URUGUAYOS

"Costó llegar hasta acá; por eso valoro más todo lo que tengo"

Martín Campaña, que es ídolo en Independiente, cuenta su orgullo de haber atajado frente a Brasil y Francia.

Foto: AFP
Martín Campaña celebrando la consagración de la Suruga Bank con el "Rojo". Foto: AFP

Martín Campaña llegó hace casi tres años a Independiente. Ese tiempo le alcanzó para convertirse en ídolo de la hinchada del Rojo. No en vano es el único jugador que tiene una marca personal, Campi, creada a instancias del departamento de marketing del club.

El arquero acaba además de cumplir el sueño de pararse bajo los tres palos celestes y lo tuvo que hacer ni más ni menos que ante Brasil y el campeón del mundo, Francia. Y a pesar de que los resultados no fueron buenos para el equipo de Tabárez, el fernandino cumplió con creces.

EL CAMBIO. Vivir en Buenos Aires no le resultó fácil al principio, ni tampoco pasar del Franzini a Avellaneda, pero los compañeros uruguayos que estaban en el club cuando llegó resultaron fundamentales.

“Es un cambio muy grande. Vivo en Puerto Madero, que me queda a 15 minutos del entrenamiento, pero cada vez que tengo que salir al centro o voy a un shopping a pasear ahí sí me doy cuenta lo que es Buenos Aires. Una ciudad muy grande, con muchísima gente y mucho tránsito en la cual para hacer veinte cuadras podés demorar una hora”, contó el arquero en el hotel Scala, ubicado en Bernardo Irigoyen (pegado a la 9 de julio), donde concentra el plantel de Independiente.

“Al principio, cuando llegué, estaban el ‘Cebolla’ Rodríguez, el ‘Viruta’ Vera y el ‘Torito’ Rodríguez y pasaban a buscarme para ir al entrenamiento. Me acoplé muy rápido al grupo por ellos, si no creo que me hubiese costado mucho más. Cuesta desprenderse de la familia, de los amigos. Tengo una sobrina de dos años, Emilia, que me vuelve loco, pero la veo poco. Y hacer una vida afuera de tu país. Por más que estemos cerquita es una vida totalmente diferente”, agregó tras conversar un rato con unos hinchas que se acercaron al hotel a saludarlo.

Foto: @Lavozdeldiablo_
Foto: @Lavozdeldiablo_

EL CLUB. “En Independiente encontré un club en pleno crecimiento, que estaba haciendo los vestuarios nuevos. Hoy tenemos buenas canchas de entrenamiento y un estadio nuevo. Es un club que trabajaba bien y que contrataba jugadores todos los semestres. De esa forma el equipo creció mucho y hoy en día está siempre peleando ahí arriba. Pasar de Defensor a Independiente fue un cambio grande. Lo que más me llamó la atención al principio fue la repercusión que tenían los partidos, tanto si andás bien como si andás mal”, explicó y contó cómo es Ariel Holan como entrenador.

“Es un técnico muy pensante, un estratega que trata de que el equipo salga siempre por abajo y que analiza mucho los rivales para cada partido. Nos ha ayudado mucho a crecer individualmente. Es serio, pero alegre a la vez. Es muy emocional y transmite lo que piensa y siente. Si el partido salió bien, está muy contento; y si no fue un gran partido, se le nota muchísimo”.

Foto: AFP.
Foto: AFP.

CELESTE. Los amistosos frente a Brasil y Francia fueron una oportunidad que Campaña había esperado mucho. “Fue un crecimiento muy grande en la carrera. Antes de los partidos me preguntaba si estaba preparado para jugar contra esos rivales., contra los mejores jugadores del mundo. Tenía mucha confianza, he trabajado toda mi vida para jugar algún partido en la selección, pero también una gran incertidumbre. Y después del partido me quedé muy contento con el rendimiento personal, por más que no pudimos ganar. Estar preparado para ese momento fue muy importante para mí”, dijo sobre una camiseta celeste que ya había vestido en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Y fue convocado a la mayor después de la Copa América de Chile 2015.

Las mejores imágenes del duelo entre Uruguay y Brasil en Londres. Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

MUSLERA, EL TITULAR. A pesar de haber demostrado que estaba a la altura de enfrentar a rivales cono Brasil y Francia, Campaña sabe que el titular es Muslera. “Todos sabemos lo que es Fernando. Además, de arquero juega uno solo y es mucho más difícil que lo cambien. Para Uruguay es bueno que haya buenos arqueros. Demostré que estoy preparado, pero el arquero titular es Fernando por lo que ha hecho. Y hay que respetarlo porque le ha dado cosas importantes a la selección. Yo trabajo para rendir cuando me toque y además solo ser convocado a la selección es un orgullo, donde nos toque. Se disfruta de un gran grupo y de la calidad humana de jugadores como Suárez y Cavani, que son de los mejores del mundo y están ahí como uno más. Más allá de lo que corren y meten en todos los partidos”.

Tras los dos amistosos disputados en Europa, Muslera lo llamó para felicitarlo. “Estuvimos hablando, ya lo habíamos hecho antes cuando su golpe en la cabeza. Tenemos una muy buena relación. Me dijo que había estado muy bien. Estaba contento y eso es muy importante en un colega”.

Foto: Archivo El País
Foto: Archivo El País

Tuvo que sacar “caca de vaca” para poder entrenar.

Hijo de un arquero, siguió sus pasos aunque a su padre le hubiera gustado que no lo hiciera. “En Maldonado, de chiquito en Atlético Fernandino donde hice el baby, ya iba al arco. A mi padre al principio no le gustaba mucho porque sabía lo que era el puesto. Pero el técnico le dijo que me gustaba el arco y a partir de ahí me apoyó siempre”, dijo Campaña. Hizo las formativas en Defensor, pero fue en Deportivo Maldonado donde debutó en Primera División. “Costó bastante. Estuve en Defensor hasta Cuarta y luego fui dos veces a préstamo: a Atenas y a Deportivo Maldonado. Luego, como no podía ir otra vez a préstamo, Defensor me dejó libre y me fui a Cerro Largo. Había buenos arqueros en ese momento: Martín Silva, Yonathan Irrazábal, el ‘Gato’ Rodíguez y Juan Castillo. Era muy difícil debutar en Primera”.

Martín Campaña con la camiseta de Cerro Largo. Foto: Archivo El País.
Martín Campaña con la camiseta de Cerro Largo. Foto: Archivo El País.

Después, de Cerro Largo estuvo a punto de ir a Peñarol, pero terminó jugando en Racing. “Un día me llamó el presidente de Cerro Largo y me dijo que estaba todo arreglado en Peñarol, pero el día antes que me tenía que presentar en Los Aromos el pase se cayó. Entonces iba a ir a Rampla porque Lucero Álvarez se marchaba, pero no lo hizo y terminé en Racing. Estaba Contreras, que andaba muy bien y no tuve continuidad, así que volví a Cerro Largo. “Hubo cosas difíciles, aunque capaz que en el día a día no te dabas cuenta. Pero en Deportivo Maldonado no sabíamos ni dónde íbamos a entrenar, o en Cerro Largo no nos pagaban y nos dejaban debiendo. O ir a entrenar y tener que sacar la caca de la vaca de la cancha para poder entrenar. En el momento lo hacés con mucho amor propio porque estás comprometido con el equipo y por hacer las cosas bien, pero después, cuando estás acá en Independiente, disfrutás y valorás mucho más todo lo que tenés”.

“Lo mejor que tengo es la tranquilidad que doy”.

Ganar la Sudamericana con independiente, el club con el que tiene contrato por tres años más, fue lo más importante de su carrera. Sobre todo porque les tocó una final muy difícil en Maracaná. “Lo mejor que tengo como arquero es la tranquilidad que le transmito a mis compañeros. Y en lo técnico me considero muy bueno en el mano a mano”, tal como demostró frente a Mbappé en el amistoso con Francia. “Me la jugué bastante al salir a achicar porque podía haber sido penal, pero me tengo mucha confianza en eso”, dijo quien estuvo charlando y bromeando con Nández antes del partido entre Independiente y Boca y quien no oculta, además, su sueño de jugar en Europa.

Cerro Largo fue muy importante para Campaña, no sólo porque le dio la posibilidad de mostrarse en Primera División. El equipo hizo un gran año, clasificó a la Copa Sudamericana y gracias a sus buenos rendimientos en el equipo arachán fue a los Juegos Olímpicos y volvió a Defensor, que le compró el pase y luego lo catapultó a Independiente.

Pero también porque allí conoció a su pareja Valentina. Fue en un baile en Melo a través de amigos en común. “Nos fuimos conociendo y se fue dando. Fue bastante impensado, yo tenía 19 años y me gustaba la vida de soltero. Hoy me gusta la vida en pareja. Llevamos diez años juntos y nos vamos a casar a fin de año”. Por ahora no hay planes de hijos. “Tenemos muchos amigos que tienen hijos y cada vez que nos juntamos nos damos cuenta que por ahora queremos seguir disfrutando de la pareja”.

Valentina lo acompañó a Buenos Aires, pero cada tanto cruzaba el charco para seguir con sus estudios. Se acaba de recibir de fisioterapeuta, lo que tiene muy orgulloso al arquero. “Hizo mucho esfuerzo, yendo y viniendo, pero no me hace un masaje ni en broma”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)