COPA AMÉRICA

La Copa y el invicto en casa

Hace 21 años, Uruguay volvía a ser el Rey de América y evitaba un Centenariazo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Enzo Francescoli

Aquel atardecer del 23 de julio de 1995, quedará por siempre en la retina de los uruguayos. De los que estaban en las tribunas del Estadio Centenario, y de los millones que siguieron las alternativas de la final de la Copa América entre Uruguay y Brasil.

Los norteños, a su manera, soñaban con tener su propio Maracanazo en Montevideo. Pero no. La Celeste mantuvo su invicto de local y logró una nueva Copa para sus vitrinas ante el delirio de 70.000 almas.

El partido había terminado igualado 1-1 (Tulio y Bengoechea) y hubo que recurrir a tanda de penales. Y allí afloró la clase de los celestes, que no fallaron y lograron el cetro ante los brasileños.

Uruguay, dirigido por Héctor "Pichón" Núñez, alineó a Fernando Alvez en el arco; Gustavo Méndez, Eber Moas, José Herrera, Tabaré Silva (35 Edgardo Adinolfi), Diego Dorta (45 Pablo Bengoechea), Álvaro Gutiérrez, Gustavo Poyet, Daniel Fonseca (45 Sergio Martínez), Enzo Francescoli y Marcelo Otero.

Brasil, dirigido por Mario Zagalo, formó con Taffarel, Jorginho, Aldair, André Cruz, Roberto Carlos, Dunga, César Sampaio, Juninho Paulista (79 Beto), Zinho, Edmundo y Tulio.

En los penales, anotaron Francescoli, Bengoechea, Herrera, Álvaro Gutiérrez y "Manteca" Martínez.

LA CAMPAÑA.

Ganó 4 e igualó 2.

La campaña Celeste fue de las mejores a lo largo de la historia ya que no perdió un solo partido en la Copa y además, mantuvo su invicto jugando como local. Uruguay, en su grupo, goleó 4-1 a Venezuela, luego ganó 1-0 a Paraguay, e igualó con México 1-1 en el cierre. Después, venció a Bolivia 2-1 en Cuartos de final, a Colombia 2-0 en semis y a Brasil (1-1) por penales en la final.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)