Copa América

El comienzo de una hegemonía

Como local, Uruguay fue siempre campeón; festejó por primera vez en 1917.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Histórico. Uruguay fue campeón de la primera Copa América organizada en el país.

Varios récords ostenta la selección uruguaya en materia de Copa América. Es el que más veces la ganó y eso es motivo de orgullo. Dio la vuelta olímpica en Brasil y también en Argentina, pero si hay algo con lo que la Celeste saca pecho es con la estadística que tiene en casa. Es que Uruguay ha organizado la Copa en siete oportunidades y siempre se consagró campeón.

Justamente, la primera (todavía conocido como Campeonato Sudamericano de Selecciones) que llevó a cabo fue la de 1917. Uruguay recibió a Argentina, Brasil y Chile, únicas selecciones afiliadas a la Confederación Sudamericana de Fútbol hasta ese momento, y jugaron todos contra todos.

El torneo tuvo una única sede: el Parque Pereira, un estadio ubicado donde actualmente se encuentra la Pista de Atletismo en pleno Parque Batlle. Dicho escenario estuvo en pie solamente durante tres años, desde esa fecha hasta 1920.

Uruguay, con Ramón Platero como entrenador, presentó un plantel con 25 futbolistas: nueve de Nacional, siete de Peñarol, tres de Universal, dos de Wanderers, uno de Central, uno de River Plate, uno de Reformers y uno de Dublín.

Uruguay jugó tres encuentros y finalizó el certamen con puntaje ideal. En el debut, el 30 de septiembre, aplastó al combinado trasandino por 4 a 0 con un doblete Carlos Scarone y otro de Ángel Romano. Para la segunda jornada, una semana después, repitió el mismo tanteador ante la "Verdeamarela". Ángel Romano se volvió a despachar con otras dos anotaciones y los hermanos Scarone marcaron uno cada uno. El 14 de octubre se disputó el encuentro decisivo. Con la suerte del calendario, Uruguay y Argentina llegaron a la última fecha como líderes del torneo por lo que protagonizaron una especie de final. La suerte acompañó al equipo de Platero que terminó quedándose con el título gracias a un tanto de Héctor Scarone.

Así, la Celeste se quedó otra vez con el trofeo que distinguía al mejor seleccionado de América. Asimismo, además de haber conseguido la corona por segunda vez consecutiva, logró estirar el invicto en esta competencia.

Uruguay fue campeón otra vez, pero con la diferencia que en esta oportunidad pudo festejar en casa, algo que luego se repetiría más adelante en las ediciones de 1923, 1924, 1942, 1956, 1967 y 1995.

Los goles celestes vinieron en tres colores

El equipo base que utilizó la Celeste en dicho torneo fue con: Cayetano Saporiti bajo los tres palos; Antonio Urdinarán y Manuel Varela en la última línea; zona de volantes con Jorge Pacheco, Gregorio Rodríguez y José Vanzzino; y José Pérez, Héctor Scarone, Ángel Romano, Carlos Scarone y Pascual Somma en ataque. Llamativamente, todos los goles que Uruguay convirtió en el Campeonato Sudamericano de Selecciones los hicieron jugadores que en ese momento defendían a Nacional: Ángel Romano anotó cuatro, Carlos Scarone tres y Héctor Scarone dos. Cayetano Saporiti, arquero "Bohemio", finalizó el torneo sin recibir goles.

Sede por la CSF

Uruguay fue el organizador debido a que, de forma provisoria, Montevideo fue sede de la Confederación Sudamericana de Fútbol, fundada un año antes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados