Peñarol

Crece la posibilidad de un chico

Guillermo Rodríguez por ahora sigue fuera del alcance de Peñarol, que hoy piensa más en Buschiazzo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fabrizio Buschiazzo. Foto: Marcelo Bonjour

En cuestión de horas, por motivos que sugen de una simple lectura de la realidad, ya que se está por llegar al 40% del desarrollo del Torneo Apertura y la dilucidación del tema no puede dilatarse, Peñarol decidirá con qué zaguero va a sustituir la baja de Gonzalo Viera, que se fue a jugar en el equipo catarí que dirige Jorge Fossati, y en ese sentido es posible afirmar que, hoy por hoy, lo más factible es que no haya ninguna incorporación y, por el contrario, ese lugar sea ocupado por alguien que ya integra el plantel principal desde el inicio de la actual temporada: el juvenil Fabrizio Buschiazzo.

En la nómina de probables candidatos siguen Guillermo Rodríguez, Jonathan Botinelli y Joe Bizera, en ese orden de prioridades, pero en el caso del primero, que es el que cuenta con la preferencia del presidente Juan Pedro Damiani, subsiste un escollo que a esta altura parece casi insalvable: Peñarol ya ha hecho un gran esfuerzo al traer a Forlán, Ifrán y Aguirregaray, apostar a la incorporación de Albarracín, y hacerle contrato de Primera División a Guruceaga, como para desembolsar una suma importante por un futbolista que no va a ser titular a su llegada, empezando porque el último partido lo disputó el 10 de mayo pasado, algo que lleva a pensar que tardaría no menos de 20 días para agarrar el rodaje necesario.

Es más, Guillermo Rodríguez le expresó a Juan Ahuntchain, quien lo consultó al respecto, su deseo de retornar a Peñarol e, incluso, también Pablo Bengoechea y el propio Gerente de Fútbol aurinegro lo consideran como Damiani, pero la aspiración económica planteada por el grupo que lo representa no ha permitido avanzar como en los contactos que se mantuvieron en primera instancia.

Puntualmente, Peñarol podría acceder a firmar un contrato por dos años, en lugar de uno, pero estima que 25.000 dólares mensuales de salario están fuera de los parámetros económicos actuales del club, al menos por un futbolista que no será titular de entrada, y teniendo en cuenta que en la primera parte de la temporada sólo debe afrontar la competencia de entrecasa.

En esas circunstancias, hoy por hoy crece la posibilidad de que el sustituto de Viera sea de la casa: el juvenil Fabrizio Buschiazzo, que fue ascendido al plantel principal por Pablo Bengoechea, precisamente, al inicio de la temporada.

Un botija derecho.

Fabrizio Buschiazzo nació el 7 de julio de 1996 en Juan Lacaze, mide 1,89, pesa 78 kilos y tiene un perfil que lo posiciona bien ante Guillermo Rodríguez y Botinelli: en caso de que falte Valdez, cualquiera de los dos junto a Mac Eachen harían una zaga central integrada por dos zurdos; como el lacacino es diestro su aporte, como alternativa, se ve futbolísticamente interesante.

Los dos primeros.

Guillermo Rodríguez, de exitoso pasaje anterior por Peñarol, jugó su último partido oficial en Italia el 10 de mayo pasado. Si se cae la negociación por su llegada, no parece crecer la chance del argentino Jonathan Botinelli, que está en la misma situación que "Guille": hace meses que no juega en la Segunda División de Turquía y, por tanto, no está para venir y jugar de entrada.

Ruglio puso el cargo a disposición.

El consejero Ignacio Ruglio envió un mail —pues se encuentra de vacaciones en Europa— comunicando que pone a disposición del Consejo Directivo de Peñarol su cargo de titular de la Comisión Administradora del Palacio Cr. Gastón Güelfi. La decisión surgió pues el presidente Juan Pedro Damiani comentó que, además de otros cambios realizados en la dirigencia del club, "también pienso meter mano en la comisión del Palacio".

El Reglamento ampara a Damiani.

Desde el movimento 1891, al que representa Ruglio, explicaron que el Reglamento interno de Peñarol ampara a Damiani a hacer un cambio, si lo desea, en la Comisión del Palacio, pues es una potestad del presidente ser también el titular de ese grupo de trabajo, o nombrarlo a dedo. "Es un cargo del presidente", se dijo; aunque el cambio pueda ser visto como alineado con los anteriores de Gonzalo Moratorio y Pablo Sciarra.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)