ARGENTINA

La Copa vuelve a La bombonera 21 meses después

Tras unos largos 21 meses, el templo xeneize se viste de gala para la segunda fecha del torneo continental que más lo obsesiona y enfrente estará Junior con un condimento extra: Teo Gutiérrez.

La Bombonera. Foto: Archivo El País.
Esta noche volverá la Copa Libertadores de América a La Bombonera. Foto: Archivo El País.

Tuvieron que pasar 629 días para que Boca vuelva a jugar por la Libertadores en la Bombonera. El templo que late más fuerte en las noches de Copa se vio obligado a guardar silencio internacional durante 2017 y está listo para este nuevo gran desafío, frente a Junior , de Barranquilla, con un condimento extra: Teo Gutiérrez .

Son casi 21 meses, pero para Boca ese tiempo puede ser una eternidad. Por caso, de aquel equipo que cayó 3-2 en las semifinales de la edición 2016 frente a Independiente del Valle, de Ecuador, el 14 de julio de 2016 (y que dilapidó su chance de disputar la serie decisiva) sólo se repiten tres nombres: Leonardo Jara, Pablo Pérez y Cristian Pavón. De esos once hay otros dos que siguen en el plantel y esta noche no juegan: Frank Fabra y Carlos Tevez . Aunque el dato precisa varios asteriscos.

El primero, y más llamativo, se enfoca en los casos de Pavón y Tevez. Mientras el Nº 7 inició esa noche una asombrosa racha que hoy llegará a 62 partidos consecutivos como titular, el Apache, en cambio, emigró a fines de 2016 y regresó a comienzos de 2018. Además, mientras la joven promesa marcó entonces los dos goles xeneizes ante los de Ecuador, fue ovacionado en esa jornada triste, más tarde disputó los Juegos Olímpicos de Rio y en la actualidad mantiene firmes sus ilusiones de ir al Mundial de Rusia, Tevez tuvo una actuación para el olvido (hasta evitó patear un penal, que despilfarró Nicolás Lodeiro), casi de inmediato se pidió una cuestionada licencia, vivió en China durante todo 2017, regresó en enero, expresó su deseo de volver al seleccionado y, finalmente, fue una sombra en el partido más importante en lo que va del año: la Superfinal frente a River. "Sueño con ganar la Libertadores. Si la llego a ganar, me retiro a lo grande. Porque después no me queda nada por qué luchar. La deseo y me quita el sueño", dijo el Apache hace unos días. Aunque por el momento, su desgarro en el sóleo de su pierna izquierda le impide pelear por el trofeo continental en el campo de juego.

Más allá de la comparación entre el Nº 7 y el Nº 23, entre aquella despedida dolorosa de 2016 y este primer encuentro copero de local que renueva las expectativas Boca vivió otros cambios.

El arco dejó de ser propiedad de Agustín Orion y pasó por las manos de Guillermo Sara y Axel Werner, antes de llegar a otro Agustín, Rossi, que si bien no es el homónimo que querían los Barros Schelotto (Marchesín), cuenta con la confianza de los Mellizos.

La zaga central (entonces Daniel Cata Díaz y Juan Insaurralde), mutó a Paolo Goltz y Lisandro Magallán, aunque en el medio también ocuparon ese puesto Santiago Vergini y Fernando Tobio. Andrés Cubas y Fernando Zuqui, compañeros de Pablo Pérez en el medio frente a Independiente del Valle, hoy forman parte de los planteles de Defensa y Justicia y Estudiantes de la Plata, respectivamente. Lodeiro, en tanto, expresó a comienzos de 2018 sus intenciones de volver, pero su voz no tuvo eco en Brandsen 805 y permanece en el Seattle Sounders, de la MLS de Estados Unidos.

Hinchas de Boca en la Bombonera. Foto: Reuters
Hinchas de Boca en La Bombonera, que hoy volverá a tener Copa Libertadores de América.

Sorprende otro dato de aquella derrota frente a los ecuatorianos: Darío Benedetto fue suplente (ingresó a los 8m del ST por Cubas cuando el partido estaba 1-3 y la serie 2-5), al igual que Walter Bou (entró 9 minutos después que el Pipa, por Pablo Pérez, con el encuentro sentenciado).

El hecho que Guillermo Barros Schelotto permanezca en el cargo no es algo que haya sido frecuente en la gestión Angelici. Ni Julio Falcioni (22 meses, los últimos 12 con el empresario de los bingos como presidente), ni Carlos Bianchi ni Rodolfo Arruabarrena (18 meses cada uno) duraron más que el Mellizo, que acumula 25 meses en el banco azul y oro, y sabe que la Copa Libertadores es el gran objetivo de la entidad de la Ribera.

La presencia desde el inicio de Emmanuel Mas como lateral por izquierda y de Cristian Espinoza y Ramón Abila en la zona de ataque son los tres nombres que sobresalen de los probables once que tiene en mente el Mellizo para recibir a Junior. De confirmarse el equipo que ayer paró Barros Schelotto en la práctica realizada a puertas cerradas en el Complejo Pompilio, Mas ingresará por Frank Fabra, Wanchope por Bou y Espinoza por el lesionado Tevez, al tiempo que Emanuel Reynoso, de muy buen desempeño ante Talleres, mantendrá su lugar en el primer equipo, en lugar del uruguayo Nahitan Nández, que debe cumplir tres fechas de sanción que arrastra de su pasado en Peñarol.

"Volver a Japón", la propuesta en la plataforma de Daniel Angelici cuando todavía no era presidente de Boca, en 2011, sigue siendo una frase incómoda para el dirigente. Que sabe que se le agotan las chances de cumplir su palabra, que será este año, el próximo, o no será.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º