REESTRUCTURA FALLIDA

La curiosa goleada que sufrieron Liverpool y Manchester United en la Premier

Su plan de reforma del campeonato inglés fue rechazado por unanimidad

Goleada recibida por Liverpool
El tablero marca el 7-2 sufrido por Liverpool ante Manchester días atrás. Pero en la Liga la derrota fue peor.

El proyecto 'Big Picture', que buscaba una refundación en profundidad del fútbol profesional en Inglaterra, no será apoyado ni implementado por la Premier League, según decidieron por unanimidad los 20 clubes que la componen.

Las grandes líneas de esta reforma, iniciada por los propietarios del Liverpool y del Manchester United, y que contemplaba una reducción a 18 del número de clubes en la élite y un nuevo reparto de los derechos televisivos, habían sido revelados en la prensa el domingo, provocando un fuerte rechazo del organizador del campeonato y de los clubes, indignados por no haber sido consultados.

El Gobierno británico también se opuso. El primer ministro, Boris Johnson, denunció “maniobras entre bambalinas que socavan la confianza en la gobernanza del fútbol”.

La Premier League anunció ayer en un comunicado que ahora va a “trabajar unida como colectivo de 20 equipos en un plan estratégico para las futuras estructuras y financiación del fútbol inglés”, “consultando a todas las partes” y bajo “un proceso abierto y transparente”.

La estructura de las competiciones, el calendario, la gobernanza y la solidez financiera de los clubes se verán afectadas, y los aficionados así como la Liga Inglesa de Fútbol (EFL) serán parte.

El proyecto ‘Big Picture' preveía la transferencia inmediata de 250 millones de libras (275 (275 millones de euros) a los 72 clubes que van desde la Championship (2ª división) a la League Two (4ª división), un balón de oxígeno imposible de rechazar para los clubes al borde de la quiebra por la crisis económica provocada por el covid-19. Por eso estos equipos, en su mayoría, aprobaban el plan.

Se planteaba reducir la Premier League a 18 clubes, suprimir la Copa de la Liga y la Community Shield, modificar el sistema de descensos con un torneo de repechaje y cambiar el sistema de voto, con prioridad para los nueve clubes más antiguos de la Liga.

El proyecto podría haber supuesto un paso hacia una liga cerrada, por la concentración de poder en manos de un número limitado de clubes. El calendario más breve podría suponer dejar más espacio para una Champions League ampliada, objetivo de los clubes de la élite europea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error