FÚTBOL

La convertibilidad según Messi

El jugador mejor pago del mundo recibió el año pasado 65 millones de euros entre lo que acumuló por el fútbol y la publicidad. En el juego de las equivalencias permite dimensionar su fortuna.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación/GDA.

El dato excede los elogios de los fanáticos de su magia y las críticas de los maradonianos sobre su "frialdad" europea. Ignora el Balón de Oro que este año, por segunda vez, le arrebató su rival del Real Madrid Cristiano Ronaldo. Y ahoga (o ayuda) la tristeza de la frustración en la final de la Copa del Mundo disputada en Brasil. Lionel Messi fue el futbolista que más facturó en 2014.

El rosarino percibió como sumatoria de su contrato, acuerdos de publicidad y premios, un monto de 65 millones de euros (unos US$ 71,5 millones) en ese período. En términos más gráficos para la mayoría de los trabajadores que cobra menos de 5500 pesos al mes en la Argentina, Messi obtuvo tanto dinero como para comprar 209 Ferraris 0 km a precio español. Uno detrás de otro, la línea de vehículos rojos -si opta por su color favorito- se extendería cerca de un kilómetro. En cambio, si optara por una opción más sofisticada, necesitaría una cochera menos espaciosa para guardar 16 Lamborghini Veneno Roadster, uno de los autos más caros del mundo. Pero si prefiriera un modelo popular, podría adquirir unas 5466 unidades de Gol en el mercado interno, sobre la base de datos de Acara y un promedio del precio de un Gol Trend 1.6, 5 puertas en 2014.

En el ámbito futbolístico, la cifra que ubicó al máximo goleador de la liga española a la cabeza del ranking de los mejores pagos de la revista France Football supera en un 18% el total de ganancias del Barça en el año fiscal que cerró en junio último, contrasta Mariano Sardáns, CEO de la gerenciadora de patrimonios FDI. Según sus cálculos, el crack no sólo sobrepasó al club catalán, sino que recibió 175 veces más que los US$ 408.000 que cobró en 2014 el presidente de los Estados unidos, Barack Obama.Messi tiene un indiscutible talento con la pelota. De haberlo tenido en la actuación, su cuenta podría haberse acercado a la que cerró en diciembre: El Lobo de Wall Street le rindió US$ 25 millones a Leonardo DiCaprio. Al delantero blaugrana le pagaron 20 millones de euros (US$ 22 millones) por una temporada.

Si hubiera desembarcado en Ezeiza con el total de la cosecha de 2014 -y valga sólo de ejemplo ilustrativo-, el astro del Barcelona hubiera necesitado 89 valijas como las de Antonini Wilson (en el modelo del venezolano, con US$ 800.000 cada una) y una mochila, para cargar sus ganancias.

Convertidos a pesos, aunque implique una operación poco recomendable en los tiempos que corren, los 715.000 billetes norteamericanos con el rostro de Benjamin Franklin se multiplicarían a 6,3 millones de papeles estampados con la imagen de Roca o de Evita, por un valor de $ 630 millones. Lo mismo podría recibir alguien que ganara casi cinco veces el pozo acumulado por estos días en el Loto. Pero suena imposible. Piénselo en una situación más corriente, como un atasco en el tránsito: por cada minuto que usted perdió embotellado cualquier día del año pasado, Messi ganó el equivalente a unos 1200 pesos.

Lo que la "Pulga", ganador de 21 títulos con la misma camiseta, acumuló el año pasado, es el presupuesto necesario para convertirlo en propietario de 18 departamentos de 500 m2, algunos de los 54 pisos de la torre Alvear, que se convertirá en un tiempo en la más alta y lujosa de la Argentina. De acuerdo con datos del mercado, el edificio en obra ostenta el valor más caro por m2, con un promedio de US$ 8000, suma que también Ronaldo y Neymar Jr. estarían en condiciones de afrontar. Los escoltas de Messi en la lista elaborada por la publicación francesa podrían invertir en quince y diez departamentos de las mismas dimensiones respectivamente, y aun así quedarían algunos metros vacantes para otros vecinos.

Imagine un duelo virtual entre los hipotéticos habitantes del edificio. Barcelona, con Messi y Neymar, contra el Real Madrid del portugués. El argentino sería anfitrión de un partido proyectado en una de las 7875 pantallas de 55" Full HD, jugado con una de las 57.273 consolas PlayStation 4 que llegaría a afrontar a valores locales. Si realmente fuera de otro planeta, Messi podría echarse en un sillón esponjoso a disfrutar de 662.773 años de suscripción a Netflix, calcula Patricio O'Gorman, coautor del libro Diginomics.

Existen comparaciones menos divertidas para hacer sobre la Argentina. Los millones que ganó el capitán de la selección en Cataluña, a un tipo de cambio contado con liquidación ($ 11,50 por dólar, al cierre), son equiparables a los haberes mínimos de casi 249.812 jubilados o pensionados que cobraron hasta diciembre 3231,63 pesos, dice Sardáns. Otra forma de verlo es contra las pérdidas anuales de Aerolíneas Argentinas, ante las cuales las ganancias de Messi representaron poco menos de la quinta parte.

El monto recibido por el futbolista elegido como el mejor jugador del mundial de Brasil admite una percepción distinta. Por caso, Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, incrementó su fortuna en una cifra similar a la que ganó Messi en todo el año, en algo menos de cuatro horas de 2014, calcula O'Gorman sobre la suba del valor de la acción y el porcentaje en manos del treintañero más rico del mundo. Pero a sus 27, y con una fortuna de 200 millones de euros, poco tiene que envidiarle

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados