Desde el Arco

La Copa, se mira y no se toca

Está fenomenal, al menos en lo previo, la idea de crear una American Champions League con 64 equipos y millones de dólares en premios.

JOSÉ MASTANDREA

Claro, no es oficial, es sólo una idea que tiró un grupo de empresarios pero que sacudió el ambiente del fútbol por las cifras manejadas (cinco millones de dólares sólo por participar) y la jerarquía de los clubes que la integrarían.

Hasta ahí, todo fenómeno. Pero (siempre lo hay) a los dirigentes uruguayos, tanto a Eduardo Ache como a Juan Pedro Damiani, no les convenció que esta Champions dejara de lado la histórica Copa Libertadores.

Y está bien. La Libertadores debe ser intocable. Y quizás, si es que prospera la idea de este mega-torneo continental, hasta podría jugarse como se jugó a partir de 1966, con los campeones y vicecampeones de cada país.

Sería volver a sus orígenes y también a que los participantes fuesen equipos de peso, de tradición y jerarquía.

Ojalá se venga la Champions pero sin desmedro de la Libertadores. Las páginas más gloriosas de los grandes de Uruguay están escritas en ella.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)