PEÑAROL

“Confiamos plenamente en nuestra filosofía de juego y estamos muy tranquilos”

Agustín Canobbio suma confianza de cara a una nueva temporada en Peñarol y se apronta para el debut de mañana en el Torneo Apertura frente a Defensor Sporting en el Estadio Luis Franzini. 

Foto: Gerardo Pérez
Agustín Canobbio quiere seguir aportando su granito de arena en Peñarol, club al que llegó en 2017 y fue campeón  del Uruguayo. Foto: Gerardo Pérez

En enero de 2018 llegó a Peñarol para cumplir un sueño que tenía desde chico por su condición de hincha. Con 20 años tendrá su segunda temporada en el equipo aurinegro y apuesta a seguir creciendo para aportarle su granito de arena al equipo de Diego López, el que buscará el tricampeonato en el plano local y superar la fase de grupos de la Copa Libertadores de América.

Agustín Canobbio quiere seguir demostrando su juego en el carbonero y fuera de la cancha, se puso la meta de terminar el bachillerato de la opción medicina. Le quedan dos materias y las quiere salvar en el correr del 2019.

-¿Qué expectativas tenés de cara a tu segunda temporada en Peñarol?
-Más allá de que no se pudo ganar la Supercopa, siempre hay metas nuevas para alcanzar y nos sentimos capaces como para conseguirlas. Estamos todos muy tranquilos. Con la ansiedad normal de que empiece el Campeonato Uruguayo y esperando que sea lo mejor para Peñarol.

-¿Cómo fue hacer la pretemporada en Miami?
-Fue algo muy lindo que me tocó vivir dentro de Peñarol. Desde hace años se hablaba de que se podía ir al exterior y me tocó vivirlo desde adentro. Ojalá nos sirva, porque laburamos duro e intenso, se pudo plasmar la filosofía de juego que quiere imponer Diego (López) y sirvió para encarar un año que será largo.

-¿De qué se trata esa filosofía de juego de Peñarol?
-Apostamos más que nada a la presión, la tenencia de la pelota, a la llegada por los costados y terminar las jugadas por el medio. Tenemos jugadores con mucha capacidad goleadora y clase. Eso ayuda mucho, porque ahí es donde tenemos que hacernos fuertes.

-¿Y cómo te sentís vos?
-Estoy muy bien, confiado y con muchas ganas. Dentro de lo que puedo darle al equipo trato de hacer siempre lo mejor, pero disfrutando, porque esto es fútbol y hay que vivirlo con responsabilidad, pero no deja de ser un deporte y estamos haciendo lo que más nos gusta con el objetivo de intentar llevar a Peñarol siempre lo más alto posible. Tenemos que cumplir.

-Ya pasaste el período de adaptación, ¿Cómo fue?
-El año pasado fue como una experiencia nueva. Entrar al mundo Peñarol es distinto. Me sirvió de experiencia y aprendizaje. Pasé por muchos aspectos del fútbol que no conocía. Ahora ya sé cómo se manejan varias cosas, lo que te transmite el club y, entonces, uno se queda más tranquilo para poder disfrutar y vivirlo de otra manera. Creo que este año va a ser distinto, estoy con mucha más confianza para aportar mi granito de arena.

-¿Tu lugar es la banda en la zona de volantes?
-Sí, yo creo que sí. Tanto por derecha como por izquierda me da lo mismo, dependiendo el momento del partido o el rival. En esa posición me adapté muy bien, me siento cómodo, ágil y espero que este año empiecen a llegar los goles. Creo que ese aprendizaje del que te hablaba pasó también por el sumar experiencia para estar más tranquilo a la hora de la definición, algo que me faltó la temporada pasada.

-¿Cuánto valió ese gol clásico en el verano?
-Para mí fue lo máximo porque más allá que era un amistoso, es un clásico y no lo tomamos como un partido más. Me saqué un peso de arriba. Ojalá la pelota siga entrando y que haya sido el primero de muchos.

Los festejos de los goles de Peñarol de Gabriel Fernández y Agustín Canobbio
Agustín Canobbio celebrando su gol en el clásico de verano frente a Nacional. Foto: Gerardo Pérez

-Se mantuvo la gran mayoría del plantel, ¿qué importancia tiene esto?
-Es muy positivo poder mantener este lindo grupo que se armó. Hay compañeros clase “A” en lo futbolístico y también en lo personal que es clave. Hay grandes personas y eso se valora muchísimo. Tenemos que aprovecharlo porque nos lleva a que tengamos más responsabilidad, ya que nos conocemos entre todos y si viene gente nueva se adapta muy bien, como los compañeros que llegaron ahora. Está en nosotros poder plasmar nuestro juego y poder disfrutar.

-¿Qué tanto se disfruta tener de compañeros a jugadores clase “A” que hasta hace algunos años vos los mirabas por televisión porque aún no habías debutado en Primera?
-Eso aporta muchísimo y en lo personal me sirve para aprender. Hay jugadores mundialistas, campeones de América y con experiencia en el medio local e internacional. Hay que tratar de verlo siempre de manera positiva para que ayude en todo sentido. Ese orden que te muestran afuera de la cancha también te lo demuestran adentro y eso nos da más tranquilidad a los jóvenes. Es lo que nos libera un poco a la hora de jugar.

-¿Cómo se logra eso?
-Ni bien llegás al club te dicen que la responsabilidad es de ellos, que nosotros disfrutemos de jugar en Peñarol. Entonces, ese nerviosismo que tenés antes de salir a la cancha a defender esta camiseta es distinto, estás más liberado y podés jugar con más tranquilidad. Nos pasa a todos en el plantel.

-¿Qué tanto hablás con los referentes?
- Si hay algo que siempre voy a recalcar de este grupo es que continuamente hablamos entre todos. Somos todos iguales. Y son los referentes los que ponen esa pauta que para mí está notable. El “Cebolla” (Cristian Rodríguez), el “Mota” (Walter Gargano), Guzmán (Pereira), Marcel (Novick), son jugadores que permanentemente están hablando, ya sea en broma o también en serio si tenés algún problema o dificultad. Esa es una de las cosas que me ponen más feliz y cuando me tocó renovar el contrato pesó mucho eso y en el poder seguir compartiendo el vestuario con este tremendo grupo humano.

-¿Y tu padre qué te dice de este momento en Peñarol?
-Siempre trata de que mantenga los pies en la tierra. Es un plus tener a un padre que sabe lo que es jugar en clubes importantes y me habla mucho, me dice cosas que tengo que corregir o para seguir potenciando y eso lo aprovecho muchísimo, con la responsabilidad de después tener que plasmarlo en la cancha, pero con más tranquilidad.

-¿Qué tiene este equipo para ser tricampeón?
-Muchísimas ganas y hambre de gloria. Cuando llegué al club se notaba todo eso. Ni bien pisé la concentración en Colonia había mucha hambre de gloria, ganas de ganar. Eso y actitud son cosas que no van a faltar. La idea es ir partido tras partido para plasmar nuestro juego.

-¿Te gusta el estilo que propone el “Memo”?
-Si, totalmente. A todos nos gusta y estamos conformes. Además, confíamos plenamente en nuestra filosofía de juego y estamos muy tranquilos porque tenemos la libertad en cada partido para poder demostrar lo que el entrenador pretende plasmar dentro de la cancha.

-Si bien la cabeza está puesta en mañana, ¿se mira de reojo la Libertadores?
-Y… Es una competencia en la que estamos en el debe y la tenemos ahí nomás. Cada vez queda menos pero como siempre decimos en la interna, tenemos que ir paso a paso y ahora nos toca Defensor Sporting primero por el Apertura y después veremos cómo encaramos la preparación pero estamos motivados y con mucha ansiedad para empezar a jugarla porque la ilusión siempre está.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)