PEÑAROL

Una costumbre: no perdió ni un clásico en 2018

En el año, el aurinegro se fue invicto ante Nacional: tres triunfos y dos empates

Foto: Fernando Ponzetto.
Foto: Fernando Ponzetto.

Una costumbre a lo largo de todo este año. Peñarol y Nacional disputaron cinco clásicos y el mirasol puede sacar pecho, porque no perdió ninguno. Ganó tres y empató dos y encima dos de esos triunfos significaron dos vueltas olímpicas frente al tradicional rival. Marcó nueve goles y solo le anotaron cuatro.

Se impuso en el amistoso de verano, en la Supercopa Uruguaya y ayer en la final del Campeonato Uruguayo. Solo igualó en los compromisos de los dos torneos cortos: Apertura y Clausura.

Además, si se tiene en cuenta solo choques oficiales, la racha es mucho más favorable para los aurinegros porque viene desde algunos años atrás...

Concretamente, la última derrota ante Nacional data del 14 de junio de 2015 cuando en alargue perdió la final del Uruguayo en el recordado partido que terminó suspendido a falta de siete minutos por el ingreso de la ambulancia. Si lo llevamos puntualmente a los 90 minutos, la última derrota ante los tricolores ocurrió el 9 de noviembre de 2014 con el recordado tiro libre del “Chino” Recoba en la hora.

De aquel clásico del 2015 a esta parte, se disputaron ocho enfrentamientos de carácter oficial, por los puntos. En total, el aurinegro se impuso en tres e igualaron los restantes cinco.

Esta racha, en parte, también valoriza mucho más al actual plantel carbonero. Absolutamente todos los futbolistas tienen números positivos ante el tradicional rival y en la mayoría de los casos, algunos ni siquiera conocen la derrota en lo que refiere a clásicos oficiales. Se les hizo una costumbre.

El verano también fue en dos colores

El primer mano a mano del año fue para Peñarol. Era un encuentro amistoso, pero también vale para fortalecer desde lo futbolístico. Fue triunfo 2-0 con tantos de Fabricio Formiliano y Gabriel Fernández. El resultado pudo ser aún mayor de no ser por la falta de puntería.

El "Toro" Gabriel Fernández festeja el gol de Peñarol en su debut clásico. Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

La primera Supercopa Uruguaya se fue directo a Los Aromos

Lo pasó por arriba. No tuvo piedad. Con goles de Fidel Martínez, el “Cebolla” Rodríguez y Maximiliano Rodríguez se quedó con la Supercopa. Arrancó el año con dos clásicos adentro y un título oficial bajo el brazo.

Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

En el Torneo Apertura le faltó poco para llevarse la victoria

Comenzó ganando con el gol del “Cebolla” Rodríguez de tiro libre, pero se le escapó el triunfo sobre el final del encuentro. Fue el único clásico del año que, de alguna manera, le dejó un sabor amargo.

Foto: Marcelo Bonjour
Foto: Marcelo Bonjour

En el Clausura lo empató en el final y mantuvo la ventaja

El cabezazo salvador de Lucas Viatri a ocho minutos del final sirvió para llegar a la igualdad y también para mantener la ventaja sobre Nacional en el Clausura. A diferencia del anterior clásico, ese empate dejó una mejor sensación en los aurinegros.

Foto: Nicolás Pereyra
Foto: Nicolás Pereyra

En el cruce más caliente, lo ganó de atrás y festejó el título

La frutilla de la torta. Iba perdiendo, llegó al empate gracias a Formiliano y estiró el partido al alargue. En tiempo suplementario, lo ganó física y futbolísticamente. El gol del penal del “Cebolla” fue el golpe de knock out para un año que tuvo a los clásicos en dos colores.

El "Cebolla" en pleno festejo con Formiliano y Maxi Rodríguez. Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)