PEÑAROL

Damiani lo banca: "Si abrió la puerta, yo se la cerré"

El presidente se reunió con Da Silva y dijo que lo encontró mejor que la semana pasada. “No se va”, afirmó.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Gerardo Pérez

No iban más de 10 minutos de partido y ya desde la América se escuchó el primer grito para el técnico. "¡Da Silva: jugá al fútbol! ¡Dejáte de pelotazos!".

Peñarol había vivido una semana muy particular. Venía de una derrota en el CDS y del amague del técnico por irse. Y los hinchas no eran ajenos a esa situación.

Si bien la tribuna Ámsterdam (a la cual regresaron anoche los "manyas") alentó durante todo el partido, a la media hora de juego, desde allí se empezó a pedir "más huevos".

"¡No hacemos ni cinco pases seguido y ellos sí!", se quejaba un caballero que miraba el partido con sus dos pequeños hijos. "¿Nosotros cuántos hacemos?", le preguntó uno de ellos. "Uno", fue la respuesta de su padre. Entonces el pequeño se entretuvo contando los pases de sus futbolistas y de los rivales.

Peñarol no logró abrir el marcador en los primeros 45, aunque tuvo varias chances y al principio del complemento, volvieron los gritos para el entrenador. "¡Andate, Polilla!". "¿No te querías ir? ¿Andate de una vez!".

"¡Porompompom, porompompom, están jugando en Peñaroool!". El cántico sonó fuerte cuando faltaban pocos minutos para el final del partido y el empate frente a Boston River ya era un hecho.

Leodán González pitó el final y futbolistas y técnicos se fueron silbados de la cancha.

Entonces las preguntas se adueñaron de la zona de vestuario. ¿Que haría el "Polilla" tras el empate frente al benjamín de la categoría? ¿Renunciaría? ¿Volvería a admitir sus ganas de irse como el fin de semana anterior?

En varios medios y sobre todo en las redes sociales se aseguraba que se iba. El presidente Juan Pedro Damiani entró al vestuario visitante, donde ayer estaba Peñarol, apenas terminó el partido acompañado por varios consejeros del oficialismo. Puertas afuera hubo más de media hora de silencio e incertidumbre por lo que pasaba adentro.

Al final salió Damiani junto a sus compañeros. Mientras caminaba hacia la salida confirmó que Da Silva seguía al frente del equipo. "No pasó nada, que el equipo no jugó bien. Nada más. Increíblemente trajimos una cantidad de jugadores ofensivos y nos cuesta mucho hacer un gol. Pero en cuatro fechas nos hicieron un solo gol", analizó Damiani.

"Con el Polilla no pasa nada, va a seguir. Lo vi muy bien anímicamente, nada que ver con la semana pasada. No dijo ni insinuó nada de irse. Su salida nunca estuvo en tela de juicio para nosotros. Ojalá se pueda ir campeón como todos queremos. La autocrítica hay que hacerla para adentro. Es un tema de todos, no sólo del técnico. Obviamente, estamos todos preocupados porque el equipo no produce lo que pensamos, pero hay que tener serenidad y tranquilidad. Queda mucha tela para cortar. Lo que me preocupa no es haber invertido en traer a todos estos jugadores; lo que me preocupa es no ganar", afirmó el presidente.

Refuerzos.

"Este es un equipo muy joven. Ahora dicen que trajimos a todos jugadores de cuadro chico y eso siempre fue así. Siempre la historia de los equipos grandes se nutrió de los cuadros chicos. ¿De dónde vinieron Zalayeta, Morena, Aguilera o Fernando Álvez? El problema está en que somos un manojo de nervios, tanto en la tribuna como en la cancha. Hay que mejorar", apuntó. "Los jugadores estaban bien, amargados lógicamente como estamos todos los hinchas", contó sobre cómo había visto a los futbolistas en el vestuario. "Pero de a poquito vamos a ir mejorando", añadió.

Luego se refirió a la supuesta falta de referentes. "Eso de los caciques son frases hechas, cuando se empiece a ganar nadie va a hablar de caciques. Tenemos jugadores de clase también", enfatizó.

"No sé si lo que hizo Da Silva el fin de semana pasado fue bueno o malo para los jugadores, el tiempo lo dirá, pero los revulsivos por lo general son buenos. Los muchachos están muy comprometidos con el técnico porque él los pidió a casi todos".

Más adelante, Damiani se refirió al morbo de los periodistas. "El fútbol es así, por eso están todos ustedes esperando a ver si les decía que Da Silva se había ido. Somos todos morbosos. Y no los estoy criticando, todos somos lo que somos", dijo.

"Si el Polilla abrió al puerta el fin de semana pasado, yo se la cerré. No sé si se equivocó en decir lo que dijo. A mí me gusta la gente que es transparente y dice lo que siente", agregó.

Al final, consultado sobre las expresiones del entrenador cuando trató a algunos periodistas y consejeros de mala leche, respondió. "Nosotros no tenemos a Conaprole de sponsor, tenemos a Nissan".

"No era partido para él"

El técnico Da Silva explicó que sacó a Mathías Rodríguez del lateral izquierdo porque no lo vio bien durante la semana. El juvenil tampoco estuvo en el banco de suplentes. "Necesitábamos un jugador con características más defensivas porque había visto mucho a Boston River. No era un partido para Mathías", explicó. Dijo, a su vez, que vio muy bien al capitán Carlos Valdez en su regreso.

Para el partido con Juventud del próximo fin de semana, ya volverá Bressan. Sólo queda Marcel en sanidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)