FÚTBOL URUGUAYO

El Covid-19 lleva a que el valor de nuestro torneo se desinfle

Dirigentes de Nacional, Peñarol y la AUF hacen referencia a la situación que se vive actualmente y lo que se vendrá.

Estadio Centenario. Foto: Archivo El País
Estadio Centenario. Foto: Archivo El País

Es inevitable. El mundo del fútbol entrará en un terreno de austeridad. Y será en todo el planeta, porque lo que impacta a los países, a los empresas y a los trabajadores también afectará a los clubes. Es bien sencillo de entender, se cierra la gran boca de ingresos. Más para Sudamérica y, esencialmente peor para los países exportadores de futbolistas.

Los mercados se van a cerrar, más de lo que estaban anteriormente porque ya no era tan fácil transferir a un futbolista al fútbol europeo. Caen las transferencias o sus valores, no se venden entradas, se afectan los ingresos por esponsorización, por cuota social y y hasta surgirá un nuevo mundo en derechos de televisión.

En Uruguay, Gonzalo Lucas, segundo vicepresidente de Nacional, tiene muy claro que el repunte llegará, pero no existe certeza alguna de cuándo sucederá ese renacimiento. “Cuando China y Estados Unidos vuelvan a ser la locomotora económica el mundo volverá a consumir. Hoy no es el fútbol el que lo sufre, se paró el mundo. La suba que supo tener el planeta fútbol en los valores de las transferencias e ingresos por diversos rubros respondió a una coyuntura mundial. Creció el consumo y todo fue para arriba”.

Rodolfo Catino, vicepresidente de Peñarol, consideró a Ovación que es inevitable que el mundo “fútbol se desinfle” porque “el motor de la economía está afectado”, pero también opinó que “cuando China y Estados Unidos empiecen a recuperarse vendrá una nueva explosión, porque la gente querrá vivir más el hoy”.

Para el consejero aurinegro el rompimiento de la cadena de pago hace que todo el mundo se vea afectado, de ahí que es imprescindible avanzar hacia las decisiones que se están tomando en Europa de reducir salarios.

Un año con una singular venta como tuvo Peñarol cuando negoció a Brian Rodríguez y a Darwin Núñez (entre 16 millones de dólares por los dos) es poco probable que se presente en lo inmediato. Lo que agrava el panorama de los próximos meses de ambos equipos grandes.

Lucas, por ejemplo, explicó: “Nacional ya ha dicho que, aún con su presupuesto a la baja como el actual, se necesitan transferir jugadores porque el club precisa para mantenerse unos cuatro millones de dólares de ese rubro. Es clarísimo que se generarán dificultades para negociar porque Europa, por lo que se lee, cerrará más sus puertas”.

Y eso es un hecho que ya se constata en los análisis que hacen los diarios españoles e italianos, los que hacen hincapié en el hecho de que pocos clubes van a poder escapar del ataque tan fuerte a sus arcas.

Incluso se visualiza que lo que dejará el coronavirus, una vez que se supere la epidemia, es “un fútbol aireado”. Aunque seguirá existiendo una elite de seis equipos más poderosos, porque no dejarán de tener unos ingresos superiores, sí estarán obligados a gastar parecido a los demás.

Para Catino eso ocurrirá, igualmente, en un ciclo corto. El que demande la recuperación, porque a los seis meses de la victoria sobre el COVID-19 “se volverá a retomar niveles similares. Incluso, eso acontecerá en el mercado local, porque la realidad de un repunte económico contribuirá para ello”.

Lucas también considera que algo así va a suceder, porque ahora “se han apagado muchas llaves de luz y si China ya prendió las suyas a los tres meses algo similar puede llegar a suceder en Inglaterra, Alemania, Italia y España y eso contribuirá para empezar a emerger de la crisis”.

El presidente de la AUF, Ignacio Alonso, opinó, por su parte, que el “mundo tendrá un cambio muy grande. Se vienen otros niveles de precio y renegociaciones de contratos vigentes. Todos tendrán que aceptar que empieza otra era”.

Es bien claro que es imprescindible que la pandemia del coronavirus esté absolutamente controlada en todos los rincones del planeta para que el deporte recupere su fuerza económica y su ritmo a la alza.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados