PEÑAROL

Lo contó un pajarito

Valverde puede ser titular como al inicio del Apertura: el mismo pichón de gran jugador, 8 meses más maduro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Postal. En primer plano, Valverde; y algo más atrás, Rossi. Foto: Marcelo Bonjour

Por su visión de juego, en Tercera siempre lo utilicé de ‘doble 5’, suelto adelante del ‘5’ o como ‘10’ clásico, atrás de los puntas". (Robert Lima también fue entrenador de Valverde en la Pre Séptima de Peñarol).

Da Silva, franco y abierto, lo dijo de mañana en Los Aromos; tenía una sola duda para formar el equipo titular que mañana va a enfrentar a Rentistas por el Torneo Clausura: Federico Valverde o Diego Rossi, una ecuación a despejar que —es obvio— no gira en torno a dos nombres, sino a dos tipos de jugadores que cumplen distintas funciones, porque el primero es volante, mientras que el segundo es punta.

Sin embargo, después en la cancha principal del Complejo de Alto Rendimiento que tiene Peñarol en Solymar, el técnico paró un equipo en el que incluyó a Valverde y no a Rossi, lo que es una tendencia —o una señal— acerca de cuál puede ser su elección, pero no tiene carácter definitivo tampoco, como lo certificó nada más ni nada menos que Juan Ahuntchain, Gerente de Fútbol aurinegro, quien ya por la tarde comentó que "el Polilla seguía teniendo esa duda".

Igual, aunque aún resta el último trabajo de cancha que el plantel principal de Peñarol hará con vistas al partido de mañana contra Rentistas, a la distancia parece improbable que el entrenador cambie el rumbo de lo experimentado ayer en forma brusca.

Por eso, entonces, surge la reflexión de que, después de todo, si Valverde es titular, no se trata de tomar un examen de ingreso a Primera División en momentos donde Peñarol se está jugando la chance de ganar la Tabla Anual y también el Torneo Clausura, porque ya Pablo Bengoechea lo puso de titular en los dos primeros partidos del Torneo Apertura.

Es cierto, en esa ocasión el entrenador no volvió a incluir al juvenil desde el vamos y hasta lo volvió a bajar a la Tercera División, de donde lo rescató nuevamente Da Silva, para ponerlo 1 (ver tabla aparte) contra Racing y 33 frente a River Plate, en plena disputa del Torneo Clausura.

Nacido el 22 de julio de 1998, el botija que fue captado por Néstor Goncalves (h)de la Liga Montevideo de baby fútbol para la Pre Séptima de Peñarol, donde lo empezó a dirigir Robert Lima, que con el paso del tiempo lo tuvo a su cargo últimamente en Tercera, como si el "Bola" y el "Pajarito" hubieran ido ascendiendo juntos por la escalera de las divisiones inferiores, hoy sigue teniendo tan sólo 17 años, como cuando Bengoechea lo largó a la cancha en agosto de 2015, para el inicio del Torneo Apertura; pero a esa edad, por ahí, ocho meses y siete días son mucho.

En ese aspecto, Ahuntchain apuntó que "en una situación así, hay todo un aprendizaje, de todo: haber estado y después no estar, llegar y no mantenerte, eso ayuda a madurar, sobre todo en un caso como el suyo, que es un pibe muy inteligente, que se da cuenta y razona"; y luego agregó: "No hay que olvidar que le llegaron rápido las cosas, primero lo del pase al Real Madrid, después el ascenso a Primera...todo sirve para aprender, y madura".

Robert Lima, por su parte, fue en el mismo sentido que el Gerente de Fútbol, al decir que "hoy, ya con un proceso un poco más largo, se insertó mejor en el equipo"; y enfatizó que "de mi experiencia de ver jugadores, creo que lo mejor para los juveniles es ir insertándolos y dándoles minutos de a poco, así en un semestre o un año es hasta natural que se ganen el puesto sin altibajos bruscos".

Valverde, pues, hoy parece estar en ese punto al que se refirieron Ahuntchain y el "Bola"; y de ahí que, tal vez, le lleve ventaja a Rossi, y que ayer Da Silva lo haya puesto de titular, aunque tras el test mantuviera la duda de incluir al volante o al punta, y falte el trabajo de hoy en Los Aromos.

Al fin y al cabo, en el debut de Rossi en Primera, ambos anduvieron bien ante Sporting Cristal por la Copa, y quizá todo pase por los roles, algo sobre lo que no hay dos opiniones: "Por su visión de juego, en Tercera siempre lo utilicé de doble 5, suelto adelante del 5, o como un 10 clásico atrás de los puntas", dijo Lima; y Ahuntchain señaló que "es muy completo, pero viniendo un poquito de atrás, como lanzador, se mueve bien".

Esto es, Peñarol juega con 4-4-2 o 4-2-2-2 y en los dos "Pajarito" va por afuera, un papel distinto —según contaron dos hombres de fútbol que lo conocen— para el que sigue siendo un pichón de gran jugador, pero ahora ocho meses y siete días más maduro.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)