DEFENSOR SPORTING

El "Coto" Correa se va a extrañar

“Fue una decisión del entrenador y no me gusta incomodar”, dijo el defensa que era el gran referente del plantel violeta

Fundamental
Fundamental. Así era Nicolás Correa en Defensor Sporting: dentro y fuera de la cancha. Foto: archivo El País.

"¡Coto, no puedo creer que te vayas! Gracias por todo, por lo que me hablaste, por lo que me enseñaste”. El mensaje es de uno de los juveniles violetas a Nicolás Correa, que siendo referente del plantel de Defensor Sporting, no seguirá en el club.

Y no fue el único, hasta algunos juveniles que aún no han ascendido a Primera División le escribieron lamentando su partida. Y fue con la cantidad de mensajes que a Correa le comenzó a caer la ficha de que no seguiría en el club en el que había imaginado retirarse campeón.

“Yo soy un obrero del fútbol y estas son las reglas del juego. La idea de ellos era que me quedara, pero con otras condiciones. Pero para mí la dignidad y el respeto no se transan”, explicó el “Coto” desde Salto, donde disfruta de unas vacaciones familiares.

Aunque prendía el celular solo de noche, en los últimos días estuvo un poco desbordado de tantos mensajes que recibió. Algunos que lo sorprendieron. Gente del fútbol, como por ejemplo el árbitro Andrés Cunha. “Se ve que algo bueno hice. Debe ser por lo que hicimos en Defensor Sporting. Va a ser difícil olvidar lo que conseguimos con Eduardo Acevedo: salir campeones del torneo Apertura y pelear de igual a igual con los grandes”, reconoció el defensa, que jugó en dos etapas en el equipo del Parque Rodó: en el 2014, cuando los violetas llegaron a las semifinales de la Copa Libertadores con Fernando Curutchet, y en las últimas tres temporadas. Es tan noble el “Coto”, que cuando se fue Andrés Lamas y Acevedo el dio la cinta de capitán, él se la pasó a Cardacio.

“Me dijeron que ya no iba a ser prioridad y que no era del gusto del técnico. Hablé con Fleurquin y me dijo que era una decisión del entrenador. Son gustos y son decisiones. Yo no quería incomodar. No quería que un técnico que no quería contar conmigo estuviera incómodo. Preferí dar un paso al costado. No quiero ser una molestia para nadie”, agregó el zaguero, a quien le dijeron que si se quedaba le iban a rebajar el sueldo.

“Yo sé que el club está en una situación complicada, pero están las formas, los modos. Cuando hay muchos peros, es mejor dar un paso al costado. Prefiero ganar menos, pero estar en un equipo donde me quieran. Yo adoro a Defensor Sporting y tengo una gran relación con todos los funcionarios, en el Complejo y en el Franzini. Siempre le doy una mano a los utileros, pero porque soy así. Me criaron así mis padres”, contó quien era siempre el primero en llegar al Franzini y el último en irse. Se quedaba mucho rato estirando en la cancha.

“Yo tenía la ilusión de retirarme campeón en Defensor Sporting, o consiguiendo cosas importantes. No fue posible y ahora buscaré otro club”, admitió quien ya ha recibido varias ofertas de equipos del medio, posibilidades de un equipo importante de Bolivia y sondeos de Argentina, donde ya defendió a Unión de Santa Fe, Arsenal de Sarandí y Gimnasia y Esgrima de La Plata.

Cotitos
Vacaciones. Ayer en Salto con sus dos hijos, Lucas y Renzo. 

“El primero que me llamó fue (Ignacio) Durán, el presidente de Rampla Juniors y se lo agradezco. Y hay otros equipos. Si se dan las condiciones puede ser lo de Bolivia, pero hay que ver. También hay alguna chance de Argentina. Tengo que pensar en los niños, que son los que sufren”, afirmó refiriéndose a sus hijos Lucas y Renzo.

“Tengo 35 años y me siento bien. No estoy para retirarme. Hasta que las piernas aguanten voy a seguir. Je. Nunca pretendí ser titular indiscutido”, afirmó y destacó la importancia que siempre tuvieron para él sus compañeros. 

El “Coto” es fuerte. Siempre lo fue. Quedó claro cuando a los 13 años lo dejaron libre de Liverpool y se iba al Prado donde sabía que entrenaban y los miraba desde el otro lado y hacía solo los mismos ejercicios. “Estoy tranquilo. Soy fuerte, pero me empezó a caer la ficha con los mensajes, sobre todo los de los juveniles. Se los mostré a mi señora y le dije que eso es lo más importante para mí. Y no tiene precio. Muchas veces he hecho de padre, más con ellos que con mis propios hijos”.

El “Coto” se va a extrañar mucho en el Franzini y en el Complejo Arsuaga. Y no sólo por la música, pues era el encargado de ponerla. No ponía la que le gusta a él, sino la del momento, la que escuchan los jóvenes. Sólo cuando se juntaba con las cocineras en la concentración ponía la música de Cotopaxi, el grupo de su padre al que le debe su apodo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)