en jardines

Este es otro Danubio

Los de la Curva fueron más, pero el gol que les dio su tercera victoria consecutiva llegó recién a los 80’.​

Danubio vs. River Plate en Jardines del Hipódromo. Foto: Ariel Colmegna.
Danubio vs. River Plate en Jardines del Hipódromo. Foto: Ariel Colmegna.

Danubio logró ayer en su casa su tercer triunfo consecutivo en el torneo, el que le permite seguir en las primeras posiciones de la tabla. Los de la Curva demostraron una vez más, que son un nuevo Danubio, y que son capaces de llevarse la victoria y mantener su invicto, aún cuando las cosas no le salgan tan bien como en otras presentaciones.

Es que el partido entre danubianos y darseneros prometía mucho en lo previo, pero ambos quedaron en el debe, sobre todo en el primer tiempo. Los primeros 45 minutos fueron bastante chatos, con mucho estudio y poco peligro. Danubio intentaba más ante un rival que lo esperaba demasiado atrás.

Fue recién a la media hora de juego, tras un tiro de David Terans de afuera del área, que contuvo muy bien Nicola Pérez, que los dueños de casa despertaron y tras esa jugada, llegaron otras tres más.

El equipo de Pablo Peirano fue más prácticamente a lo largo del juego, con la constante presión de Federico Rodríguez sobre los defensas, pero le costó mucho convertir. No en vano el gol de David Terans, que ya había tenido que ver en las jugadas más peligrosas del equipo local en el primer tiempo, llegó recién a diez minutos del final del partido.

Fue tras un centro de Gonzalo Camargo, que había ingresado cuatro minutos antes de esa jugada. Carlos Grosmüller, otro que Peirano había mandado a la cancha, no llegó a cabecear y la pelota le quedó servida a Terans, quien a pareció muy solo entre los defensas darseneros y la mandó a guardar.

Ya en la primer llegada de “maravilla” Grosmüller al área rival, mandó un centro hacia atrás para los pies de Rodrigo Fernández, otro que había entrado desde el banco.

De todas maneras, el complemento había mejorado respecto al primer tiempo. Y tuvo momentos en que el partido se hizo de ida y vuelta. Los darseneros insinuaron una reacción. Mostraron un mejor juego gracias al accionar de Maximiliano Calzada en la mitad de la cancha y al incisivo Mathías Alonso en las jugadas de pelota quieta.

Pero sólo con eso a River no le alcanzó. Y el que se llevó los tres puntos, fue Danubio, un equipo que muestra una cara muy diferente a la de la temporada anterior.

Ayer no pudo mostrar la claridad en el juego de los partidos anteriores, pero igual se las ingenió para dominar y llevarse una nueva victoria y seguir prendido arriba. Y eso, a veces, es tan importante como jugar bien.

“Ayudo de donde pueda”

“Estoy muy contento con la victoria, más allá de que en el primer tiempo debimos estar más claros en el último pase. Por suerte llegó el gol en una de las últimas jugadas del parido”, dijo Federico Rodríguez, el delantero que aunque no estuvo en el marcador, cumplió una importante tarea. “Para estar arriba hay que ganar. La idea nuestras es jugar siempre bien, pero a veces no se puede”, admitió el ex Boston River. “Lo que nos pide Pablo (Periano) es que presionemos al rival, que no lo dejemos respirar, que les hagamos saber que no van a tener una buena tarde. Y por suerte estamos entendiendo bien la idea de Pablo”, explicó Federico, quien destacó a su vez, la importancia de que el técnico haya repetido el equipo en estas primeras fechas. “Es que somos cinco los jugadores nuevos y nos vamos conociendo. La confianza que nos da Pablo es muy importante. Le estoy muy agradecido por esa confianza. Ayudo al equipo de donde pueda y siempre pongo al equipo por arriba de los personal”, afirmó el delantero que está muy feliz en Danubio. “Es uno de los equipos importantes del medio y estoy agradecido a que me hayan abierto las puertas”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)