APERTURA

Cumplieron las expectativas

Tras un gran segundo tiempo, Liverpool y Nacional igualaron.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

Promediaba el segundo tiempo y una hincha de Liverpool, de no menos de 70 años, no dejaba de agarrase la cabeza y bajar la mirada para no ver el desenlace de los ataques de Nacional. Era el peor momento de su equipo, porque si bien Liverpool aún estaba ganando, los tricolores le estaban tirando el peso de la camiseta arriba a los locales, que aguantaban.

Eduardo Domínguez ya había hecho tres cambios netamente ofensivos (entraron “Chory” Castro, Bergessio y Ocampo), para modificar un poco la postura del equipo del primer tiempo, donde había estado poco intenso y previsible en su accionar. En tanto, Valentín Villazán -que ayer fue el DT porque Paulo Pezzolano debe cumplir dos partidos de suspensión- ya había colocado una línea de cinco defensores con el ingreso de Franco Romero.

Nacional estaba cerca. Una media vuelta de Seba Fernández en el área chica y un cabezazo de Castro provocaron dos grandes atajadas de Jorge Bava, que junto a su colega del arco Esteban Conde terminaría siendo una de las figuras del encuentro.

Pero las cábalas de la hincha negriazul se fueron por la borda cuando a tan solo seis minutos del final el “Chory” lanzó un centro desde la izquierda del ataque, el zaguero Martín González calculó mal y Octavio Rivero mandó la pelota al fondo del arco.

Octavio Rivero celebra su primer gol con Nacional. Foto: Marcelo Bonjour.
Octavio Rivero celebra su primer gol con Nacional. Foto: Marcelo Bonjour.

Claro que hasta ese momento Liverpool había tenido varias situaciones de gol para aumentar la ventaja en el complemento.

Un mano a mano de Federico Martínez (no estuvo fino en la definición), un potente tiro dentro del área de Bajter, y otro mano a mano del número 7 de Liverpool tras una jugada individual del “Colo” Ramírez habían puesto al “Coco” como otra de las estrellas.

Incluso después del empate, Liverpool tuvo tres chances muy propicias de ponerse en ventaja nuevamente, dos de ellas en los pies de Pablo Caballero, y otra con un mano a mano del “Pichón” Núñez, pero habían sido desperdiciadas por los jugadores negriazules para incredulidad de las señora de la Cuchilla, que ya no sabía qué hacer para ayudar a su equipo a ganar.

Nacional también tuvo su oportunidad en tiempo de adición, pero Lorenzetti no logró cerrar un buen partido con la frutilla de la torta anotando un gol.

La definición de Diego Guastavino para poner la apertura de Liverpool. Foto: Marcelo Bonjour.
La definición de Diego Guastavino para poner la apertura de Liverpool. Foto: Marcelo Bonjour.

Antes, en el primer tiempo, Nacional había dominado los primeros 18’ -aunque sin mucha profundidad- hasta el gol de Diego Guastavino en la primera llegada a fondo del equipo local, que se adueñó del trámite a partir de esa incidencia, subiendo las líneas y creciendo en protagonismo su mediocampo, con Bajter y el siempre rendidor Figueredo.

Por lo expuesto en el segundo tiempo, ambos equipos cumplieron con las expectativas.

Se nota que a Nacional le falta rodaje y funcionamiento y que Liverpool es un equipo con identidad e ideas claras.

Ninguno de los dos supo ganarlo, pero empezaron sumando. Algo es algo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)