Nacional

Conde se pone los guantes

La sombra de Munúa y de Bava puede ser un peso extra para el golero que llegó a cubrir el arco del tricolor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Conde

Sale Munúa, entra Bava. Esa fue una de las variantes que tuvo el Nacional Campeón Uruguayo en la pasada temporada. Un cambio de mando bajo los tres palos y nada más. Porque tanto Munúa como Bava (y antes Leonardo Burián) daban seguridad en el arco, por condiciones, experiencia y seguridad.

"Arquero de cuadro grande", se dice habitualmente cuando el cuidapalos se destaca en las dos o tres llegadas del rival.

"Una de las diferencias que hubo entre Nacional y Peñarol estuvo en el arco. Creo que en ese sentido, sacamos una ventaja durante años", dijo José Fuentes, el directivo tricolor que conoce los pormenores del fútbol como pocos.

Fuentes sabe que el arco es clave. "Desde el momento que se nombró a Munúa como entrenador, para mí pasó a ser Guardiola", dijo, pero lamentaba que se haya generado un vacío bajo los tres palos.

La llegada de Esteban Conde trajo tranquilidad a los tricolores. Más allá de sus condiciones, se logró contratar a un arquero de experiencia y trayectoria internacional. A sus 32 años, el ex-Danubio hizo realidad un sueño: "Para mí es un orgullo poder vestir esta camiseta", dijo el meta, recientemente desvinculado de Atlético Rafaela de Argentina.

Después, en plena presentación oficial, besó el escudo y no tuvo en cuenta que le habían entregado el buzo de arquero número 12. "No importa, con tal del jugar, uso el número que sea", agregó.

En relaciones públicas, cien puntos para Conde que tendrá que demostrar que está capacitado para atajar en un grande.

Con Munúa y Bava, el puesto estaba más que cubierto. La salida del arquero suplente, llamó la atención a todos. A punto de cumplir 34 años, aparecía como el sustituto natural de Munúa, sin embargo, Nacional no hizo nada para retener a Bava, un arquero que siempre había respondido bajo los tres palos del arco tricolor.

Bava, el golero que tuvo ya tres pasajes por Nacional y ganó cinco campeonatos uruguayos, dijo estar en su "plenitud física", pero aún se siente "dolorido" por no haber continuado en el club, al que regresó en la temporada 2012.

Munúa, Bava, y hasta Burián, llegaron a competir y a compartir plantel. Tres arqueros de probada respuesta en el arco. Hoy, se abre una interrogante, porque Conde tendrá que demostrar que el arco de un grande no le pesa.

Condiciones tiene, y fe es lo que le sobra. No dudó ni un minuto cuando supo que Nacional se había interesado por él. "A esta altura de mi carrera no me esperaba llegar a este club. Pero ahora no me quiero sacar más esta camiseta", dijo tras su presentación ante los medios.

El arco cambia de nombre: sale Munúa, entra Conde.

DECÁLOGO.

1 - Físico y estatura.

El arquero de equipo grande tiene que tener buena presencia y altura. Conde mide 1.86 y de buen porte.

2 - Técnica.

Para atajar en un grande tiene que tener mucha técnica ya sea con las manos o con los pies.

3 - Seguridad.

No debe dar rebote. Tiene que dar siempre sensación de seguridad bajo los palos y en el juego aéreo. Clave.

4 - Personalidad.

El arquero de un grande debe tener mucha personalidad. Recuperarse de los goles y de las críticas.

5 - Carisma.

Tal como dijo Seré (ver opinión) debe tener carisma, no pasar inadvertido para la tribuna. Es EL arquero.

6 - Voz de mando.

Debe tener ascendencia e incidencia en sus defensas con voz de mando. Tiene que "ordenar" el fondo.

7 - Buena pegada.

Hoy en día tiene que saber pegarle a la pelota de arriba y de abajo. Y salir jugando desde su área.

8 - Achique y piernas.

Debe incidir en rivales. Ganar y anticipar en los mano a mano con buen achique y velocidad de piernas.

9 - Saque de manos.

La salida es fundamental. Tiene que tener llegada con el saque de manos y también mucha precisión.

10 - Suerte, liga, fortuna.

Debe responder en los partidos más importantes. Es fundamental ser un arquero "que liga".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados