CLÁSICOS

Dan buenas señales

Los presidentes de los seis clubes que jugarán clásicos el fin de semana, se reunieron y enviaron juntos una buena señal; la iniciativa fue del titular de Rampla Jrs. Juan Castillo

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Fernando Ponzetto.

Peñarol, Nacional, Rampla Jrs., Cerro, Defensor Sporting y Danubio, en ese orden o a la inversa, ¡queremos que la próxima etapa sea una fiesta! Y a eso los invitamos. Queremos que entre los seis equipos que se confronten, solo haya un perdedor: la violencia. Y que sólo uno gane: el fútbol. ¡Queremos los títulos del lunes en la páginas de deportes y no en las policiales!”. Así reza el comunicado que hicieron público ayer los seis equipos que participarán en los clásicos del próximo fin de semana.
Los presidentes de las seis instituciones realizaron una conferencia de prensa conjunta en el auditorio del Museo del Fútbol intentando dar una buena señal, a favor del fútbol y contra la violencia. La iniciativa fue del presiente de Rampla Jrs., Juan Castillo. “No puede ser que los violentos nos estén ganando a la inmensa mayoría de la gente, a los verdaderos hinchas de los equipos que optan por mirarlo por televisión o escucharlo en la radio o hacer otra cosa antes de ir a ver al cuadro de sus amores. Esta es una batalla que no podemos perder. No queríamos quedarnos de brazos cruzados”, afirmó Castillo.

“Sabemos que esta idea no va a solucionar los problemas que tenemos, pero creo que es hora de comenzar a sumar gestos, acciones y actitudes de valentía”, dijo el presidente picapiedra, quien reconoció que no está de acuerdo con la medida tomada por el Ministerio del Interior que continúa sin mandar a la policía a las tribunas de los diferentes estadios.

“Respeto al Ministerio del Interior, que está reclamando algunas medidas de parte de los clubes, pero cuando se llega a un momento en que en un espectáculo masivo, como van a ser los clásicos, no se tiene la cooperación del Ministerio complica mucho a los clubes”, explicó Castillo. “La presencia de la policía nos ayudaría mucho, aunque tampoco voy a desconocer que antes de que el Ministerio se alejara de las canchas, aún con policía ocurría de todo. Y uno veía volar los asientos por arriba de la policía”, agregó.

El presidente violeta Daniel Jablonka compartió los dichos de Castillo. “Cuando nos trasmitieron esta idea, nos pareció excelente. Hoy se habla más de violencia que de lo que pasa dentro de un campo de juego. Que los seis equipos que van a jugar tres clásicos, estemos acá, es dar un buen mensaje para que las familias puedan volver al fútbol. Somos instituciones amigas”, afirmó Jablonka.

Oscar Curtchet, el presidente de Danubio, verá el clásico frente a Defensor Sporting junto a Jablonka en uno de los palcos del Franzini. “El abrazo que se dieron Pablo Lima y Nicolás Olivera nos une a todos y es asumir un rol protagónico para erradicar la violencia del fútbol. Somos instituciones amigas que trabajamos buscando lo mejor para el fútbol uruguayo a pesar de nuestras limitaciones. Nuestra rivalidad se da solo dentro de la cancha”, dijo Curutchet.

“Todo lo que sea buscar un bien común, es bueno. Esto suma para los problemas que estamos teniendo. Es una buena señal, pero también demuestra la convicción de lo que buscan las instituciones”, dijo por su parte, Alvaro Alonso, el gerente general de Peñarol que representó a Juan Pedro Damiani que se encuentra en Estados Unidos.

“Ojalá tengamos un fin de semana con clásicos en paz, donde todos hinchemos por nuestro colores y que el lunes se hable sólo de lo que pasó en la cancha y de quien hizo la mejor jugada”, afirmó mientras tanto José Luis Rodríguez.

El presidente de Cerro, Alfredo Jaureguiberry no puso estar presente por razones de trabajo. Pero lo representó su capitán Richard Pellejero. “Esto está más que claro, estas cosas siempre vienen bien. Estamos viviendo algo en la sociedad en lo que nadie esta de acuerdo, y mucho menos que pase en una cancha. Los jugadores lo repudiamos y somos los primeros en levantar esta bandera. Pasan los años y las cosas están cada vez peor. Ojalá el fin de semana sea una fiesta”, dijo el capitán albiceleste. Pellejero reconoció que no quiso que su familia fuera el fin de semana pasado al CDS. Pero para el sábado, le gustaría que sus hijos, María Pía (10 años) y Valentino (6 años) salieran con él a la cancha porque puede tratarse de su último clásico.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados