VIDEO

Confianza del DT y videos de Suárez, las bases para la explosión de Driussi

El delantero lleva cinco goles en cinco partidos y aparece como la carta de gol de River. Mejoró su promedio y alcanzó la madurez futbolística. ¿El secreto? Marcelo Gallardo lo transformó mostrándole imágenes del "Pistolero".

Joya del club desde inferiores, siempre estuvo bajo la lupa del Mundo River. En 2007, producto de sus buenas actuaciones, los dirigentes tuvieron que sentarse a hablar de números con su familia, en la antesala de su primer contrato profesional. Por entonces, Sebastián Driussi tenía 11 años. Después, pasó por las selecciones juveniles de Argentina, desde la Sub 15 hasta la Sub 20. Pero su llegada a la máxima categoría lo mostró con rendimiento irregular, hasta que en este semestre le llegó la madurez.

"Es joven y lo llevo de a poco, pero está en un momento de madurez con sólo 20 años", lanzó Marcelo Gallardo. Cerca de irse a préstamo a mitad de año, tras el interés de Vélez y Huracán, se ganó un lugar y devolvió la confianza con goles: lleva cinco gritos en cinco partidos del torneo de Primera División. Además, anotó en la Recoca, ante Independiente Santa Fe.

Delantero en inferiores, volante por afuera en los primeros tiempos de Gallardo y hombre-gol en la actualidad, Driussi crece de la mano de la confianza que la da el DT y los videos de Luis Suárez que están en la videoteca del "Muñeco". "Para este presente fue fundamental la confianza del entrenador. Cuando un jugador tiene ese apoyo, todo es más simple", dijo el sábado a la noche, tras el 3-0 ante Vélez, donde marcó su segundo doblete de la semana (le había marcado por duplicado a Defensa y Justicia). Y reveló detalles de los videos que le acerca Gallardo: "Hace meses que me muestra videos de Suárez. A la mañana había visto videos suyos para observar algunos movimientos. En el segundo gol usé cosas de Suárez, je".

En un par de meses, Driussi se reveló como un delantero goleador, en una versión desconocida. Si antes su eficacia no era tan alta como ahora, la responsabilidad no era toda de él, que siempre manifestó que su gusto y comodidad pasaba por ocupar uno de los puestos de ataque. Pero muchas veces fue utilizado como volante por las bandas, especialmente por la izquierda. No se quejó, se esforzó para ser útil, aunque la función no favoreciera las características.

Pudo sentirse desaprovechado y emigrar, pero las circunstancias y su convencimiento se combinaron para escenificar este presente luminoso. Larrondo se incorporó lesionado desde Rosario Central. Mora (reapareció en el segundo tiempo después de más de 50 días) empezó a padecer con una pubalgia que es la tortura de cualquier futbolista. Alonso se mantuvo como una variante que sale desde el banco. Tras una larga pretemporada de pruebas y evaluaciones, Gallardo llegó a una conclusión: comenzaría la temporada oficial con Driussi y Alario. Luego, el tiempo y los partidos dictaminarían. Y el veredicto, por ahora, es que Driussi se transformó en un muy buen socio de Alario y del resto de los volantes.

El promedio.

Vale una comparación entre lo que fueron los últimos 60 días de Driussi y lo anterior, desde que Ramón Díaz lo hizo debutar en diciembre de 2013. En este segundo semestre acumula seis goles (5 por el torneo y uno ante Independiente Santa Fe, por la Recopa Sudamericana) en 712 minutos de ocho cotejos oficiales (en todos fue reemplazado en algún momento de los segundos tiempos). Esa productividad le da una eficacia de un tanto cada 118 minutos. En toda su carrera anterior en River, entre campeonatos locales e internacionales, había señalado cinco goles en 3481 minutos. Una conquista cada 696 minutos. El contraste es notable.

Foto: Prensa River.
Foto: Prensa River.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)