URUGUAYO ESPECIAL

Da Silva sigue en Peñarol

Espaldarazo: los jugadores hablaron con el DT y le pidieron que continúe.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Da Silva

Al final Jorge Da Silva sigue siendo el técnico de Peñarol. Tras el empate ante el juvenil equipo de Plaza Colonia, hubo una nueva reunión en el vestuario. La cuarta consecutiva. Ya van cuatro fines de semana seguidos en que hay reunión entre el entrenador y los directivos tras un mal resultado. Todo comenzó tras le derrota sufrida frente a Wanderers en el Campeón del Siglo. Ayer no fue la excepción. La única diferencia es que esta vez no estuvo presente el presidente Juan Pedro Damiani, quien no viajó a Colonia, o al menos no se lo vio por el Suppici.

Esta vez la reunión fue entre el vicepresidente Walter Pereyra, el delegado Jorge Barrera, Sergio Perrone, Juan Ahuntchain y obviamente el propio Da Silva. Y Damiani se hizo oír por teléfono. Afuera las especulaciones eran muchas. Que se va, que sigue. En realidad, desde la mañana, aún en Conchillas, una fuente muy cercana al cuerpo técnico le aseguró a Ovación que si llegaban a perder con Plaza no daba para más y el técnico iba a dar un paso al costado. La pregunta era que pasaría con un empate.

La reunión fue incluso más extensa que otras. El único futbolista que salió a dar la cara fue el arquero Gastón Guruceaga y al consultarlo sobre que entendían ellos que debía pasar con Da Silva, respondió que no era un tema suyo. "A mí no me corresponde responder eso, Da Silva es grande y es él el que decide", dijo el arquero.

Sin embargo, un rato después se supo que los futbolistas habían interrumpido la reunión entre los directivos y el entrenador para respaldarlo y pedirle que se quedara. Más tarde esto fue confirmado por Juan Ahutchain que fue el vocero carbonero en el asunto. "Estamos con el nerviosismo lógico después de un resultado como este. Estábamos conversando con Da Silva y los directivos y se apersonó el capitán Carlos Valdez en nombre del grupo, a decir que quería hablar con los directivos. Luego hubo una reunión con todo el grupo de jugadores que hicieron su autocrítica y dijeron en muy buenos términos que querían que el cuerpo técnico continuara. Que se mantuviera firma que tenía el apoyo de ellos. Dijeron que no poder obtener los buenos resultados, era un problema del grupo", comenzó contando el gerente de fútbol carbonero.

"El Polilla se sintió reconfortado con el apoyo de los jugadores, y si en algún momento tenía alguna duda o pensaba que dar un paso al costado era lo mejor para Peñarol, como me dijo varias veces, sintió un espaldarazo muy grande. Es un gran espaldarazo que venga todo un grupo a pedirte que te quedes", añadió Ahuntchain, quien sin embargo, no quiso aventurar que hubiese pasado si los futbolistas no hubieran tenido esa actitud. "Cuando llegaron los jugadores, él no había dicho nada, estábamos charlando con los directivos".

"Yo diría que hoy Da Silva sigue siendo el técnico de Peñarol. Eso es lo que pensamos ahora, salvo que en estas horas cambie de opinión, lo consulte con la almohada y cambie. Tiene el respaldo de gran parte de los directivos y de todo el plantel. Y eso, lo de los jugadores, fue para nosotros lo más importante de la reunión de hoy", reconoció el gerente.

"Lo vi bien a Jorge, haciendo un análisis medio rápido del partido, donde dijo que el primer tiempo fue para el olvido, y en el segundo destacó la actitud de los jugadores. En el complemento el equipo fue más agresivo, pero el nerviosismo no permitió, una vez más tener un fútbol atildado. Pero la actitud del equipo en el segundo tiempo, a lo dejó conforme. Todos estamos convencidos que lo que falta es el gol, y otra vez no se pudo a pesar de tener un penal a favor", añadió.

A propósito del penal, Ahuntchain explicó que los encargados de rematarlo, en caso de que se presentara eran Miguel Murillo y Gastón Rodríguez. "Esos eran los dos tiradores, pero bueno, se tuvo confianza Murillo, agarró la pelota y estaba designado por el entrenador".

Más adelante el gerente se refirió a las posibilidades carboneras de obtener el título. "No creo que el campeonato ya esté perdido, porque todos los equipos van a perder puntos. Eso sí, si Peñarol no saca un resultado positivo el fin de semana que viene en Jardines, entonces sí, el campeonato estará perdido", admitió.

Al finalizar el gerente dijo que él también se sentía responsable del mal momento del equipo. "Lógicamente, en esta función uno siempre es responsable. No me puedo sacar la responsabilidad cuando di el visto bueno o recomendé la llegada de estos futbolistas que hoy no están rindiendo como esperábamos".

Los futbolistas se fueron cabizbajos y el "Polilla" con el rostro desfigurado.

Cuando los futbolistas pasaron para el ómnibus después del empate contra Plaza Colonia, iban cabizbajos. Realmente doloridos por lo sucedido. Jorge Da Silva salió después que ellos. En eso, el jefe de prensa aurinegro, Diego Pérez, gritó "Jorge", pero estaba llamando al hijo del entrenador que se llama igual que él. El "Polilla" se dio vuelta con un rostro desfigurado y cuando vio que no era para él siguió rumbo al bus, que trajo directamente al plantel a Montevideo. El DT no le encuentra la vuelta.

Nandez quedó en observación por golpe.

Nahitan Nandez chocó durante el primer tiempo con un rival, lo atendieron y siguió jugando. Estaba mareado y la sanidad aurinegra intentó volver a la cancha para examinarlo nuevamente, pero el cuarto árbitro no lo permitió. Al final el volante se fue al vestuario, confundido, y no regresó. Lo llevaron a un sanatorio a hacerle una tomografía que dio normal, pero después del encuentro fue trasladado a la Asociación Española de Montevideo; viajó en auto junto al doctor Edgardo Rienzi y un enfermero. El jefe de la sanidad carbonera explicó que lo dejarían en observación porque había sufrido un golpe muy fuerte en el parietal y porque le habían realizado el estudio muy enseguida del golpe.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)