DESDE EL ARCO

Crece el semillero de los grandes

Hace una semana, el que festejaba apretando la camiseta era Yeferson Quintana, y ayer, el que festejó con los puños apretados y agarró la camiseta como bandera, fue Agustín Rogel.

Dos juveniles, dos zagueros de gran presente y enorme proyección de futuro, dos “canteranos” nacidos en las formativas de los grandes. Es que Peñarol y Nacional -más allá de la obligación de ganar todo- hace años que empezaron a apuntarle más a las divisiones juveniles. Y no le erraron. Parte de sus planteles la integran productos genuinos de sus semilleros. Nández, cada vez más jugador, lleva el brazalete de capitán sin sentir el peso. Felipe Carballo, con más partidos y mayor contnuidad, se afirma como un volante moderno, de buen pie, y con gol. Guste o no, los grandes hace tiempo que cambiaron el rumbo, y no todo es tan malo. Es mérito de los dirigentes. Los de ayer, y los de hoy.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)