PEÑAROL

Conductor, uno solo: a reinventarse ante la ausencia del “7”

El aurinegro evidenció un serio problema: nadie puede ir “de Cebolla”.

Foto: Nicolás Pereyra.
Foto: Nicolás Pereyra.

Peñarol dejó sus primeros puntos en la presente temporada el último sábado ante Wanderers. En un encuentro que si bien fue superior, e incluso pudo haber liquidado en el primer tiempo, se le escapó sobre el final con un sorpresivo disparo de Alejandro Villoldo que puso la igualdad definitiva.

El empate no genera una preocupación puertas adentro del club, pero sí dejó algunos matices a revisar. El equipo tuvo la pelota, manejó el trámite del partido y buscó (y logró) como hace habitualmente, ensanchar lo más posible la cancha. El tema es que durante muchos pasajes del partido se olvidó de jugar por el centro del campo. Tanto Walter Gargano como Guzmán Pereira, cada vez que recuperaron la pelota, la tocaron para los costados. Sin Cristian Rodríguez, suspendido, Peñarol perdió a su conductor. El que saca adelante al equipo con su empuje, el que prueba de larga distancia y el que pone el pase justo a los delanteros para quedar frente al arquero.

En el semestre pasado, Peñarol ganó cuando faltó el “Cebolla” (1-0 ante Boston River, 3-2 contra Sud América y 1-0 con Juventud), pero en esos encuentros también dejó esa sensación. Con resultados ajustados, terminó resolviendo los partidos con otras armas.

La realidad indica que hoy no tiene un jugador de esas características. Cuando falta uno en el doble cinco ingresa Pereira y Marcel Novick aparece como el otro nombre de recambio para esa zona. Los que van por afuera, aportan velocidad y vértigo: Agustín Canobbio, Fabián Estoyanoff o el propio Giovanni González. El año pasado, a diferencia de este, Diego Rossi le aportaba otra alternativa porque constantemente buscaba hacer la diagonal para terminar metiéndose al área.

¿A quién puede recurrir ahora? Fidel Martínez llegó para jugar como volante, pero hasta el momento se desempeñó como “9”. Es bueno en el uno contra uno y tiene velocidad, lo que no quiere decir que pueda aportar la pausa y el pase quirúrgico del “Cebolla”. “Maxi” Rodríguez conoce esa posición, aunque Ramos siempre lo utilizó como delantero. En el segundo tiempo contra River, tras la expulsión del lacacino, pasó al medio de la cancha y lo hizo muy bien. Parece ser el más adaptado para cumplir ese rol aunque el desgaste sería mayor.

Peñarol no siempre podrá suplir su ausencia con otras herramientas. Deberá reinventarse cuando no pueda contar él.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)