TORNEO CLAUSURA

¿Quién para a Danubio?

El líder viene entonado y en el camino hacia el título, tiene más luces que sombras.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Marcelo Bonjour

Terminó el partido. La cara de felicidad de Leo Ramos lo dice todo. Se abraza con los jugadores, los saluda, los palmea, y choca las manos con el "Pipa" Rodríguez, su ayudante de campo. Danubio acaba de vencer a Juventud en el Parque Artigas de Las Piedras, un rival en reducto difícil, duro, complicado. "Cuando salimos campeones del Apertura, el año pasado, el partido con Juventud marcó un rumbo. Fue importante para nosotros, y creo que este triunfo también lo es. Sabíamos que iba a ser duro, y lo fue".

Las palabras del entrenador danubiano pintan de cuerpo entero el presente del equipo. Sigue como líder absoluto del Torneo Clausura y mantiene viva la ilusión del "bi".

El triunfo ante Juventud fue casi tan disfrutable como aquella victoria frente a Peñarol, tras un partido memorable de los franjeados en el Centenario. "Lo primero que le dije a los jugadores cuando entré al vestuario fue que les agradecía la entrega, la actitud y la sana costumbre de jugar cuando no se podía jugar. Teniendo esas cosas cualquier entrenador se tiraría a pelear por el título. Sabíamos que teníamos que ganarle a Peñarol. Lo mismo habíamos hablado el partido pasado con Fénix. Un periodista me preguntaba si tuviera que rescatar una parte del juego para mostrar y decir esto es lo que yo quiero en un partido, se imaginó que elegiría los primeros 20 minutos, y sinceramente yo elegiría los últimos 20 donde el equipo tuvo uno menos", recuerda Ramos con orgullo.

"Para un entrenador es una alegría contar con un plantel joven pero, hablando mal y disculpando la expresión, con unos huevos gigantes. El haber jugado partidos contra Corinthians contra 50 mil personas o contra Sao Paulo contra 30 mil, nos hizo madurar en todo sentido. Estos chicos están sumando jerarquía en esta clase de partidos", dice el entrenador con orgullo.

Ramos sabe que se viene el tramo final. "Todas van a ser finales. Y sabemos que nos quedan rivales durísimos, pero estamos convencidos que podemos. Dependemos de nosotros mismos, y eso no lo podemos perder de vista", agrega.

¿Quién baja a Danubio? Esa es la gran pregunta, porque el fixture le marca un camino tortuoso. En la próxima fecha, recibirá a Tacuarembó en Jardines. Con un aditivo: si el equipo del Norte pierde, estará sentenciado a Segunda División. Para los tacuaremboenses también va a ser una final, querrán resistir hasta el final y luchar por la permanencia. Ya lo dijo su entrenador.

Tras el receso, aparece otro duro partido, en la duodécima fecha, el duelo ante Defensor Sporting en el Franzini, precisamente, en el fin de semana de los clásicos. Otro juego que se avizora como complicado, por la situación del rival en la tabla (pelea por la clasificación a las copas) y por lo que significa el choque con los violetas.

El tramo final no será sencillo, por cierto. A Danubio le quedará jugar con Sud América en Jardines, otro equipo que es exigente y que saca lo mejor de sí ante rivales pesados (le ganó a los dos grandes) y luego jugará con El Tanque Sisley, complicado en la tabla de abajo, en Florida y estará cerrando el Clausura frente a River Plate como local, en Jardines. Justo con el darsenero, un conjunto que, al igual que Danubio, puede llegar con posibilidades ciertas de quedarse con el cetro y que tiene un fútbol atildado, de buen pie, con un entrenador que ha logrado imprimir su sello y su filosofía, juegue quien juegue en el equipo.

"Van a ser todas finales", dice Leo Ramos. Y tiene razón, porque Danubio tendrá que salir de su cancha (al Franzini y Florida) pero también recibirá a rivales complicados en su cancha. "Todos van a querer bajarnos", agrega. Es cierto… pero ¿quién podrá hacerlo?

DATOS.

Local. Tres en jardines.

De los cinco partidos que le restan, tres van a ser en Jardines. Cierra con River en casa.

Arco. Es un bastión.

Franco Torgnascioli mantiene la valla menos vencida con ocho goles. Es pilar en Danubio.

Anual. Está más cerca.

Danubio puede terminar segundo en la Anual. Está a tres puntos de Peñarol y River.

11a - Tacuarembó.

Es el primer rival que aparece en el horizonte de los danubianos. No llega bien. Tacuarembó tiene la soga en el cuello, y una derrota estará condenándolo a Segunda División. No es un equipo fácil, da pelea, pero no parece ser de aquellos que incidan en el camino del líder hacia el título. El partido será en Jardines, punto a favor de los franjeados.

12a - Defensor, el escollo.

Defensor Sporting, al menos en lo previo, surge como el gran rival en el camino de Danubio hacia el título. Más allá de lo que significa el encuentro para ambos, el violeta llega al compromiso con la imperiosa necesidad de sumar. Hoy está quinto en el Clausura y en zona de clasificación a las copas en la Anual, pero no puede dejar puntos por el camino. Tiene jugadores que están pasando por un gran nivel, varios de ellos se despedirán antes de ir a la Sub 20, como Mauro Arambarri y Jaime Báez. En principio, surge como el adversario de riesgo.

13a - Sud América.

Es un equipo complicado, fundamentalmente, para los conjuntos que salen a ser protagonistas, como Danubio en su casa, que desde el vamos, le apunta al arco rival. De hecho, los dirigidos por Jorge Vivaldo derrotaron a los dos grandes en muy buenos partidos. Tiene armas como para mortificar a los danubianos. Maureen Franco, está fatal.

14a - El Tanque Sisley.

No viene bien, pero va a oficiar de local ante Danubio en el Campeones Olímpicos de Florida, un reducto siempre difícil para el visitante. Desde que asumió el "Tola" Antúnez, el equipo da más pelea y no baja los brazos a lo largo de los 90. Se juega mucho porque está en zona de riesgo en la tabla del descenso. Joel Burgueño es figura.

15a - River Plate.

Junto con Defensor, aparece como uno de los escollos más duros en la ruta de Danubio hacia el cetro. River, que también pelea por el título, llega en pleno crecimiento futbolístico, con actuaciones más que interesantes y con un estilo de fútbol que complica a cualquiera. Michael Santos, Gorriarán y Lea Rodríguez, son desnivelantes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)