desde el arco

Con el corazón en la boca

JOSÉ MASTANDREA

JOSÉ MASTANDREA
JOSÉ MASTANDREA

Se terminó el Clausura con una última etapa no apta para cardíacos, con partidos en simultáneo que definían posiciones claves: el ganador de la Anual y los clasificados a la Libertadores y a la Sudamericana.

Claro, fiel a la costumbre de los uruguayos, fue imposible que los cuatro partidos en donde se jugaban posiciones importantes comenzaran en hora. Ni siquiera se intentó, pero el dramatismo igual se mantuvo hasta el último pitazo, que fue en el Estadio Olímpico, donde Rampla Jrs. y Cerro igualaron 2 a 2.

Mientras tanto, en el Franzini y en el Saroldi estaban las miradas de casi tres millones de uruguayos. En esos dos escenarios se jugaba la tabla acumulada, la ventaja para encarar las finales por el título.

La emoción recorrió los dos escenarios, pero terminó dejando todo tal como estaba. Peñarol sufrió, pero ganó de atrás y con un hombre menos, y Nacional venció sin zozobras a un Danubio que en el segundo tiempo casi ni llegó al arco de Conde. La Tabla Anual lo dice todo. Hubo una diferencia abismal entre los grandes y el resto. La brecha parece agrandarse cada vez más, pero pese a ello, la emoción sigue intacta y cualquiera le puede ganar a cualquiera. ¿O no?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)