EN JARDINES

Día histórico para Sebastián Abreu con su primer gol como técnico-jugador

Danubio comenzó ganando 2-0 con doblete de Santiago Paiva, pero Boston River reaccionó y en un minuto igualó con tantos de Carlos Valdez y el "Loco".

Sebastián Abreu, entrenador de Boston River. Foto: Archivo El País.
Sebastián Abreu, entrenador y jugador de Boston River. Foto: Archivo El País.

Danubio dejó escapar una muy buena oportunidad de empezar a salir a flote, pero terminó tan hundido como ya estaba o quizás un poquito más. Boston River también sigue complicado, pero está mucho más cerca de lograr su objetivo que es salir de la zona de descenso en la cual ambos se encuentran.

Sebastián Abreu anotó en el minuto 62 su primer gol en el Torneo Apertura y también como técnico-jugador y con ello le dio un punto que a esta altura sirve de poco pero que a la larga puede ser importante para El Sastre.

Danubio y Boston River empataron 2-2 en Jardines del Hipódromo por la fecha 13 del Torneo Apertura en un partido raro, porque si bien La Franja estuvo 2-0 arriba, El Sastre bien pudo llevárselo en 10 minutos a todo vértigo que tuvo entre los 60 y los 70.

Santiago Paiva había puesto una volea en el primer tiempo y un derechazo corto al recoger un rebote en el inicio de la segunda mitad para darle una ventaja cómoda a Danubio. El 2-0 a los 51' parecía encarrilar la victoria para los dirigidos por Leonardo Ramos ante un Boston River que no parecía tener argumentos como para reaccionar. Pero sí los tuvo y sí lo hizo.

En el minuto 61' Carlos Valdez descontó y puso en partido a El Sastre y en el 62 Sebastián Abreu empató con un cabezazo, que fue un gol histórico para su carrera pues fue el primero que convirtió en su doble función de técnico-jugador.

Pero no paró Boston River, porque enseguida hubo dos tiros en los caños frente a un Danubio shockeado, sin explicación ni reacción a lo que le había sucedido.

En definitiva el empate, mirándolo fríamente, no le sirvió a ninguno, porque ambos siguen en zona roja, pero para Danubio tiene un sabor mucho más amargo no solo porque estaba en clara ventaja, sino también porque desperdició la oportunidad de restarle tres puntos a un rival directo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados