SELECCIÓN

Dan la talla: Uruguay tiene jugadores veloces para ir por afuera

Alternativas con las que puede contar el maestro Tabárez pensando en lo que se viene.

Fotos: Archivo El País y AFP
Ayrton Cougo y Jonathan Rodríguez, dos posibilidades para Tabárez. Fotos: Archivo El País y AFP

Lo sabe mejor que nadie, de hecho, ya lo expuso al cabo de los últimos partidos de las fechas FIFA. Óscar Tabárez comprobó que Uruguay tiene que fortalecer su ataque y para ello necesita recuperar una marca que supo ser una de las características principales de la Celeste que él mismo lidera: la velocidad por afuera.

Cuando inició su ciclo empezó por ahí, por encontrar para el equipo jugadores que pudieran aportar sorpresa con el cambio de ritmo. Futbolistas que además de soportar la intensidad de una doble carga -por el recorrido al que iban a estar obligados a realizar- tuvieran la aceleración que transformara a las bandas en armas valiosas.

Lo que buscó por aquellos tiempos lo encontró. Y se sacaron nota alta. Martín Cáceres, Álvaro Pereira y Maximiliano Pereira fueron estandartes de aquel juego que sacudió a las defensas. Custodiados por dos pistones que ejercían un control absoluto de la franja central, los especialistas en quebrar las barreras protectoras marchaban a máxima velocidad hasta el fondo de la cancha. Entonces, Uruguay además de contar con los temibles demoledores de redes intimidaba a los adversarios con la profundidad que se aportaba por afuera.

Hoy, en tanto, en esa búsqueda de superación futbolística que permita no poner tanto el foco exclusivamente en lo que se debe minimizar del rival y sí en potenciar los atributos con los que se puede dañar al adversario, en el mediocampo se ha dado cabida a aquellos jugadores que resaltan por su cuidado de la pelota, por su recorrido y su inteligencia para cubrir espacios. Pero el rendimiento muestra que no se mejora.

Es que ha faltado la confianza para tomar decisiones más arriesgadas, para meter pases más jugados, más incisivos. Y, también, lo que ha quedado en el debe es la capacidad de empujar por afuera con potencia. En este reto de encontrar lo que no abunda, según lo enfatizó el propio entrenador, no está de más poner la lupa y ver quién está al alcance, quién puede transformarse en un futbolista decisivo para cumplir ese papel, o quién lo puede terminar aprendiendo con el trabajo en el Complejo Celeste.

En las primeras de cambio no hay que hurgar mucho, ni ser demasiado inquisidor. Dentro de las nóminas habituales del entrenador están Diego Laxalt, Jonathan Urretaviscaya, Jonathan Rodríguez, Camilo Mayada, Marcelo Saracchi.

Velocidad le sobra a todos, potencia quizás sea mayor la que muestra Mayada, capaz de ir al choque contra un muro de cemento, pero perfectamente todos ellos están en condiciones -con un trabajo adecuado- y un entendimiento claro del estilo de juego lo que puedan terminar convirtiéndose en los herederos de “Palito”, el “Mono” y el “Pelado”.

De hecho, perfectamente la banda izquierda de la Celeste la pueden formar Laxalt-Saracchi y en el orden que el maestro lo quiera. Porque cualquiera de los dos puede ser el lateral y lo mismo sucede con el puesto de mediocampista. Y ahí, con esa fórmula, habrá recorrido, velocidad, buen retroceso, desborde, llegadas al área y hasta envíos precisos para sus compañeros. O sea, ese costado con la repetición de las funciones y el aprendizaje de los desplazamientos que deben realizarse quedaría solucionado el sector.

Pero hay más. Y aquí entran a tallar los gustos futbolísticos. Porque hay un jugador que tiene las características ideales para convertirse en el socio de Laxalt en la banda izquierda. Con un agregado, le puede aportar gol a Uruguay. Ayrton Cougo, el jugador que de punta izquierdo fue recorriendo metros hacia atrás en la cancha para terminar convirtiéndose en carrilero o lateral tiene explosión, potencia y dribbling. A ello le agrega cabezazo y coraje.

Si la búsqueda se traslada para la otra franja, además del “Cabecita” Rodríguez -quizás el que mejor pinta tiene actualmente como ganarse ese lugar- y de Urretaviscaya, perfectamente se podría realizar una prueba con Agustín Canobbio o hasta iniciar un proceso de largo aliento con Pablo García, el chico que por centímetros no terminó de realizar lo que hubiese sido la mejor jugada del actual Sudamericano Sub 20.

Veloz, hábil, encarador y muy atrevido, García tiene los condimentos especiales como para darle el respaldo que lo termine consolidando como jugador.

Además, sin olvidar a Mayada, y mucho menos a Nahitan Nández, hasta se podría recomponer ese sector con Cáceres como socio para el desdoble.

No es nada loco, tampoco, que Gastón Pereiro sea uno de los elegidos para que se coloque recostado a las bandas. Si bien no tiene el cambio de ritmo vertiginoso si posee la moña que abre cualquier candado defensivo y también aporta remate y una interesante cuota de gol.

En definitiva, la búsqueda de Tabárez quizás no sea tan infructuosa y que el material no sea tan escaso, lo que terminaría precisando sí, serían horas de trabajo en cancha y hasta repaso constante de videos con los jugadores para que la coordinación colectiva termine gestando el fútbol de ataque que se quiere potenciar.

opciones

Las tres por izquierda

Diego Laxalt
Dejó en claro su nivel
Diego Laxalt

Diego Laxalt lo demostró en la propia Selección: perfectamente puede quedarse con el puesto de mediocampista izquierdo cumplir la misma función que estaba reservada para el “Cebolla” Cristian Rodríguez.

Marcelo Saracchi
Tiene mucho potencial
Marcelo Saracchi. Foto: @Uruguay.

En River de Argentina confirmó el nivel que lo llevaron a las selecciones juveniles y por eso fue vendido a Alemania. Puede jugar de mediocampista o de lateral: tiene recorrido y mucha velocidad.

Gastón Pereiro
Regate y definición
Foto: Reuters

A Gastón Pereiro se lo puede recostar contra la banda, porque si bien no tiene la velocidad de otros jugadores con su moña se saca a los rivales de encima y, además, culmina las jugadas.

OPCIONES

Las tres por derecha

Camilo Mayada
Pura potencia
Camilo Mayada. Foto: AFP.

Camilo Mayada pintaba para convertirse en el sucesor de Maximiliano Pereira, porque tiene una tremenda potencia. Lo que le falta es leer mejor el juego y no arremeter a costa de perder la pelota. Orientado es fuerte.

Jonathan Urretaviscaya
Velocidad pura
Foto: AFP

A lo mejor no culmina con la misma capacidad con la que deja tirados a sus rivales cuando enciende el turbo, pero si no hubiese sido por las lesiones seguro se adueñaba de un puesto.

Pablo García
Pinta de crack
Foto: EFE

A veces una jugada, un simple control de pelota demuestra que hay buena madera. Pablo García no terminó con gol lo que hubiese sido la gran jugada del Sub 20 pero su velocidad y habilidad sobresale.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)