francia

Con el corazón en Salto todo el día

En una entrevista con la revista Sport & Style Edinson Cavani confesó los deseos de volver siempre a sus costumbres y habló de las críticas a su juego.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Edinson Cavani y su grito de gol para el 1-0 en Santiago. Foto: AFP

“Siempre quiero ir a mi casa, a mis costumbres, a los lugares que he viajado de niño y que son imposibles de olvidar”. La frase, con la que demuestra su interminable nostalgia por la tierra que lo vio nacer, pertenece a Edinson Cavani. En una entrevista concedida a la revista Sport & Style del diario francés L’Equipe, Cavani habló de sus raíces, de las críticas y de su espíritu de lucha.

La nostalgia siempre está presente, pero Cavani acepta que eso venga incluido con el deseo de progresar en el fútbol. “Muchos futbolistas son nostálgicos. Se ha convertido en algo normal en nuestro carrera, especialmente si existe el deseo de hacer cosas importantes en la vida, para uno y para su familia. Hay que adaptarse para seguir adelante y tener la carrera que se sueña desde la infancia. Debemos aceptarlo. Aún así, no pasa un día sin que yo no piense en mi ciudad, mis amigos y mi familia. Honestamente, siempre quiero ir a mi casa, a mis costumbres, a los lugares que he viajado de niño y que son imposibles de olvidar”.

El delantero uruguayo admitió que la adaptación a Italia fue más sencilla, pero dejó en claro que él eligió Francia. “El uruguayo, no sé si este es el caso para todos los sudamericanos en general, tiene una gran capacidad: se adapta a las situaciones. Creo que debido a que somos una nación formada por una multitud de inmigrantes que tuvo que salir de su país y acostumbrarse a una nueva vida, nacemos con esa cualidad que hace que, ante la adversidad, intentamos adaptarnos. Yo tenía un poco menos de problemas en Italia porque realmente tenemos mucho en común con la cultura italiana. Diría que gran parte de nuestra cultura se modela sobre las culturas italiana y española y, por esta razón, me ha sido más fácil. Cuando llegué a Francia sentí el cambio. Fue un poco más difícil aquí pero bueno, me adapto porque sé por qué vine aquí. Trabajar para mi familia, para nuestro futuro, para lo que quiero ser: un jugador profesional de fútbol”.

Foto: EFE
Foto: EFE

En cuanto a las críticas que ha recibido por su juego, Cavani remarcó que hay diferencias grandes entre quiénes se las hacen. “Leí una frase que dice: ‘cuando las cosas se ponen difíciles, funciona mejor para mi’. Empecé a pensar en esta frase. Creo que se aplica a mí. Cuando las cosas se ponen difíciles y tenés éxito a pesar de todo, es algo que sienta bien y halaga. Tenés esa maravillosa sensación de ser capaz de cambiar las cosas. En mi caso, sé que existe la crítica y siempre existirá. No es posible que todos los comentaristas o los espectadores aprecien la forma en que juego. Además, no son todos jugadores de fútbol, por lo que no todos pueden dar una opinión objetiva. Observan el fútbol de otra manera. Siempre digo que cuando la crítica viene de un ex jugador, alguien que ha jugado durante años a un nivel muy alto dejo de hacer zapping y escucho. Escucho porque sé que esto es una opinión objetiva, por una persona que conoce las diferentes sensaciones que se pueden experimentar. No estoy tratando de crear polémica, pero para mí significa mucho más que cuando se trata de aquellos que estudian el fútbol. El fútbol puede ser un campo de estudio, hay muchos libros, pero creo que se aprende mejor cuando lo jugamos”.
En la entrevista concecida a la revista de L’Equipe, Cavani también habló sobre la mentalidad que tienen los delanteros. “Creo que el atacante es... para la gente, los aficionados, e incluso los compañeros de equipo, un poco egoísta. Tenemos esta reputación a pensar sólo en la anotación, siempre, sin importar la situación, pero es nuestro trabajo, lo que hemos hecho, es por eso. Tenemos en la sangre la virtud de querer y desear el gol todo el tiempo. Creo que este egoísmo es más fuerte que nosotros”.

A Cavani no le gusta que se juegue con un solo delantero y tampoco quiere encasillar funciones por puesto determinado. “No me gusta el único delantero, tampoco el antiguo perfil, de veinte o treinta años, donde cada uno juega su parte y que el atacante estaba allí sólo para terminar las jugadas. Me gusta el trabajo en equipo donde el atacante tiene que ir a la defensiva, la estrategia colectiva en bloque. No estoy aquí sólo para terminar una acción”.
Consultado por el mejor consejo que recibió en la vida, expresó: “Si hablamos de la vida en general, la forma en que mi familia me crió. En la actualidad, tengo la impresión de que ciertos valores se pierden y todo gira en torno al dinero. Mi familia me enseñó a trabajar duro, nunca me rindo, y me enseñó a ser una buena persona. Trato de seguir estos consejos y tener estos valores inculcados en mí por mis padres para seguir adelante”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)