PEÑAROL

Damiani está feliz por Barrera-Catino y se irá en paz

El presidente de Peñarol espera que estos dos candidatos para las elecciones del club consigan convencer a Walter Pereyra de seguir trabajando por el fortalecimiento institucional.

Juan Pedro Damiani. Foto: F. Flores
Juan Pedro Damiani quedó muy satisfecho con la fórmula Barrera-Catino.

Sin dejar de pensar en la complicada situación que atraviesa el fútbol uruguayo, teniendo presente que el camino de la solución al conflicto no se presenta para nada sencillo porque las partes están radicalizadas, Juan Pedro Damiani igual se permitió proyectar el futuro de la vida de Peñarol y, en ese marco, demostró su felicidad porque hubo entendimiento entre Jorge Barrera y Rodolfo Catino, dos de las personas que considera más idóneas para avanzar en la consolidación institucional del club de sus amores.

"Como prometí, acá no hubo dedazo presidencial", afirmó Damiani, para luego indicar "cuando veo que hay gente valiosa que quiere seguir la obra que comenzamos, no puedo dejar de sentirme alegre y tranquilo y por qué no, en paz".

El actual presidente de Peñarol dijo a Ovación que le entrega "una gran tranquilidad que compañeros con los que ha trabajado tanto en estos años de gestión y que han sido tan importantes para ejecutar y consolidar los cambios que el club ha procesado y sigue procesando tengan la vocación de seguir trabajando por nuestro querido Peñarol, y estén dispuestos a luchar para que todo lo mucho y bueno que se ha hecho en estos años de conducción no se pierda, y también perfeccionar y mejorar las cosas que no se han hecho bien. Me gusta la fórmula Barrera-Catino"

Sin dejar de lado los elogios para estos dos activos dirigentes aurinegros, Damiani dejó ver que también recibiría un mensaje muy positivo si  “Barrera y Catino, con su perfil de articuladores, puedan convencer a ese gran hombre que es Walter Pereyra, que es un hombre esencial para Peñarol, para que se quede, para que no deje el club, y acepte seguir haciendo una tarea que es fundamental. Confío en que ellos podrán”.

A la hora de ponderar las aptitudes de su amigo y entrañable compañero de luchas políticas Jorge Barrera, indicó "es un gran articulador. Un gran peñarolense que ha trabajado mucho y siempre en silencio por la Institución. Tiene lo que se necesita para ser presidente de uno de los clubes más importantes del mundo, como es Peñarol, y eso ya es mucho decir. Yo he trabajado a su lado y es un hombre que, en acuerdo o en desacuerdo conmigo, porque no siempre hemos pensado lo mismo, ha dado todo por Peñarol y siempre sin una declaración altisonante y, lo más importante, sin pensar en sacar un rédito personal. Siempre ha trabajado para Peñarol”.

Según Damiani, gracias a Barrera, Peñarol "consiguió en la AUF y a nivel de Conmebol muchas cosas que no se salen a gritar en las esquinas ni a contar en los diarios. Y eso es Peñarol. Aparte es un dirigente que tiene muchísimas vinculaciones a nivel internacional y no hay que presentarlo. Creo que va a ser, si los socios le dan su apoyo, un gran presidente”.

Por otra parte, en lo que respecta a Catino, al que dijo conocer desde el colegio, sostuvo que ha sido y es "un hombre fundamental en esta conducción. Catino es un hombre de diálogo, de unidad, que hizo una verdadera revolución en formativas de Peñarol y en la conducción del Palacio Peñarol y lo hizo con trabajo duro, sin alardes, sin sacarse cartel e integrando a todos, trabajando con todos y abriendo las puertas a todos, porque acá somos todos peñarolenses y queremos lo mejor para Peñarol. Fito es una muy buena persona y tiene un empuje increíble y además, tiene la virtud de ser un optimista nato para todo lo que emprende, por más difícil que sea”.

A modo de ejemplo, para resaltar la labor de Catino, comentó: “la revolución que hizo en las formativas fue la que permitió generar y promover a jóvenes al primer equipo. Peñarol vendió a Valverde al Real Madrid y a Bueno al Barcelona. ¿Cuánto hacía que eso no sucedía? Y a Nandez a Boca. Y a Jonathan Rodríguez a Portugal. Y a Guillermo Varela al Manchester. Y eso lo hizo un equipo liderado por Catino. Y hoy están en el primer equipo los Rossi, los Quintana, los Píriz, los Guruceaga, y los que vienen atrás. Es una persona muy querida y reconocida por todos en el Club”.

Finalmente, Damiani remarcó a Ovación: “como prometí, acá no hubo dedazo presidencial. Yo no le dije a nadie quién debía ser candidato o dejar de serlo. Soy el presidente de todos los peñarolenses, incluso de aquellos dirigentes que me critican cuando algo sale mal y no se acuerdan de mí cuando las cosas salen bien. Si eso sirve para que los jugadores y el cuerpo técnico tengan menos presión, perfecto. Yo voy a ser el presidente de todos hasta el último día de mi mandato. Pero cuando veo que hay gente valiosa que quiere seguir la obra que comenzamos, no puedo dejar de sentirme alegre y tranquilo y por qué no, en paz. Costó mucho llegar hasta acá y como se dice por ahí, para levantar una pared se necesita conocimiento, tiempo y dinero, pero para tirarla abajo basta un martillo”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados