Danubio

En la Copa reforzó el sueño del Clausura

Danubio recogió experiencia afuera, para triunfar en casa.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Triunfo enorme. Danubio logró una victoria de grande.

Aquella noche del 19 de febrero, la del debut en la actual edición de la Libertadores, con todo lo que implicaba marketineramente la visita de San Lorenzo del Papa y Tinelli al Centenario, Danubio empezó a construir a fuerza de fútbol un sueño que tenía ribetes que lo hacían inalcanzable. Por la calidad de los rivales, y la realidad del fútbol uruguayo en la competencia internacional.

Sorprendió con su juego, pero se quedó sin piernas. Perdió 2-1 ante los argentinos, en el final. Luego sufrió a Corinthians de local y de visitante, y a Sao Paulo en Brasil. Ya son cuatro derrotas, dos goles a favor, 12 en contra, quedar último en el grupo 1 de la Copa, y ruborizarse por el lugar en la tabla, pero, al mismo tiempo y, lo que menos se ve pero es lo más importante: el franjeado consiguió ese ritmo que solo se logra en las competencias de nivel y que sirve como trampolín para ser diferente en el torneo local.

Por el ritmo que le dio la Copa, por el carácter de "grande" que comenzaron a moldear en el espíritu de sus planteles los éxitos que logró el equipo de Maroñas en las últimas décadas y la confianza que brindaron tantos triunfos, firmó ayer uno de esas victorias que marcan.

Desde la estrategia de Ramos a las fortalezas anímicas de los jugadores, Danubio construyó ese éxito que adquirió valor agregado porque los jugadores no concentraron, a expreso pedido del DT que dijo que le quiere jugar con todos en igualdad de condiciones. Si no concentran para enfrentar a sus "pares", tampoco a los grandes. Por aquello que tanto reclama Danubio, cuando tiene que ir a todas las canchas.

Al fin y al cabo, en este Clausura, Danubio disfruta después de tanto sufrir en la Copa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)