levantan

Ambos vivieron días muy buenos en el primer torneo del año, pero ahora entre los dos apenas suman una victoria. Danubio y Fénix ayer volvieron a tener la chance de ganar, pero por distintos motivos no lo lograron y continúan la caída libre en la Tabla Anual.

Los dos llegaron a estar en posiciones de Copa Libertadores por sus actuaciones en el Apertura, el cual el franjeado lo cerró quinto y los de Capurro segundos. Pero ahora el primero no está ni entre los diez primeros y el segundo apenas se mantiene en cupos de Sudamericana.

La carencia de victorias se ha vuelto una pesadilla. Los de Mauricio Larriera apenas con una (1-0 vs. Cerro) entre los últimos doce encuentros, los seis del Intermedio y los seis del Clausura. Los de Juan Ramón Carrasco (suspendido) sin ninguna en este torneo.

Para Danubio el momento deportivo es apenas uno de los problemas, tras la renuncia del presidente Jorge Lorenzo la semana pasada por una amenaza. Fénix, en un momento económico difícil, extraña de forma excesiva la salida de jugadores importantes del Apertura (Leonardo Fernández, Mathías Acuña, Rodrigo Abascal, Armando Méndez). Ayer, encima, tuvo la mala fortuna de sufrir la lesión de su goleador, Maxi Pérez (11 tantos).

Incluso para los de Capurro el Apertura es un salvavidas que le permite ahora no estar con la soga al cuello en la Tabla del Descenso, luego de haberse salvado en la última fecha en 2018.

El equipo de la Curva de Maroñas, más holgado en el descenso, ni con el cambio de entrenador, ni con la llegada de Mauricio Larriera por Marcelo Méndez ha podido levantar la cabeza. Ahora el quinto lugar conseguido en el Apertura le permite ilusionarse con alcanzar una copa internacional en caso de levantar el nivel y volver a ganar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)