NACIONAL

Conde está a la altura de la cinta

“Tenemos objetivos más grandes”, dijo el arquero tricolor, que pensó que quizás no seguía.

Foto: Francisco Flores
Foto: Francisco Flores

"Perdón, Coco. No voy a dudar más de vos”. “Me tapó la boca por suerte”. “¡Volvió el Coco que queríamos!”. “Pa’ los contra que lo mataban, gran arquero Conde, gran arquero Mejía”. “Y muchos lo mataban en exceso”. Son solo algunas de las frases que publicaron los hinchas de Nacional apenas terminado el clásico donde Conde se transformó en figura para que los tricolores ganaran por primera vez la Supercopa Uruguaya.

Poder ganar un clásico “no es una mochila que cargaba yo solo, esa es la realidad. Capaz se apuntó hacia mi nombre, como que era el único que no había podido ganar clásicos y la verdad que no es así, pero bueno, cada uno lo maneja como quiere. En mi caso siento que lo más lindo es que todos nos pudimos sacar la mochila de no poder ganar estos últimos clásicos, cambiar la pisada en ese sentido, y darle la alegría a la gente que la necesitaba mucho, al igual que nosotros, así que nos genera mucha tranquilidad haber obtenido este resultado”, contó el arquero albo en su primera aparición ante los micrófonos luego de la consagración de los tricolores.

Apenas unos minutos antes de declarar, Conde fue el encargado de pegar la nueva calcomanía sobre el cartel de Nacional que está en la sala de conferencias de Los Céspedes con la inscripción “157 títulos oficiales”. Nadie mejor que él para hacerlo. Uno de los grandes hacedores de la conquista, con una formidable doble atajada en el comienzo del alargue -que sólo aquel que estuvo en el arco sabe lo difícil que es lograr ese tipo de reacciones-, con la seguridad en los centros (uno de los puntos que un sector de la hinchada más le criticaba) y la tapada a los penales de Gastón Rodríguez y Gabriel Fernández. 

Conde brindó unas declaraciones a la altura de un capitán de equipo grande. Sincero, sin vueltas, sin miedo al decir que se sacaron una mochila grande de arriba y con la tranquilidad de asumir lo que le costó aquel error garrafal contra Fluminense, que ayudó para que Nacional se quedara sin la ilusión de avanzar en la Copa Sudamericana, donde el equipo iba bien perfilado tras el resultado registrado en Río de Janeiro.

“Que estaba en boca de todos, seguro, porque lo que queda en la retina del hincha es lo que pasó con Fluminense, que fue un error mío que determina la eliminación de la Copa. Esa situación hizo que me replanteara un montón de cosas, y que en las vacaciones sobre todo, que es cuando se calma todo, uno se empieza a mirar a sí mismo y a ver qué es lo que no está haciendo bien como para que pasen esas cosas. Soy un jugador con experiencia, con muchos años jugando al fútbol, y tener ese tipo de errores no es tan común; entonces justamente es cuando uno se tiene que replantear cosas. En mi caso, las vacaciones me sirvieron un montón... Tomarme un tiempo, un respiro, y volver con lo que pasó el otro día. Si bien no creo en las revanchas, porque cada situación es diferente, pero sí en una nueva oportunidad, y que en este caso termina de otra manera: empieza a cambiar la pisada”.

¿En algún momento pensaste que tu ciclo en Nacional por decisión tuya podía terminar a fin de año? No, por decisión mía no, jamás. ¿Y por decisión de Nacional, quizás? Podía ser. Porque cuando pasan un par de años y no ganás es lógico y, de hecho, pasó con muchos compañeros, que terminaron contrato y no se les renovó, incluso algunos muy identificados con el club y que en definitiva, cuando no se gana, vienen los cambios, y este año fue un año de cambio de dirigencia también, con un cambio de pensamiento, de modo, de apuntar de otra manera. Quizás la diferencia con ellos es que yo tenía contrato”.

El capitán respondió como tal a la hora de hablar sobre que la noche del domingo pudo ser más redonda de lo que fue si él anotaba el penal que le daba el triunfo a Nacional antes. “Sí, realmente hubiese estado lindo hacer ese gol... Pero la realidad marca que fue ‘Mati’ (Zunino) el que terminó definiéndolo, y a mí me da mucha alegría por él y por todos nosotros, más allá de cómo se dio, más allá de las circunstancias, porque nos sacamos una mochila de arriba, estamos muy felices por ello”.

Conde no se queda acá. Apunta mucho más lejos: “Le tenemos que dar el color que merece y entender que es un punto de partida y nada más que eso. Tenemos que disfrutar la conquista; que el campeonato se haya aplazado nos da tiempo de disfrutarlo un poco más... Pero la realidad es que nosotros tenemos objetivos más grandes y esto es solo un punto de inicio”.

La alegría se reflejó en todos Los Céspedes.

Las caras alegres, los saludos y las conversaciones se vieron en cada rincón del complejo Los Céspedes ayer por la tarde, cuando Nacional retornó a los entrenamientos luego de ganar el clásico del domingo por penales y quedarse por primera vez en la corta historia de la Supercopa, con el trofeo.

Los que tuvieron mayor cantidad de minutos en la final realizaron trabajos regenerativos, mientras que el resto del plantel llevó adelante ejercicios físicos y con pelota.

Hoy Nacional trabajará en doble turno a puertas cerradas y desde la hora 16:30 disputará un amistoso contra Torque, seguramente con los jugadores que no tuvieron minutos.

Ayer se conoció que Santi Rodríguez fue suspendido con dos partidos y “Palito” con uno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)