YO ESTUVE AHÍ - JOSÉ MASTANDREA

El complot contra Suárez

Recuerdo el impacto. La noticia. Ni siquiera pudimos disfrutar de la clasificación ante Italia.

En la sala de prensa del Arena das Dunas de Natal, los uruguayos estábamos de capa caída. Destruídos por la posible sanción "de dos partidos" que le iban a dar a Suárez por la "mordida" (que nadie vio) a Giorgio Chiellini.

La Celeste perdía a su goleador, al mejor de todos y en Brasil, lo festejaban.

El paso de las horas destapó el complot. Sigo pensando que lo fue. Los periodistas ingleses, que jamás le perdonaron los dos goles y la eliminación, aprovecharon el lugar, las circunstancias y el momento, todo con el aval de la dirigencia de la FIFA y la colaboración de Brasil en todo: imágenes no oficiales, tomas fotográficas, seguimiento, pruebas "irrefutables", y una campaña en los medios como nunca había visto. Portadas con la máscara de Hannibal, con la capa de Drácula, y decenas de imágenes con sus incidentes desde que jugó en el fútbol holandés hasta el encontronazo con Evra. No faltó nada.

Suárez pasó por una máquina de picar carne. Se fue desterrado de Brasil como si fuese un delincuente. Humillado, acusado, vilipendiado.

Su salida la festejaron todos. Los ingleses dolidos, los colombianos aliviados (era el rival de turno) y los brasileños, porque con la ida de Suárez, se le quitaba media sábana al Fantasma del 50.

El complot funcionó a la perfección. Uruguay ya no fue el mismo. Tenía el alma partida, el corazón destrozado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)