NACIONAL

"Colo": con el cuadro al hombro

“Papelito” volvió a hacer un gol clásico, está tocado por una “varita mágica”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Gol y campeonato. El "Colo" Romero ganó en el área para el 3-2. Foto: Gerardo Pérez.

El "Colo" Santiago Romero fue determinante en el clásico y en el triunfo de Nacional. Se puso el equipo al hombro. Yendo y viniendo por el lateral derecho, desbordando, marcando, cerrando su sector y desnivelando cuando cruzó la mitad de la cancha hacia campo contrario. Y cuando las cosas no salían, cuando el rival se había repuesto y había levantado, cuando Nacional no encontraba el rumbo, llegó a toda potencia a esa pelota que ejecutó Recoba al corazón del área aurinegra y clavó el 3 a 2. Un gol que valió el título, el que le dio la victoria a su equipo, esa victoria que esperó desde que se coronó Campeón del Apertura. Fue el mejor.

Gustavo Munúa: 

Vencido sin remedio. El primero, un golazo de Aguiar, y el segundo, de penal. Antes y después, en tarde tranquila, sin mucha exigencia, respondió bien.

Sebastián Gorga:

Hizo un buen partido. Anuló a Marcelo Zalayeta, lo controló de atrás y lo anticipó en varias oportunidades. Fue de los puntos altos del equipo tricolor.

Diego Polenta:

Otro clásico que lo tuvo como pilar en el fondo tricolor. Firme, seguro, con personalidad, un gran año en Nacional. Siempre rinde en los partidos claves.

Alfonso Espino:

Ganó más de las que perdió con Urretaviscaya. Al principio fue desbordado, pero después se las ingenió para controlar la velocidad del delantero aurinegro.

Gonzalo Porras:

Jugó un partidazo. Se adueñó del mediocampo y manejó los hilos del equipo con un trajín espectacular. Rindió en gran forma, fue un baluarte tricolor.

Diego Arismendi:

Buen primer tiempo, pero después perdió la brújula en el complemento y fue fatal para su equipo. Estuvo al borde de la expulsión, y Gutiérrez optó por cambiarlo

Leandro Barcia:

Otro de los que arrancó con todo, desnivelando, yendo, buscando el área rival. Abrió brechas en la ofensiva y fue punzante en la primera parte. Después bajó bastante.

Carlos De Pena:

Con altibajos. Tuve buenas y de las otras, pero nunca bajó los brazos. Cuando no le salieron las cosas, insistió y fue a todas. Sin claridad en el ataque.

Sebastián Fernández:

Es de esos jugadores que parecen tocados por una “varita mágica”. Jugó un gran partido, abrió el clásico con un gol y fue permanente asedio para la defensa rival.

Iván Alonso:

Siempre está. Aparece y hace daño. Pivoteó, exigió, peleó, y cuando le tocó tirar el penal, no dudó ni un segundo. Le cambió el palo a Migliore. Goleador clásico.

Nicolás Prieto:

Calculó mal en la última pelota y le costó muy caro. Enganchó a Urretaviscaya y cometió penal (innecesario) cuando el delantero se iba del área.

Christian Tabó:

Incisivo, veloz, decisivo cada vez que encaró por derecha con habilidad y moñas. Migliore le hizo el penal que pudo haber ampliado el tanteador final. Bien.

Álvaro Recoba:

Una carta en la manga sobre el cierre del partido. Fue clave en la ejecución del tiro de esquina que terminó en gol. Después, erró el penal en el cierre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)