MINUTO 93

Cortaba el bacalao en Nacional

SILVIA PÉREZ 

Silvia Pérez - columna de opinión

Era hosco y muy seco en el trato. Pero detrás de esa caparazón se escondía un hombre muy sensible. Que se preocupaba por los demás e intentaba ayudar siempre. Y que mantenía, a pesar de ser una eminencia reconocida a nivel mundial, un perfil muy bajo. Hace unos años, cuando cubría Nacional para Ovación, iba todos los días a Los Céspedes. Cada vez que Suero entraba a la cocina del complejo salía con un trozo de torta o algo para mí. Los demás periodistas se extrañaban porque lo tenían como un ser hasta un poco antipático. En esa época empezó a correr el rumor de que Joe Bizera iba a llegar al club. Se lo pregunté a Suero y su respuesta fue: “Si entra Bizera por esa puerta, salgo yo”. Pero como los dirigentes de ese momento aseguraban que el defensa iba a llegar me animé a apostar con el doctor. Una cena, que él ganó pero su caballerosidad impidió que yo pagara la apuesta. Es cierto que la opinión de Gallardo, el técnico de entonces, fue la que más pesó para que Bizera no llegara. Pero la de Suero influyó. Porque era mucho más que un médico en el club. Cortaba el bacalao.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)