SELECCIÓN

La crisis asiática

Uruguay sufrió dos derrotas en el inicio del camino que tiene como meta Catar.

Gastón Pereiro y el lamento tras la caída con Japón. Foto: Reuters
Gastón Pereiro y el lamento tras la caída con Japón. Foto: Reuters

Hacer una hoguera y tirar allí todo lo que involucra a la Selección luego del doloroso 4-3 sufrido ante Japón no es lo que corresponde, pero sí poner las barbas en remojo porque lo mostrado por Uruguay en la gira asiática es al menos para preocuparse.

Fueron amistosos, es cierto, y si hay un momento para que lleguen las derrotas y se cometan los errores para poder corregirlos es este. Sin embargo, la inquietud quedó instalada porque el funcionamiento dejó mucho que desear y, sobre todo, el sector defensivo se mostró muy endeble.

Dos derrotas, seis goles recibidos y cuatro anotados. Ese fue el saldo celeste luego de enfrentar a Corea del Sur (1-2) y a Japón. El denominador común para el descalabro en la última zona fue la lentitud.

Tanto los coreanos como los japoneses desnudaron las falencias físicas de los uruguayos. Lentos los zagueros (para peor faltó José María Giménez, el más rápido) y también los laterales, sobre todo Martín Cáceres, a quien pasaron como parado. Las últimas actuaciones del “Pelado” con Uruguay no han sido buenas y por allí se puede empezar a encontrar la explicación a la falta de solvencia de la retaguardia, porque debe recordarse que una vez Óscar Tabárez lo definió como el Suárez de la defensa.

Nada se le puede reprochar a Fernando Muslera, que incluso atajó un penal ante los coreanos, pero la falta de reacción de sus compañeros fue alarmante en ambos juegos. Tanto en el rebote de ese penal atajado como en dos de los goles de ayer (el primero y el cuarto) el arquero atajó fuertes disparos pero un rival llegó antes que sus compañeros para empujar la pelota a la red.

Tan estática estuvo la defensa que los japoneses entraron tocando en paredes para convertir el 3-2 sin que un celeste siquiera molestara.

Fue tan flojo el partido en general que hizo Uruguay que hasta Lucas Torreira tuvo una mala actuación. Falló en los mano a mano y entregó mal varias pelotas, aunque no tantas como Rodrigo Bentancur. Y Giorgian De Arrascaeta volvió a decepcionar en la creación. Pero ojo, no todo fue malo.

Gastón Pereiro convirtió su segundo gol en su segundo partido como titular y el tercero con la Celeste. En realidad el funcionamiento de la ofensiva no se puede reprochar, porque de última se anotaron tres goles. Lo que sí se puede concluir es lo importante que resulta Luis Suárez para Uruguay. Con él en cancha se venció 4-1 a México; sin él se cayó en forma consecutiva ante dos seleccionados asiáticos.

También hay que rescatar los buenos minutos de Jonathan Rodríguez, que volvió con gol.

En noviembre se vienen Brasil y Francia y entonces la preocupación crece. Por las dudas, Luis: ¡Cuidate!

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)