SELECCIÓN

Cuatro ases

Sin Suárez ni Cavani, Tabárez debe armar un juego casi inédito para el ataque.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
1

Uruguay debe jugar los dos primeros partidos de las Eliminatorias sin Suárez ni Cavani, que con la selección, desde el Mundial de Sudáfrica hasta hoy, hicieron 55 goles entre ambos.

Partiendo de esa base, entonces, lo primero que surge es que la selección se va a enfrentar a una situación casi inédita en cinco años, donde "la Celeste" disputó 65 partidos —entre oficiales y amistosos— y tan sólo en dos de ellos jugó sin Suárez ni Cavani: el 11 de agosto de 2010, cuando le ganó 2 a 0 a Angola en Lisboa, y el 25 de marzo de 2011, cuando perdió 2 a 0 con Estonia en Tallin.

En la primera ocasión los puntas fueron Sebastián Fernández y Abreu, que en el comienzo del segundo tiempo y a los 72, respectivamente, fueron sustituidos por los autores de los goles con los que Uruguay ganó 2 a 0: Cavani y Abel Hernández; y en la segunda oportunidad, el ataque estuvo conformado por Forlán, Abreu y Hernández.

La excepcionalidad de la situación, pues, supone un viaje a lo desconocido que requiere del hallazgo de una nueva receta ofensiva, al menos en cuanto a los nombres de sus componentes, aun cuando para los partidos contra Bolivia y Ecuador en la altura quizá no haya que buscar dos puntas, sino uno: así fue como se encararon esos dos mismos encuentros en la anterior edición de las Eliminatorias, incluso con Suárez y Cavani, y de esa manera también es como jugó Uruguay en la Copa América pasada.

Ahora bien, sea como fuere, hay una guía a seguir que obra como hilo conductor hacia el objetivo buscado: salvo casos muy puntuales como los de Carlos Sánchez y Jonathan Rodríguez, el maestro siempre apeló a jugadores que —tanto a nivel de selección mayor como en las juveniles— formaron parte de su proceso; y yendo detrás de esa huella, al final del corredor aparecen (ver notas adjuntas) los nombres que parecen más a mano, son los de Rolan, Hernández, Stuani y el floridense.

Es que en ese sendero hay puntas que han ido quedando de lado por motivos generacionales, como Forlán, Abreu y Sebastián Fernández; otros prometieron y aún no se afirmaron en el primer plano del fútbol internacional, como el "Morro" García, Mirabaje, "Nico" López, Gonzalo Bueno, Bentancourt y Avenatti, y están los que todavía parecen "verdes" para asumir un compromiso como el que en sólo dos meses y días Uruguay tiene por delante: Kevin Méndez, Franco Acosta, Jaime Báez, Michael Santos, Junior Arias y Juan Cruz Mascia.

Por ahí, si se "redescubre" a sí mismo en México, y jugando en la altura, es posible poner en el combo de los eventuales "convocables" a Jonathan Urretaviscaya; si no, más allá de esa tendencia de Tabárez de no hurgar demasiado entre los nombres de quienes no formaron parte de su proceso, y más bien por el compartible concepto que manejó el maestro cuando, después que Uruguay venció a Chile en Santiago el 18 de noviembre pasado, advirtió que "no cualquiera juega en la selección", Rolan, Stuani, Hernández y Jonathan Rodríguez son los candidatos a jugar por Suárez y Cavani.

En ese aspecto, de Sudáfrica para acá, "la Joya" suma 739 en 21 partidos en los que metió 9 goles; a partir de 2012, Stuani acumula 926 en 22 cotejos en los que hizo 4 tantos; Rolan, el más vigente, pues fue titular en los cuatro partidos de la Copa América, lleva 749 y dos goles en las 12 ocasiones que entró en un año; y Jonathan Rodríguez, que actuó en 218 de 7 partidos, convirtió un gol y, por los 5 que fue incluido en la Copa América, parece ser una carta en la manga.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados