ESPAÑA

La confesión de Sneijder sobre su "amistad" con la botella de vodka

En una autobiografía que saldrá publicada este viernes, el exfutbolista holandés confiesa los problemas que vivió cuando fue jugador del Real Madrid.

Wesley Sneijder en sus tiempos como jugador del Real Madrid
Wesley Sneijder en sus tiempos como jugador del Real Madrid.

Wesley Sneijder reconoció en la autobiografía que saldrá publicada este viernes, pero que tuvo un adelanto en la revista deportiva Voetbal International que tuvo problemas con el alcohol. El gran exfutbolista holandés dijo que en sus tiempos como jugador del Real Madrid "la botella de vodka se había convertido en el mi mejo amiga".

Tras contar que al cabo de cinco años entendió que era el momento de dejar al Ajax, resaltó que no quiso ir al Valencia, porque pretendía ser jugador del Real Madrid.

Sneijder narró lo que hizo para que eso se realizar. "Como no quería salir al Valencia dí una rueda de prensa con el club durante la pretemporada diciendo que sería un gran año del Ajax. Pero el Real Madrid hizo una oferta. Querían pagar 24 millones, el Ajax quería 30 millones. Una gran cantidad en el momento. Ambos mantuvieron su postura. Y me quedé decepcionado. Entré en la pelea y decidí no jugar el partido de la Supercopa Ajax-PSV. Había pasado toda mi juventud en Ajax, y después de eso jugué para Ajax en la Eredivisie durante años. El club me había dado mucho, pero yo también le había dado mucho. Tuve que dar ese paso".

"Luego Predrag Mijatović me informó en Schiphol, era el director de fútbol, enviado del presidente Calderón. Søren y yo con él en el aeropuerto. Sacó un papel de su bolsillo interior. Todavía puedo verlo haciendo ese gesto. Lo desdobló y lo vi de inmediato: tres millones netos por temporada. Contrato de cinco temporadas. En el Ajax ganaba un millón. Bruto. 'Tómalo o déjalo', dijo Mijatovic. Lo tomamos, Søren y yo dijimos al mismo tiempo. La transferencia entre Ajax y Madrid se cerró en 27 millones de euros".

Al contar lo que vivió como jugador del Madrid, explicó: "Era joven y apreciaba el éxito y la atención. Pero algo debe haber salido mal allí. No había drogas, pero sí alcohol y rock and roll. Me acostumbré a vivir como una estrella. Eres adorado como jugador del Real Madrid. Todo lo que comes está cubierto con la capa de amor. Ibas por la calle, gastaba miles de euros y pagaba cosas a la gente. No puedo decir que me privara de nada. Jugué bastante bien, pero dijeron que podría haberlo hecho aún mejor".

Tras su separación, vino lo peor. "Me quedé solo y vi muy poco al pequeño Jessey. Solo podía estar solo. Por cierto, ¿por qué estar solo cuando tienes suficientes amigos para pasar tu tiempo libre? No me di cuenta de que la botella de vodka se había convertido en el mi mejor amiga. Físicamente, ni siquiera me di cuenta. Al día siguiente me despertaba como si nada hubiera pasado. Seguí jugando, pero cada vez peor y claramente menos concentrado. Mi actitud no era digna del Real Madrid. Me mentía a mi mismo diciendo que todo iba bien y me aferré a mi inteligencia futbolística. Me hundí físicamente. Corría menos, lo escondí mucho con mi técnica. También pensé que nadie lo notaría".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados