AMÉRICA RESPONDE

Danielo Núñez, el mejor entrenador del fútbol uruguayo

El técnico de Cerro Largo no pensaba que iba a ser elegido, porque no fue el campeón. Pero lo disfrutó y ahora y redobla esfuerzos.

Danielo Núñez con el premio obtenido como mejor entrenador del fútbol uruguayo. Foto: Leonardo Mainé.
Danielo Núñez con el premio obtenido como mejor entrenador del fútbol uruguayo. Foto: Leonardo Mainé.

-¿Cómo te enteraste que habías sido elegido el mejor entrenador del Uruguay?
-Por el diario y porque me avisaron de ahí. Me pasaron un mensaje y la invitación a la fiesta.

-¿Qué sentiste?
-Una doble satisfacción porque ya habíamos sido reconocidos por el equipo técnico de la AUF y luego llegó este otro de parte de los periodistas. Llegó el reconocimiento de diferentes ópticas. Estimula, motiva y nos lleva a redoblar esfuerzos y la responsabilidad en todo sentido. Nos compromete aún más en la tarea profesional.

-¿Te imaginabas que ibas a ganar?
-Sinceramente no, porque no es usual que le llegue este reconocimiento a un técnico que no fue el campeón. Casi siempre, en la mayoría de los casos, el premio va para el técnico del equipo campeón. Entonces nos deja aún más satisfechos porque significa que en el correr del año pasado hicimos las cosas bastante bien y las podemos hacer todavía mejor.

-¿Qué crees que se reconoció? ¿El buen juego de Cerro Largo o el sacrificio de haber recorrido tantos kilómetros viajando cada 15 días a Montevideo?
-Para mí fueron varios los ítems que se evaluaron y que jugaron a favor nuestro. La propuesta, la regularidad, porque siempre estuvimos en las primeras posiciones de la tabla Anual, e hicimos un buen torneo Intermedio. Y también la cantidad de kilómetros que hicimos en el correr del año: fuimos el equipo que más kilómetros recorrió.

-¿Qué significó encontrarte con Marcelo Gallardo que fue elegido por segundo año consecutivo el mejor técnico de América?
-Por Gallardo tengo una gran estima desde hace tiempo. Cuando él se retiró como jugador y empezó a dirigir en Nacional, vino a Melo a jugar contra nosotros por el Campeonato Uruguayo. Logramos ganarle 5 a 3 y al final del partido nos quedamos conversando. Valoró mucho el trabajo de nuestro equipo. De ahí en más he observado mucho su trabajo y sus equipos siempre me han encantado por la intensidad y la intención de juego que tienen. Y porque él no deja de lado la creatividad de cada jugador y les da mucha libertad y confianza. Siempre me ha gustado muchísimo su trabajo.

-Cuando dejó de jugar para dirigir a Nacional era un poco una incógnita, ¿te imaginabas que iba a ser el gran técnico en que se convirtió?
-Capaz que no a tan corto plazo, pero ya se veía lo que quería para sus equipos. Ya lo había empezado a mostrar en Nacional. Se notaba que le gustaban los jugadores dinámicos y de buen pie. Ya se notaba que iba a ser un buen técnico, aunque no imaginaba la carrera exitosa y tan rápida que ha hecho.

-Decías recién que el premio que recibiste te impulsa a redoblar los esfuerzos, ¿como está Cerro largo para esta nueva temporada en la que tiene Libertadores incluida?
-Se nos fueron ocho de los jugadores que eran titulares. Se fue Quintana, los dos laterales, los dos interiores, Assis y Téliz, Telechea y Lima, Dos Santos y Luna. Estamos confiados en que el tiempo nos de para armar un nuevo equipo con la intención de juego que tenía el anterior. Lo que no es nada fácil. Tenemos 25 días para lograr algo de lo que teníamos el año pasado.

-Podía parecer bastante obvio que Cerro Largo se desarmara tras la gran campaña que hicieron, ¿pero esperabas que fuera tan grande la sangría?
-No pensaba que se iban a ir tantos jugadores. Pensé que se podían a ir cuatro o cinco, pero me quedé corto.

-¿Y estás conforme con los que llegaron?
-Aún no hemos conseguido los reemplazos necesarios. Nos hacen falta laterales y volantes por afuera. Se está trabajando fuerte en el asunto, pero hay un tiempo para todo. La semana que viene va a ser fundamental para definir el plantel. Los tiempos se acortan y tenemos que viajar a Perú a jugar con Universitario de Deportes y después a Argentina. Más del miércoles o el jueves no puede pasar para que los jugadores que lleguen estén acá en Melo.

-¿Que pensás de Palestino, el rival que les tocó en la Copa?
-A Palestino le gusta tener lapelota. Busca siempre la posesión. Tiene jugadores de experiencia y le gusta salir jugando desde el fondo. Y no le gusta que lo encimen. Ahora sumaron a dos uruguayos: Guruceaga y Sergio Felipe. Lo bueno es que no tenemos viajes largos ni hay que ir a jugar la altura. Eso favorece.

-Así como se fueron varios futbolistas, sé que tu también tenías una gran ilusión de salir al exterior. Y hubo varias posibilidades, de afuera y de equipos del medio, pero al final no se dio. ¿Te costó quedarte y volver a ponerte el chip de Cerro Largo?
-Me costó mucho, te soy sincero. Tuve varios días en que me entró el bajón y no encontraba explicación, más viendo los movimientos de técnicos que había. Pensaba que íbamos a tener una posibilidad cierta, pero no se dio. Ahora ya nos pusimos el chip y estamos a full otra vez, pero me costó. Me costó mucho. Aunque sé que no hay que bajar los brazos porque todo es muy rápido.

-Estuviste unos días de vacaciones por México, ¿eso fue antes de saber que te quedabas en Cerro Largo, o ya sabías que no había salido nada?
-Cuando viajamos todavía la estábamos peleando. Fueron diez días, hubo cinco de incertidumbre y los otros ya nos dimos cuenta con Heberley (Sosa su ayudante) que se caían las posibilidades y que no salía nada. Que ya no había opción. Intentamos aprovechamos el viaje para desenchufarnos un poco y cargar la energía para arrancar el año. Por suerte tuvimos esa posibilidad de disfrutar. Y ya estamos de vuelta acá para volver a laburar.

-¿Y el bajón, o la tristeza, te dio allá o cuando volviste a Melo?
-Fue cuando llegué que caí un poco en el bajón. Me di cuenta que tenía que seguir acá y me costó un poco, más aún viendo que la base del plantel ya no la tenía y que tenia que volver a armar todo de nuevo. Me costó asumir que esa era la realidad. Me costó enchufarme de nuevo, no hace mucho que lo logré. No había caído todavía.

-El agua en Cancún es un poco más clara que en la Laguna Merín, ¿no?
-(Se rie) Totalmente, se te ven los pies clarito. El fondo, los peces todo. Es divino aquello. Estuvimos también en Playa del Carmen y en Isla Mujeres, recorrimos todo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)